La ballena azul: el ser vivo más grande

Laura Huelin · 2 diciembre, 2017

La ballena azul es el animal de mayor tamaño que jamás ha vivido en nuestro planeta, y es que es más grande que cualquiera de los dinosaurios o que cualquier especie prehistórica conocida. Con un peso de hasta 120 toneladas, estos enormes mamíferos acuáticos son capaces de emigrar a lo largo de todo el planeta. Te lo contamos todo sobre las ballenas azules.

Características

La ballena azul es un cetáceo misticeto. Es decir, es un mamífero marino que, al contrario que las orcas y al igual que los cachalotes, no tiene dientes, y que además está emparentado con los delfines o las belugas. Se alimentan fundamentalmente de krill: pequeños crustáceos que viven en los mares de todo el mundo.

Son los animales de mayor tamaño de los que tenemos constancia, y es que alcanzan un tamaño medio que va entre los 24 y los 27 metros de largo. Las estimaciones dicen que los adultos pesan alrededor de 100 o 120 toneladas, aunque se tiene constancia de ejemplares que han llegado a pesar 170 toneladas.

Si atendemos a su morfología, tienen un cuerpo largo y estilizado, y el nombre de balleza azul se debe a su color: son de color gris azulado por todo el cuerpo y un poco más claras por la zona del vientre. Su cabeza es tan grande que ocupa casi un cuarto del tamaño total de su cuerpo, aunque  tienen una aleta dorsal muy pequeña en proporción al resto de su cuerpo.

Se desplazan en el agua gracias a sus dos grandes aletas laterales y su poderosa cola. Cuando quieren coger impulso para sumergirse en aguas profundas suelen acercarse a la superficie y asoman su gran aleta caudal.

Comportamiento

La ballena azul es un animal independiente que suele vivir en solitario o por parejas. Algunos estudios señalan que las parejas de ballenas normalmente están formadas por un macho y una hembra, y que pueden vivir juntos largas temporadas.

Por el contrario, otros estudios estudios han descubierto que estas parejas pueden separarse y reunirse con otras ballenas pasado el tiempo. En zonas en las que hay mucho alimento se pueden ver pequeños grupos de ballenas juntas, si bien la vida social de las ballenas depende del lugar en el que se encuentren.

Suelen pasar el verano alimentándose en las zonas polares y cuando se acerca el invierno migran hacia las zonas del ecuador. Las ballenas son animales migratorios que recorren miles de kilómetros cada año.

Para respirar, la ballena azul tiene que salir a la superficie y, cuando lo hace, puede llegar a emitir un espectacular chorro de vapor que alcanza los 12 metros de alto. Pueden pasar sumergidas unos 20 minutos antes de tener que volver a salir, por lo que es relativamente fácil observarlas y disfrutar del espectáculo que dan.

Ballena azul en el mar

Hábitat y conservación

Hace unos siglos, la ballena azul vivía en todos los océanos del planeta. Aunque hay puntualizar que en los últimos 100 años su población ha menguado tanto que actualmente solo se pueden encontrar en el en el océano Atlántico y en el Pacífico, si bien algunos observadores apuntan haber visto alguna en el océano Índico.

Además, como hacen migraciones tan grandes –del polo al ecuador– es fácil encontrarse ballenas repartidas por todos los océanos. Sin embargo, la caza indiscriminada de ballena azul durante los siglos XIX y XX han menguado tanto la población que actualmente es difícil verlas.

Se estimaba que la población de ballenas azules antes de que se pusiera de moda su caza era de 300 000 ejemplares. Cuando en 1996 se tomaron medidas desesperadas ante su inminente extinción se estimaba que quedaban entre 5 000 y 12 000 en todo el planeta.

Calcular cuántas ballenas azules quedan vivas o si está aumentando su población es muy complicado. Algunos estudios recientes indican que puede que las poblaciones islandesas y californianas empiezan a aumentar, pero es difícil de probar. Se calcula que su población actual es apenas un 1% de las que había antes de que empezara su caza masiva.

Como ventaja, la ballena azul, debido a su gran tamaño, no tiene depredadores naturales, si bien el peligro para su supervivencia lo protagoniza el ser humano. A pesar de estar prohibida su caza, de vez en cuando las ballenas azules chocan contra algún barco y se hieren o incluso mueren.

Las ballenas azules son los pobladores más grandes que han vivo en nuestro planeta. Estos cetáceos tan espectaculares están en peligro de extinción, y aunque su situación es grave, se están haciendo todos los esfuerzos que se pueden para salvarlas. Al parecer, tanto trabajo empieza a dar sus frutos, pero es pronto para respirar aliviados.