El cuervo como mascota, ¿completa locura?

Miguel Rodríguez 23 junio, 2018
Quizás su gran tamaño y la necesidad de que tengan espacio para volar sean los mayores impedimentos, aunque es cierto que si es domesticado desde temprana edad se convierten en animales muy apegados

Para unos, un animal del demonio, para otros es un simple animal, pero hay quienes adoptan los cuervos como sus mejores amigos. Lo cierto es que el cuervo como mascota o animal de compañía data de muchos siglos atrás.

¿Cómo se debe mantener un ave de este tipo? La respuesta puede ser más sencilla de lo que algunos piensan. De hecho, sus necesidades son tan básicas como las de cualquier otro loro o cacatúa en el mundo.

Un animal particular

Los cuervos son animales migratorios de naturaleza carroñera. Es decir, se alimentan de las presas o restos de otros animales. Además, son aves omnivoras, por lo que se pueden alimentar tanto de plantas como de otros animales sin mayor problema.

Un detalle muy importante de los cuervos es que son animales muy territoriales. No toleran la presencia de otro animal de cualquier especie o incluso si no pertenece su bandada. En el momento en que detectan la presencia de alguien fuera de su familia proceden a agredirle y maltratarle.

Cuando están en libertad, su dieta principal consiste en huevos de aves más pequeñas que ellos y semillas de cualquier tipo. Como esto no lo tienen disponible todos los días, estos animales poseen una gran inteligencia para cazar otros animales más pequeños.

Así es, los cuervos son animales muy sociales y con un coeficiente intelectual mayor al de muchos animales. Tanta es su inteligencia que pueden reconocer rostros humanos con poco esfuerzo. Por eso, muchas personas los consideran un amigo ideal al saber cómo tratarles y respetarles desde un principio.

Cuervo como mascota

¿Es difícil tener un cuervo como mascota?

Si tratas de domar a un cuervo que ya ha estado en libertad es muy probable que el animal te reconozca y permita que te acerques, pero esto no indica que lo hayas logrado del todo. El pájaro solo tolerará tu presencia y se acercará a ti porque te verá como una fuente de alimento.

Sin embargo, si criamos a nuestro cuervo desde que es un polluelo, el resultado será muy distinto. Como sabemos, los animales cuando nos reconocen desde temprana edad se encariñarán con nosotros, lo que significa que depositarán toda su confianza en nuestra persona.

Debido a su capacidad para reconocer caras humanas, el animal no tendrá ningún problema en reconocer a los miembros de tu familia, en especial a quien le de de comer a diario.

Al contrario que el resto de las aves domésticas, el cuervo como mascota no debería estar encerrado en una jaula durante mucho tiempo. Las alas del animal tienden a estropearse con facilidad si no las usa de forma regular. Si una jaula es indispensable, lo mejor son aquellas cuadradas y grandes para que el animal se ejercite.

Un detalle con los cuervos es que son capaces de abrir sus propias jaulas y salir por su cuenta. Esto significa que no es un animal para hogares pequeños; puede llegar a crecer hasta los 70 centímetros de altura en sus especies más grandes, con una envergadura de sus alas de unos 150 centímetros.

Beneficios del cuervo como mascota

Si has logrado criar a un cuervo como mascota, tendrás muchísimas ventajas en contraste con otras aves. Los cuervos  son animales cazadores, por lo cual ayudarán a mantener a los insectos fuera de tu hogar.

Una característica muy particular de los cuervos es que repiten más palabras que los loros. Así es, los cuervos tienen una gran capacidad de aprendizaje de palabras humanas y logran desarrollar la asociación de sus significados en ciertos casos.

Cuervo como animal doméstico

Un pensamiento común es que estos animales son ariscos y violentos: es cierto, solo cuando son salvajes. Los cuervos domesticados son todo lo contrario, y es que son muy cariñosos y afectivos con los miembros de su familia. Hay algunos ejemplares que son más juguetones que otros, pero esto no suele ser recurrente.

La alimentación de un cuervo no es nada complicada, pueden comer tanto animales como granos de distinto tipo. Un caso como el de Miércoles es un ejemplo de lo bien que pueden comportarse estos animales si son criados con cariño.

Aspectos negativos

Tanta afectividad no sale gratis: los cuervos son muy celosos por más que cueste creerlo. Los animales domesticados, al igual que los salvajes, no toleran otros animales en su entorno, pues son son territoriales. Si tienes una o más mascotas, piénsalo bien antes de empezar a criar un cuervo.

Los cuervos llegan a ser animales muy curiosos debido a su inteligencia, y parece ser que uno de los mitos sobre ellos se cumplen. Les encantan los objetos brillantes, por lo cual será recurrente que tiendan a agarrar lo que no les pertenece y esconderlo.

Pese a esto, nosotros estamos seguros de que estarás preparado para tener a un animal de este tipo. Si tienes la paciencia y la voluntad, un cuervo puede convertirse en un amigo de por vida.

