El azufre y los perros, ¿un remedio o un peligro?

Virginia Duque Mirón 23 septiembre, 2017

Es posible que al ir paseando por la calle hayas visto un polvo amarillo en muchas esquinas. Bien, es azufre, un “remedio casero” por el que muchos creen que los canes no orinarán en las esquinas. No obstante, en los últimos meses se ha suscitado la duda: el azufre y los perros, ¿de verdad funciona? Veamos.

Sabemos que encontrar la esquina de la casa orinada por perros no es del agrado de nadie. Por ello se han ido probando distintos remedios para evitarlos. El fallido intento de frenar este acto de los canes colocando botellas de agua u otras cosas en las esquinas, ha llevado a muchos a usar productos más fuertes. No obstante, hay que saber que el azufre y los perros no son compatibles.

El azufre y los perros, ¿de verdad funciona?

Muchos creían que esta mezcla podría funcionar. Sin embargo, estudios recientes han demostrado que más allá de lograr el objetivo, consigue algo peor, hacer daño a los animales.

No debemos olvidar que el azufre es tóxico. Solo con olerlo, nuestros animales pueden intoxicarse. De hecho, este asunto se ha vuelto tan serio, que la Policía Nacional ha mandado un mensaje en el que exige que deje de usarse esta sustancia en la lucha contra el orín de perro.

Perros de paseo

No solo eso, la Policía también pide que cualquier ciudadano que esté en la calle y vea la sustancia, denuncie el lugar preciso para que el cuerpo policial pueda intervenir. Se busca con ello preservar la salud de los animales.

Nos hace daño a nosotros

Además de este daño que los animales pueden sufrir, el cuerpo de Policía advierte que esta sustancia ensucia las calles. Es más, nos hace respirar su toxicidad y nos pone en riesgo de contraer conjuntivitis. Y no solo eso, también de que nos falte la respiración o incluso que se desarrolle el asma en nuestro cuerpo.

Además, es una sustancia altamente inflamable que podría favorecer a los incendios. No hay que olvidar que es capaz de explotar estando en contacto con el aire o con elementos oxidables. Por tanto, esta sustancia es un peligro para nuestras mascotas y también para nosotros. De hecho, la policía afirma que no hay pruebas evidentes de que realmente la mezcla “azufre y perros” funcione, sino que es más bien una creencia popular arraigada.

Además, el asunto se ha tornado tan serio que en ciudades como Valencia, Oviedo, Barcelona, Madrid y Málaga, ya está terminantemente prohibido usar azufre en las calles. Se multará a todo aquel que lo haga, imponiendo sanciones de hasta 750 euros.

Remedios caseros alternativos al azufre y los perros

Visto que el azufre y los perros no funcionan juntos, pues lo que intenta ser un remedio termina siendo un peligro, debemos buscar alternativas para evitar que los perros orinen en las puertas, esquinas o calles.

Te ofrecemos una lista de repelentes caseros que funcionan. De hecho, no te harán daño ni a ti ni a tu mascota, ni a ningún otro perro que pase por la calle:

  • Limón. La acidez de este repele a los perros. Aunque para nosotros el olor a limón es muy agradable, para los canes es fuerte y los hace correr hacia otro lado. Solo tendrás que preparar un zumo con dos o tres limones y pulverizarlo sobre el sitio en el que hacen orín los peludos normalmente.
  • Alcohol blanco. El alcohol tiene un olor fuerte que tampoco gusta a los perros. No obstante, para que no sea muy agresivo a su olfato, mézclalo con agua. Haz una mezcla de una parte de alcohol y dos de agua y pulveriza sobre la zona. El vinagre y el amoniaco harán el mismo efecto.
  • Pimienta de cayena. Su olor fuerte y su efecto picante hará que el animal quiera salir huyendo hacia otro lado. Solo ponla en polvo junto a las puertas o el lugar en el que los perros tengan costumbre de… Ya sabes.

Como ves, con opciones naturales se puede conseguir mucho. Estos remedios no solo funcionan, sino que además no harán daño a los animales. Por supuesto, tampoco a ti o tu familia. El azufre y los perros no son una buena combinación lo mires por donde lo mires.

Te puede gustar