Impactación fecal en reptiles: síntomas y tratamientos

29 Diciembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el biólogo Samuel Sanchez
La impactación en reptiles es un problema muy común en tutores primerizos. Factores como un sustrato inadecuado, deshidratación o una temperatura ambiental demasiado baja pueden propiciar su aparición.

La impactación en reptiles es una patología que consiste en una obstrucción a nivel intestinal, ya sea por el consumo de sustrato, alimento en exceso o cualquier material sólido que impida la salida de las heces. En lagartos y anfibios, lo más común es que suceda por la ingestión accidental de arena o tierra presente en la instalación.

La mayoría de reptiles, ranas y sapos se alimentan abalanzándose sobre su presa. Por ello, no es nada descabellado que terminen comiéndose elementos de digestión imposible. Si quieres saber cómo evitar la impactación en estas mascotas exóticas, continúa leyendo.

Causas de la impactación en reptiles

Como ya hemos dicho, la impactación es la acumulación de sustancias de desecho en el estómago y/o intestinos del animal. Según esta definición, prácticamente cualquier cosa sólida o semisólida puede llegar a causar impactación en una mascota exótica.

Entre las causas más comunes de impactación, encontramos las siguientes. No te las pierdas, pues muchos tutores sin experiencia suelen pasar por alto algunos de estos errores:

  1. Sustratos disgregados: tierra poco compacta, arena fina, piedras de pequeño tamaño y otros elementos libres en el medio son fácilmente ingeridos por error durante la caza del animal.
  2. Presas demasiado grandes: metabolizar una presa enorme por parte de un lagarto de tamaño mediano puede ser un verdadero desafío. Nunca debes darle a un reptil un invertebrado o vertebrado mayor que el tamaño de su cabeza, exceptuando a las boas y otras serpientes.
  3. Presas con exoesqueletos demasiados duros: los escarabajos no son buen alimento vivo por esta misma razón. Descomponer exoesqueletos puede ser una tarea ardua para el aparato digestivo del reptil. Esto, a largo plazo, puede causar un tapón intestinal.
  4. Temperaturas demasiado bajas: los reptiles son ectotermos, por lo que su metabolismo depende completamente de la temperatura exterior. Ante un clima demasiado frío, la digestión se dificulta. Esto favorece la aparición de tapones en el intestino y la cloaca.
  5. Deshidratación: la falta de agua en el cuerpo del reptil puede hacer que las heces sean demasiado duras. En estos casos, excretarlas puede resultarle imposible al animal.

El primer y el segundo error son extremadamente comunes. ¿Cuántas veces habéis visto a un gecko en un terrario con un sustrato de arena? Si tienes a una pogona o un gecko leopardo con piedra/arena como base de la instalación, que se produzca la impactación es cuestión de tiempo.

Un gecko sobre un fondo blanco.

Síntomas

Los primeros signos clínicos de esta patología comprenden una falta de apetito por parte del reptil y que sus heces previas sean demasiado duras —o que contengan trozos de sustrato—. Si no se ataja rápidamente, algunos de los síntomas moderados/severos son los siguientes:

  • Temblores en las patas.
  • Regurgitación: en el caso de muchos anfibios esto se hace muy evidente, ya que pueden llegar a vomitar sus propios estómagos antes de tragarlos nuevamente.
  • Parálisis, letargia y falta de apetito crónica.
  • Un área azulada en el abdomen: esto corresponde al sustrato impactado, que se puede observar por las trasparencias epidérmicas abdominales de muchos reptiles.

En las primeras etapas, los signos clínicos no van más allá de un cuadro de estreñimiento natural. Por desgracia, si la patología se complica o si no se pone solución, el animal puede llegar a fallecer. Muchos tutores pierden a sus mascotas exóticas por esta razón y nunca encuentran el motivo subyacente.

Tratamiento de impactación en reptiles

El mejor tratamiento es la prevención. Para ello, es esencial que utilices siempre un sustrato orgánico para la instalación de cualquier reptil exótico, sin excepción. Existen «arenas» de origen vegetal, compuestas de residuos de celulosa y otros materiales que, al menos, pueden ser descompuestos por el tracto digestivo del animal.

Se ha descubierto, tal y como indican documentos veterinarios, que la arena es uno de los peores sustratos posibles para reptiles. Poco a poco, el animal irá tragando granos de este material inorgánico, hasta que se forma un tapón casi imposible de retirar, a menos que se acuda a cirugía veterinaria.

En los casos de impactación leve, se puede bañar diariamente a la mascota en agua templada. Esto suele activar la motilidad del sistema digestivo del animal, por lo que las heces serán liberadas durante el baño. Otra buena opción es retirarle todo alimento sólido al reptil hasta que realice alguna deposición.

A día de hoy, existen sustratos de arena orgánicos específicos para reptiles. Si se ingiere, este material puede ser metabolizado sin problema.

Una serpiente del maíz sobre un sustrato de serrín.

Un error muy común

Como ya hemos dicho en líneas anteriores, no elegir el sustrato adecuado para la mascota es un error muy común en los tutores primerizos. Infórmate antes de hacerte con cualquier reptil exótico, pues no vale improvisar a medida que se cometen fallos. La salud de un ser vivo está en juego.

Los casos leves de impactación en reptiles se pueden solucionar cambiando los parámetros ambientales, la dieta y la rutina de baño del animal. Por desgracia, si el cuadro clínico se agrava, solo queda acudir al veterinario para que realice un procedimiento quirúrgico en el reptil.

  • Impactation, zoomed. Recogido a 27 de diciembre en https://zoomed.com/wp-content/uploads/Impaction.pdf
  • Jurado González, N. (2019). Reporte de caso: impactación fecal en lagarto ovejero (Salvator merianae) en africam Safari.
  • Albuquerque, I. M. B., Iturrizaga, D. M., Almeida, E. M., & Neto, J. D. M. L. S. (2013). IMPACTACIÓN FECAL EN UNA BOA (BOA CONSTRICTOR)-REPORTE DE CASO. Revista de Investigaciones Veterinarias del Perú, RIVEP, 24(4), 555-560.