El cuervo como mascota, ¿completa locura? - Mis animales

El cuervo como mascota, ¿completa locura?

Miguel Rodríguez 23 junio, 2018
Quizás su gran tamaño y la necesidad de que tengan espacio para volar sean los mayores impedimentos, aunque es cierto que si es domesticado desde temprana edad se convierten en animales muy apegados

Para unos, un animal del demonio, para otros es un simple animal, pero hay quienes adoptan los cuervos como sus mejores amigos. Lo cierto es que el cuervo como mascota o animal de compañía data de muchos siglos atrás.

¿Cómo se debe mantener un ave de este tipo? La respuesta puede ser más sencilla de lo que algunos piensan. De hecho, sus necesidades son tan básicas como las de cualquier otro loro o cacatúa en el mundo.

Un animal particular

Los cuervos son animales migratorios de naturaleza carroñera. Es decir, se alimentan de las presas o restos de otros animales. Además, son aves omnivoras, por lo que se pueden alimentar tanto de plantas como de otros animales sin mayor problema.

Un detalle muy importante de los cuervos es que son animales muy territoriales. No toleran la presencia de otro animal de cualquier especie o incluso si no pertenece su bandada. En el momento en que detectan la presencia de alguien fuera de su familia proceden a agredirle y maltratarle.

Cuando están en libertad, su dieta principal consiste en huevos de aves más pequeñas que ellos y semillas de cualquier tipo. Como esto no lo tienen disponible todos los días, estos animales poseen una gran inteligencia para cazar otros animales más pequeños.

Así es, los cuervos son animales muy sociales y con un coeficiente intelectual mayor al de muchos animales. Tanta es su inteligencia que pueden reconocer rostros humanos con poco esfuerzo. Por eso, muchas personas los consideran un amigo ideal al saber cómo tratarles y respetarles desde un principio.

Cuervo como mascota

¿Es difícil tener un cuervo como mascota?

Si tratas de domar a un cuervo que ya ha estado en libertad es muy probable que el animal te reconozca y permita que te acerques, pero esto no indica que lo hayas logrado del todo. El pájaro solo tolerará tu presencia y se acercará a ti porque te verá como una fuente de alimento.

Sin embargo, si criamos a nuestro cuervo desde que es un polluelo, el resultado será muy distinto. Como sabemos, los animales cuando nos reconocen desde temprana edad se encariñarán con nosotros, lo que significa que depositarán toda su confianza en nuestra persona.

Debido a su capacidad para reconocer caras humanas, el animal no tendrá ningún problema en reconocer a los miembros de tu familia, en especial a quien le de de comer a diario.

Al contrario que el resto de las aves domésticas, el cuervo como mascota no debería estar encerrado en una jaula durante mucho tiempo. Las alas del animal tienden a estropearse con facilidad si no las usa de forma regular. Si una jaula es indispensable, lo mejor son aquellas cuadradas y grandes para que el animal se ejercite.

Un detalle con los cuervos es que son capaces de abrir sus propias jaulas y salir por su cuenta. Esto significa que no es un animal para hogares pequeños; puede llegar a crecer hasta los 70 centímetros de altura en sus especies más grandes, con una envergadura de sus alas de unos 150 centímetros.

Beneficios del cuervo como mascota

Si has logrado criar a un cuervo como mascota, tendrás muchísimas ventajas en contraste con otras aves. Los cuervos  son animales cazadores, por lo cual ayudarán a mantener a los insectos fuera de tu hogar.

Una característica muy particular de los cuervos es que repiten más palabras que los loros. Así es, los cuervos tienen una gran capacidad de aprendizaje de palabras humanas y logran desarrollar la asociación de sus significados en ciertos casos.

Cuervo como animal doméstico

Un pensamiento común es que estos animales son ariscos y violentos: es cierto, solo cuando son salvajes. Los cuervos domesticados son todo lo contrario, y es que son muy cariñosos y afectivos con los miembros de su familia. Hay algunos ejemplares que son más juguetones que otros, pero esto no suele ser recurrente.

La alimentación de un cuervo no es nada complicada, pueden comer tanto animales como granos de distinto tipo. Un caso como el de Miércoles es un ejemplo de lo bien que pueden comportarse estos animales si son criados con cariño.

Aspectos negativos

Tanta afectividad no sale gratis: los cuervos son muy celosos por más que cueste creerlo. Los animales domesticados, al igual que los salvajes, no toleran otros animales en su entorno, pues son son territoriales. Si tienes una o más mascotas, piénsalo bien antes de empezar a criar un cuervo.

Los cuervos llegan a ser animales muy curiosos debido a su inteligencia, y parece ser que uno de los mitos sobre ellos se cumplen. Les encantan los objetos brillantes, por lo cual será recurrente que tiendan a agarrar lo que no les pertenece y esconderlo.

Pese a esto, nosotros estamos seguros de que estarás preparado para tener a un animal de este tipo. Si tienes la paciencia y la voluntad, un cuervo puede convertirse en un amigo de por vida.

Te puede gustar