La cabra de las Montañas Rocosas

María Eugenia Thomas · 5 abril, 2019
Las cabras de las Montañas Rocosas son nativas de América del Norte; su nombre científico es Oreamnos americanus, que en realidad significa "un cordero de montaña que pertenece a América"

La  cabra de las Montañas Rocosas no son en realidad cabras, sino que forman parte de la familia de los antílopes americanos. Un grupo de esta especie se llama banda, y el número en una banda cambiará frecuentemente. Una población sana de cabras tendrá cabras de todas las edades.

Morfología de la cabra de las Montañas Rocosas

Miden aproximadamente un metro de altura hasta el hombro y pesan entre 70 y 100 kilos, más o menos el mismo peso de un hombre adulto. Puede ser difícil distinguir la diferencia entre los machos y las hembras, a menos que seas un observador entusiasta de su comportamiento.

Algunas de las características compartidas por ambos sexos son los cuernos negros y delgados. Asimismo, a ambos géneros les crecen barbas a medida que maduran y tienen hombros grandes y poderosos que les ayudan a trepar y patear el suelo para comer.

Los cuernos

La cabra de las Montañas Rocosas tiene cuernos delgados y puntiagudos que se extienden hacia arriba y lejos de sus caras largas y estrechas. Estos cuernos crecen continuamente y nunca se arrojan, a diferencia de las cornamentas de ciervos y alces.

Los cuernos nos dicen la edad de la cabra, similar a la forma en que lo hacen los anillos de un árbol o las escamas de un pez. Algunos anillos estacionales se forman en los cuernos de una cabra cada año. Los cuernos de una cabra blanca tendrán un anillo menos que su edad.

Entonces, el cuerno de una cabra que tiene dos años tendrá un anillo, una de tres años tendrá dos anillos y así sucesivamente. Las hembras tienen una gran curva en la punta de sus cuernos, mientras que los machos tienen una curva suave a lo largo de toda la longitud.

Cabra blanca

El abrigo de la cabra blanca

Esta especie no tiene que preocuparse por el frío. Durante el invierno dos capas de pelaje las mantienen calientes. La piel cerca de sus cuerpos es como la suave lana de una oveja. Esto les proporciona una capa base de aislamiento.

Los pelos largos y gruesos son llamados pelos de guardia y cubren el pelaje lanudo. Los pelos de la guardia le protegen del viento, la lluvia y la nieve. Estas características ayudan a la cabra de las Montañas Rocosas a manejar el clima frío de los lugares montañosos que conforman su hogar.

A finales de la primavera comienzan a deshacerse de sus abrigos de invierno. Su pelaje pesado se desprende en trozos, lo que hace que se vean peludas. Se frotarán contra arbustos y árboles dejando atrás trozos de bolas de pelo esponjosas.

Las patas de la cabra de las Montañas Rocosas

La pezuña de cada pie tiene una cáscara externa dura y una almohadilla cóncava de goma que actúa como una ventosa cuando se aplica peso; los dedos de las cabras se separan cuando pisan. Esta característica ayuda a las cabras a moverse en el entorno de la montaña con facilidad y agilidad.

Las patas cortas y robustas, y un cuerpo pesado, también ayudan a las cabras en agilidad y equilibrio. Se sabe que las cabras blancas saltan tres metros de una repisa a otra y se dan la vuelta en espacios que solo tienen pulgadas de ancho.

Supervivencia y envejecimiento

El promedio de vida de una cabra es de unos 11 años aproximadamente. Algunas mueren de hambre porque sus dientes se desgastan y ya no pueden masticar su comida. Las lesiones por caídas son más comunes a medida que envejecen.

Oreamnos americanus

Los hábitos alimenticios varían a lo largo del año. Su dieta se compone principalmente de pastos, plantas leñosas, musgos, líquenes y otra vegetación. También parecen sentirse atraídas por la sal, aunque no hay evidencia de que sea un mineral requerido para ellas. ¡Parece que realmente les gusta el sabor!

La cabra de las Montañas Rocosas no tiene muchos depredadores. Viven en áreas que dificultan que estos las persigan por un precipicio. El depredador más común es el león de montaña; las águilas de oro en ocasiones arrebatan una cría.

Algunas personas cazan cabras de las Montañas Rocosas por su carne y por trofeos. Pero, en realidad, mientras el hábitat sea abundante, la mayoría de las cabras blancas sobrevivirán. Es más probable que sufran muertes debido a caídas, accidentes, avalanchas y, a veces, por la falta de alimentos.

Vida familiar

La temporada de apareamiento se da a finales de noviembre y principios de diciembre. El macho seguirá a la hembra hasta por un mes; estará tan ocupado en encontrar a la pareja adecuada que perderá interés en la comida. Si dos machos están interesados ​​en la misma hembra, pelearán por ella.

Solo alrededor de la mitad de las hembras en una banda darán a luz. Por lo general, dejan la manada poco tiempo antes de parir. El nacimiento se produce en la primavera cuando hay mucho para comer y el clima no es demasiado frío. Las crías pueden ponerse de pie y caminar poco después del nacimiento; crecen rápidamente.

Aunque la primera prueba de comida proviene de tomar la leche materna, comienzan a comer plantas en unos pocos días. Estas plantas se convierten en toda su dieta después de un mes y dejan a sus madres alrededor del año de edad. El primer y segundo año de vida son los más difíciles para una cabra joven. Los estudios han demostrado una gran pérdida de jóvenes ejemplares durante este tiempo.

  • https://www.thatsfarming.com/news/goats-rocky-mountain
  • https://defenders.org/mountain-goat/basic-facts
  • https://www.nationalgeographic.com/animals/mammals/m/mountain-goat/
  • https://www.oregonzoo.org/discover/animals/rocky-mountain-goat