La ballena: hábitat, comportamiento y características

Virginia Duque Mirón · 23 mayo, 2018
Este cetáceo es considerado la especie de mayor tamaño del mundo; apenas tiene pelo y se protege del frío del mar gracias a su grasa corporal

Dicen que el animal más grande del mundo pues es capaz de alcanzar los treinta metros de longitud y pesar 150 toneladas. Hoy queremos hablarte sobre el hábitat, comportamiento y características de la ballena. ¿Te vienes a este excitante recorrido?

Características de la ballena

Hay diversas especies de ballenas, pero todas tienen características similares. Tienen pelo, aunque este es un dato que muchos desconocen. Es tan fino y ligero que parece inexistente. Su sangre es caliente, así que su temperatura corporal es alta, especialmente por el hábitat en el que viven.

Como el pelo que tienen es muy corto y fino, dependen de su grasa corporal para mantener la temperatura adecuada en su cuerpo. Por eso, sabia como es la naturaleza, las ballenas bebés tienen más pelo que las adultas, mientras dan tiempo a que su grasa corporal se desarrolle. Una vez que esta aparece, el pelo desparece.

Sus aletas no son muy grandes en comparación con su cuerpo, ya que el principal motor para moverse que tienen es la cola, la cual es muy prominente y destacada en ella. Normalmente, su cuerpo está repleto de parásitos o percebes que se pegan a su piel.

Los ojos son pequeños en comparación con su tamaño, y su boca no es más que una hendidura que va desde debajo de un ojo hasta el otro, como si quisiera esbozar una sonrisa.

Ballena: comportamiento

Hábitat de la ballena

No hay que ser sabios para adivinar que la ballena vive en el mar, así que es posible que hablar sobre su hábitat te resulte un tanto innecesario. Sin embargo, hay más, pues las ballenas viven en las zonas en las que el agua está más caliente.

Es normal ver a las ballenas muy cerca de las costas en invierno, donde el agua está más calentita. Por eso, hay distintas regiones en el mundo en las que, en los meses de invierno, se avistan ballenas en sus playas.

Sin embargo, cuando el invierno está en su punto álgido, tienden a migrar a lugares más cálidos. Es curioso saber que las ballenas de mayor tamaño siempre viven en regiones frías como el ártico, ya que, gracias a su gran porcentaje de grasa corporal, pueden mantener su temperatura por ellas mismas.

Aunque muchas personas creen que las ballenas solo viven en aguas saladas, esto no es cierto, pues se pueden encontrar muchas especies de ballenas en agua dulce también. Así que, aunque tengas planeado un viaje en el que no haya playa, sino lagos en su lugar, es posible que también puedas avistar ballenas.

Cómo se relacionan las ballenas

Comportamiento de las ballenas

Hay ciertos patrones de comportamiento presentes en todas las especies de ballenas. Estos son algunos:

  • No duermen mucho. Las ballenas no concilian el sueño durante mucho tiempo por una sencilla razón: necesitan salir a respirar. Aunque son animales acuáticos, necesitan el oxígeno presente en el aire para la vida.
  • Duermen con la mitad del cerebro. Para asegurarse de que saldrán a respirar, de que podrán huir en caso de que los hombres se empeñen en su caza, solo dejan descansar la mitad de su cerebro. No obstante, es suficiente descanso para ellas.
  • Sus genitales permanecen escondidos mientras no los usan. Como puedes imaginar, los genitales de una ballena macho son enormes y esconderlos les permite nadar con mayor rapidez.
  • Nadan a una velocidad de más de 48 km/h.
  • Se llaman con chillidos. Para dirigirse los unos a los otros y mantenerse cerca, al menos un grupo de tres o cuatro, se comunican con unos pitidos como si fueran chillidos que se pueden escuchar a kilómetros de distancia.
  • Como no tienen depredadores, viven tranquilas explorando su hábitat sin preocupaciones ni miedos.

Esta ha sido toda la información que hemos podido extraer sobre las ballenas, por ahora. Ya sabes que la ciencia siempre hace avances y, posiblemente, pronto sepamos mucho más sobre este majestuoso e imponente animal.