El tarsier: reproducción y hábitat

Yamila · 4 abril, 2019
El tarsero o tarsier fantasma es un pequeño primate que habita en Asia, precisamente en Indonesia; es conocido por sus enormes ojos, los más grandes en relación al cuerpo entre los mamíferos, y por sus largos dedos, a los que debe su nombre

También conocido como tarsero o tarsio, el tarsier es un primate muy curioso que vive en Asia. Famoso por sus grandes ojos y sus hábitos arbóreos, te contaremos todo sobre él en este artículo.

Hábitat del tarsier

El nombre científico del tarsier es Tarsius tarsier, aunque también es conocido como tarsero fantasma o tarsio fantasma. Este pequeño primate es endémico de las islas Célebes, Buton, Kabaena, Muna, Selayar y Togian, en Indonesia.

Habita en bosques, manglares y jardines forestales a una altitud que oscila entre los 1100 y los 1500 metros sobre el nivel del mar. También se puede hallar en otros ecosistemas modificados por el hombre porque se ha adaptado de forma tal, que puede aferrarse de forma vertical, trepar o desplazarse en el sotobosque tropical.

Se dice que el rango de movimiento de un tarsier es como máximo de una hectárea.

Tarsier: características

Características físicas del tarsier

Una de las peculiaridades de este primate es su tamaño: los ejemplares adultos no superan los 15 centímetros de altura ni los 130 gramos de peso (las hembras son aún más pequeñas porque pesan unos 100 gramos). La cola es hasta el doble de larga que el cuerpo, pues llega a los 26 centímetros. Esta le ayuda a oscilar entre las ramas y a sostenerse, debido a su configuración prensil.

Además, el tarsier ostenta un récord en el reino animal: es el mamífero con el ojo más grande en relación a su cuerpo; mide unos 16 milímetros de circunferencia. Este es circular y completamente marrón, más grande que las orejas o cualquier otro órgano. ¡Incluso que de su propio cerebro! Además, no reflejan la luz, algo que les ha dado el mote de ‘fantasmas’ y que les permite protegerse de los depredadores.

Las extremidades posteriores son más largas que las delanteras y presentan los huesos del tarso bastante alargados, de ahí su nombre).

Comportamiento y reproducción de tarsier

El tarsier es de hábitos nocturnos, y es que cuando anochece se despierta del letargo para cazar. Su dieta está compuesta por presas animales vivas, fundamentalmente insectos y, en ocasiones, reptiles o pequeños roedores. Los atrapan saltando sobre ellos una vez que los detectan escondidos entre las ramas y hojas de los árboles.

Tarsier: reproducción

Además, el tarsero vive en grupos de entre dos y seis individuos –en algunas regiones incluso son solitarios– y puede tener costumbres monogámicas o poligámicas.

La gestación dura unos seis meses y las hembras dan a luz a una sola cría por camada. Esta nace con los ojos abiertos y sin pelo, pero con la capacidad de escalar al primer día de vida. Los tarseros alcanzan la madurez sexual al segundo año.

El tarsier es extremadamente tímido y se esconde apenas presiente que una persona o un animal de gran tamaño se acerca a su refugio. Este primate tiene una gran agudeza visual y también auditiva; puede escuchar frecuencias de hasta 91 Khz. Vocalizan entre sí a frecuencias que giran en torno a los 70 Khz.

Tarsier: alimentación

Situación actual

Los tarseros nunca han podido formar colonias de reproducción exitosas estando en cautiverio. Quizás se deba a ciertos requisitos especiales en cuanto a su alimentación o hábitat. Existen diferentes santuarios en Filipinas e Indonesia con el objetivo de mantener a la especie, que se encuentra en estado vulnerable de extinción.

Las reservas naturales y áreas protegidas cumplen con la misión de enseñar a los locales sobre la importancia de mantener a las especies autóctonas. Además, varios proyectos se han encargado de replantar árboles nativos usados por el tarsier y que habían sido talados para la siembra o la producción de árboles frutales (como el cocotero).

Sin duda, el tarsier es un animal muy curioso y extremadamente necesario para su hábitat natural.

  • Collins, C. E., Hendrickson, A., & Kaas, J. H. (2005). Overview of the visual system of Tarsius. In Anatomical Record - Part A Discoveries in Molecular, Cellular, and Evolutionary Biology. https://doi.org/10.1002/ar.a.20263