Ideas para mejorar la jaula de tu cobaya

La propuesta que viene a continuación se centra en el tipo de 'vivienda' para el roedor, en el total de superficie que tenga para caminar, en la alimentación y en la higiene

Las cobayas son animales sociales, agradecidos y expresivos. Se conforman con poco para vivir, pero puedes mejorar la jaula de tu cobaya de manera sencilla y aumentar así su calidad de vida.

Antes de mejorar la jaula de tu cobaya

Para poder mejorar la jaula de tu cobaya, antes tienes que asegurarte de que la jaula que tiene cumple con sus necesidades básicas. Por ejemplo, no hagas que el roedor viva en una pecera: genera mucha humedad y es necesario que esté en un espacio abierto, como una jaula con barrotes.

Otro de los requisitos básicos son los cuencos para la comida: dos si además de las verduras frescas le das pienso, para que no se mezclen y se estropeen. Las cobayas suelen usar bebederos de bola, aunque unas pocas prefieren un cuenco; de cualquier manera, haz que siempre tenga agua fresca y limpia a su disposición.

Algunas jaulas se venden con un compartimento especial para el heno: aunque tu jaula no lo tenga, no olvides que la base de la dieta de las cobayas es el heno seco. Tanto si se lo depositas en el suelo, como si usas una henera, es imprescindible que tu cobaya tengo acceso siempre a él.

Ruidos en cobayas: significado

Para terminar, a las cobayas les gusta dormir refugiadas en una caseta. Por lo menos debería tener un escondite hecho de madera, o de algún material que se pudiera roer, para que pudiera descansar.

Una vez tengas todos estos elementos básicos, puedes empezar a pensar en cómo mejorar la jaula de tu cobaya.

El sustrato

El suelo de la jaula debería ser liso y sin rejas. Además, debe tener un sustrato absorbente que pueda eliminar o contener toda la humedad que vaya a generar tu roedor. Hay muchos tipos diferentes de sustratos para roedores, pero si quieres mejorar la jaula de tu cobaya puedes pensar en probar suelos nuevos.

Evita hacer el suelo de la jaula de heno: para las cobayas es comida, no un sitio donde pisar y hacer sus necesidades. Existen pellets de paja prensada, de papel reciclado… Busca un tipo que no sea tóxico y que sea cómodo para la cobaya y prueba si le gusta.

Los juguetes

Una de las maneras más fáciles que tienes para mejorar la jaula de tu cobaya es añadirle juguetes o distracciones. Los juguetes deben ser aptos para ser roídos, por lo que pudiera pasar, cómodos de usar y sin partes desprendibles que se pudiera tragar el animal.

Juguetes para cobayas

Descarta las ruedas de ejercicio, ya que les hacen mucho daño en la espalda; están diseñadas para hámsters, que son animales completamente diferentes. En cambio, apuesta por túneles, hamacas, barritas de cereales para roer y diferentes pisos para subir y bajar. Las cobayas no necesitan hacer demasiado ejercicio físico: son animales tranquilos.

Mejores cuencos

Muchas cobayas vuelcan su comida y la desperdigan por el suelo. El pienso es seco y no da olores, pero la verdura fresca en seguida empieza a pudrirse, especialmente cuando los roedores la esconden dentro de las casetas o incluso debajo de los propios cuencos.

A tu cobaya y a ti podría seros más útiles unos cuencos más pesados, con una forma que no permitiesen ser volcados o, incluso, fabricar unos recipientes que se aten a los barrotes de la jaula. Este detalle puede facilitaros mucho la limpieza a tu roedor y a ti.

Añade pisos y aumenta la superficie

Si crees que la jaula de tu cobaya ya tiene todo lo expuesto anteriormente, puedes plantearte aumentar su superficie. A estos animales no les gusta trepar y son más bien torpes, pero muchas jaulas permiten construir un segundo piso al que se acceda mediante una rampa.

Cuánto más espacio tenga la cobaya para caminar y explorar, mejor se sentirá. Además, así puedes añadirle más juguetes o casetas sin entorpecerle el paso. Aunque parezca paradójico, con más espacio puedes dedicar una esquina a la comida y así será más fácil la limpieza.

Las cobayas son pequeños roedores cariñosos, expresivos y simpáticos. Necesitan pocas comodidades para vivir felices, pero siempre podemos crearle mejores jaulas y darles más juguetes para que se entretengan. No olvides darle una alimentación adecuada y mantener la higiene de tu jaula para disfrutar de tu roedor durante muchos años.

Te puede gustar