El zorro orejudo: técnica de caza

Yamila · 26 marzo, 2019
El zorro orejudo es un cánido de pequeño tamaño que se alimenta de insectos como hormigas y termitas gracias a unas técnicas de caza infalibles. ¡Otro ejemplo más de que la naturaleza es más que sabia y dota a los animales con lo que necesitan!

Este mamífero carnívoro de la familia de los cánidos es de pequeño tamaño y se caracteriza por contar con largas patas y grandes orejas. En este artículo te contaremos detalles y técnicas de caza del zorro orejudo.

Características del zorro orejudo

Se trata de uno de los cánidos más pequeños de la familia, ya que mide como máximo 70 centímetros de altura y pesa unos tres kilos. Llama la atención por sus grandes orejas, que pueden ser del mismo tamaño que la cabeza, y también por sus largas patas, que lo ‘despegan’ bastante del suelo y le permiten caminar entre pastizales sin problemas.

El pelaje del zorro orejudo es corto a excepción de la cola. En cuanto a coloración, es mayormente marrón grisáceo con ‘bordes’ en negro. La cara y la garganta son más claras.

Hábitat del zorro orejudo

El zorro orejudo ha formado dos núcleos poblacionales, ambos en África. El primero se localiza en el este del continente –entre Somalia y Tanzania– y el segundo al sur, principalmente en Angola. Prefiere sabanas, estepas y semidesiertos, sitios más bien secos y cálidos.

Zorro orejudo del desierto

En el pasado el Otocyon megalotis –su nombre científico– vivía en gran parte del territorio africano –incluido Egipto– y hasta en el sur de Asia.

Comportamiento y reproducción del zorro orejudo

Se trata de una especie monógama, es decir, que forma parejas de por vida. Lo usual es ver al ‘matrimonio’ con la última camada, compuesta generalmente por seis crías. La pareja se encarga de excavar una cueva o madriguera subterránea tras la época de apareamiento, o bien pueden usar un refugio abandonado por otro animal.

La gestación tiene una duración de dos meses y las crías son amamantadas durante 15 semanas. En esa etapa, el padre asume la mayoría de los cuidados, incluido aseo, defensa, acompañamiento, transporte y abrigo.

En cuanto a sus comportamientos ‘generales’, el zorro orejudo es mayormente nocturno en invierno y diurno en verano. Esta especie es bastante social y se ‘junta’ con otras familias para jugar, descansar y comer en comunidad… así como para protegerse de los depredadores.

Técnica de caza

La técnica de caza del zorro orejudo es realmente curiosa y nos permite entender por qué cada especie está dotada de ciertas características físicas. En el caso de este cánido, son sus largas orejas las que le permiten localizar a los pequeños invertebrados –hormigas, saltamontes, termitas o grillos– en los que se basa su dieta.

Una vez que los halla, aprovecha sus largas patas delanteras para realizar pozos a muy rápida velocidad. La forma de su boca y hocico también le ayuda en esta tarea: tiene 50 dientes afilados. También cuenta con una mandíbula ‘especial’ que le permite masticar cinco veces por segundo. No hay insecto que se le escape antes de ser triturado.

Zorro orejudo: alimentación

Además, come sus presas sin preocuparse de los picotazos o mordiscos que pueda recibir… ¡Su pelaje es bien denso para enfrentarse incluso a las voraces termitas africanas!

Merece la pena destacar que si bien pueden ‘cazar’ en grupos buscando colonias de termitas, no compiten entre sí por la comida debido a que no poseen el instinto de territorialidad y por ser altamente sociables. Cuando un ejemplar halla alimento sacia su apetito y, al terminar, le da lugar a otro para seguir aprovechando una misma fuente de comida.

Sin duda, el zorro orejudo es una especie bastante curiosa y diferente a lo que podemos pensar de un cánido en cuanto a sus hábitos alimentarios y de comportamiento. ¡Y por supuesto sus largas orejas marcan una gran diferencia!

  • Kamler, J., & MacDonald, D. (2006). Longevity of a wild bat-eared fox. South African Journal of Wildlife Research.