Estrés en conejos: como combatirlo

Miguel Rodríguez 7 febrero, 2018
Esta enfermedad presenta síntomas como estar 'paralizado', esconderse o lamerse en exceso; algunas soluciones pasan por soltarlo en espacios abiertos, darle cosas para roer, evitar ruidos, mantener la higiene de su jaula y, por último, llevarlo al veterinario

Los animales, al igual que nosotros los seres humanos, son propensos a sufrir estrés, bien sea estando en libertad o en cautiverio como mascotas. En el caso de los conejos, presentan una serie de síntomas que si no se tratan a tiempo pueden resultar fatales. así que os damos consejos para combatirlo eficazmente.

El estrés: enfermedad silente

El estrés emocional es una enfermedad que afecta tanto el rendimiento psicológico como físico en los animales. Sin duda, esta se manifiesta de distintas formas en cada especie, y combatirla requiere de mucho tiempo y paciencia.

En el caso de los conejos, debemos tener en cuenta que estos animales están en el estrato más bajo de la cadena alimenticia. Si bien, los hemos domesticado, aún poseen el instinto de supervivencia, lo que hace que su adaptación al nuevo ambiente sea un poco complicado.

Espacios abiertos, objetos para roer y no ser muy ruidoso son algunos de los consejos principales que os podemos dar para mantener a nuestro conejo en calma. Sin embargo, una vez que el estrés empiece a manifestarse, debemos ser muy cuidadosos sobre cómo tratarlo adecuadamente.

Conejo

Cómo se manifiesta en conejos

En los conejos el estrés se manifiesta de muchas formas, especialmente cuando sus necesidades básicas no están atendidas de forma apropiada o no lo están en lo absoluto.

Las especies de la familia leporidae son animales muy silenciosos y tranquilos durante el día. Esto se debe a que son animales nocturnos, que se alimentan durante las noches donde se sienten más seguros, alejados de los depredadores. Un cambio repentino en estos comportamientos son las advertencias que ellos nos señalan.

Señales de estrés

La primera señal de alerta que nos indica nuestra mascota es si empieza a chillar con mucho volumen y muy seguido. Los gritos del conejo son muy sonoros y particulares, ya que de esta forma avisan a la manada de posibles peligros y depredadores.

Los cambios de humor y de su rutina también son síntomas de que algo está mal. El hacer mucho ruido, patear la jaula o rechinar sus dientes son formas de liberar su enojo y de expresar dominancia en presencia de otro macho; si tu conejo vive solo o con una hembra, es una grave señal de alerta que haga estas acciones.

De igual forma, un conejo no está quieto todo el tiempo; su naturaleza es curiosa, lo que lo lleva a explorar y estar en constante reconocimiento de su entorno. Un conejo que esté quieto es señal de alerta, dado que es una muestra de miedo.

Conejo como mascota

La reacción a quedarse quieto es algo común: busca esconderse de los depredadores en caso de encontrar algún escondite y… ¡Vaya si nuestro hogar es un escondite! Este comportamiento usualmente se presenta frente a otras mascotas de gran tamaño o frente a humanos que desconozca.

Un caso más grave es la automutilación; el conejo recurre a esta acción cuando se encuentra bajo una gran cantidad de presión y de dolor en alguna parte de su cuerpo. El dolor comienza con los lamidos constantes de alguna extremidad y, cuando no soportan más, terminan por cortarla de raíz.

Qué hacer en estos casos

Es muy probable que suene como un caso alarmante, pero no te preocupes. Los remedios son bastantes sencillos y solo necesitas darle tiempo y libertad para que se mejore lo más pronto posible. Primero, os recomendamos visitar al veterinario debido a que es el especialista sobre como atacar mejor el problema.

Conejos: cuidados y vacunas

  • Asegúrate de darle libertad de vez en cuando: un conejo puede llegar a enloquecer si se le mantiene encerrado. Para evitarlo, es preferible que lo dejes correr libre en tu piso o patio. Debes estar muy alerta que no coma algo indebido mientras corre con plena libertad.
  • Dale algo para roer: a los conejos les encanta mordisquear cosas, y es un gran medio para soltar sus preocupaciones. En las madrigueras suelen tener varios objetos para roer, así que tu conejo también debe tener diferentes objetos para satisfacer su necesidad.
  • Trata de mantener su zona en paz: los ruidos muy fuertes y sustos repentinos son unas de las principales causas de estrés, así que su habitación o su entorno debe ser lo más tranquila posible. Si tienes visitas, no dejes que se le acerquen demasiado.
  • Limpia su jaula con regularidad: a los conejos no les gusta tener su entorno muy sucio y empiezan a enfadarse. Asegúrate de limpiar su jaula con regularidad  para evitar sus ataques de ira.
Te puede gustar