El poder destructor de la termita

La plaga de estos insectos lleva a la destrucción de cualquier estructura o mobiliario de madera, ya que estos animales se alimentan de su celulosa; son diminutas y se reproducen a gran velocidad, de ahí que no sean tan sencillo eliminarlas

Las termitas pueden convertirse en  un verdadero dolor de cabeza en cualquier espacio de actividad humana donde abunde la madera. Incluso se dice que son capaces de derribar una casa.

Estos insectos se alimentan de celulosa, la que procesan mediante los protozoos que viven en su sistema digestivo; en un ambiente natural la obtendrían de los árboles y otras materias vegetales. Pero en los ambientes humanos tienen el manjar de la madera: columnas, muebles, cartón y todo aquel material que la contenga.

Se registran unas 3 000 especies, aunque solo un 7% afecta las estructuras humanas. Aunque suelen vivir en los ecosistemas boscosos tropicales, se han propagado a los climas templados. Sus colonias llegan a albergar hasta tres millones de insectos.

Se consideran una plaga urbana. Una vez se instalan en un objeto, rápidamente lo colonizan, se reproducen y se alimentan de él, al punto de llegar a destruirlo por completo. El problema se agrava porque son muy pequeñas para ser identificadas, y operan desde la profundidad del material para evitar la luz.

Son pequeños insectos isópteros sociales que viven agrupados en nidos y se reproducen a través de una reina. Se dividen en castas: las obreras, los soldados y los reproductores.

Especies de termitas

Diferencias con las polillas y la carcoma

Aunque los tres insectos comen celulosa, biológicamente pertenecen a órdenes diferentes. Las polillas son voladoras, y al construir galerías en la madera dejan un rastro de polvo.

La carcoma tiene la fisiología del escarabajo, no es social y se alimenta de madera en su etapa de larva. Al hacerse adulta, hace un agujero para salir y por donde también expulsa sus excrementos; es posible detectarlas porque emiten ruido al roer.

Cómo evitar las termitas

Para evitarlas en cualquier espacio hay que estar atentos a su forma de ingresar en los objetos, a la fuente de alimentación y a la presencia de humedad.

En cuanto al ingreso, se deben tapar posibles grietas o hendiduras alrededor de todas las estructuras de las edificaciones. Por ejemplo, en las cercanías de los tubos de agua y gas. Asimismo, evitar tener material de madera contaminado, como objetos y muebles viejos, leña, etc.

Respecto a su fuente de alimentación, los objetos que contengan celulosa deberían estar despegados de paredes, columnas y suelo, pues eso les dificulta anidar. Esto se aplica igualmente para las paredes externas. No olvidemos que el uso de productos repelentes puede impedir su aparición.

Termita, carcoma, polilla

Cómo saber si hay termitas

Se pueden identificar señales de su actividad antes de que sea demasiado tarde. Para ello es necesario revisar las estructuras proclives a infectarse, como columnas, paredes, techos y mobiliario, sobre todo en la parte inferior, si están cercanas al suelo.

Las siguientes señales indican la presencia de termitas:

  • Montoncitos de madera o barro.
  • Perforaciones mínimas en la madera.
  • Abultamientos bajo la pintura de marcos, paredes y de otras superficies.
  • Formación de pequeñas estalactitas marrones y delgadas colgando de techos y de otras estructuras.
  • Ruido hueco al dar golpes a la madera.
  • Proliferación de pequeños insectos alados en los alrededores, sobre todo durante la primavera.

Ante la detección, debe reservarse una muestra de los insectos para determinar o confirmar su clase.

Cómo erradicar las termitas

Una vez que se ha comprobado la infestación por termitas, existen diversas alternativas para erradicar a estos dañinos insectos de los espacios. Desde sustancias, trampas y sebos a ser colocados por los propios afectados, hasta métodos profesionales:

  • Trampa o sebo de cartón. Colocar tiras de cartón humedecido cerca de las áreas afectadas, y una vez invadidas, sacarlos del lugar y quemarlos.
  • Colocar nematodos, muy beneficiosos en la tierra. Son gusanos que atacan a las termitas y les provocan la muerte. Esta a la venta en tiendas de jardinería.
  • Si son objetos pequeños o medianos, sacarlos a la luz del sol por varios días. Si son pequeños, colocarlos en el refrigerador. Las termitas mueren en temperaturas extremas y huyen de la luz y del calor solar.
  • Aplicar ácido bórico en las áreas sospechosas; este producto químico las paraliza y deshidrata.
  • Aplicación de venenos químicos de venta libre. Para esta solución, deben seguirse al pie de la letra las instrucciones y precauciones de seguridad del fabricante.
  • Acudir a servicios profesionales. La detección y exterminio mediante fumigación, microondas y otras técnicas presenta la ventaja de ofrecer garantías en los resultados.
Te puede gustar