Diferencias entre elefante asiático y africano

Si bien hay divergencias físicas debido a los distintos hábitats en los que desarrollan, también hay similitudes en cuanto a su inteligencia y su capacidad de socializar, así como que ambas especies se encuentran en peligro de extinción

¿Sabes cuáles son las diferencias entre elefante asiático y africano? Estos dos animales, de los más grandes mamíferos que pisan nuestro planeta, tienen sutiles pero definitorias características. Lee atentamente para aprender a distinguirlos.

Diferencias entre elefante asiático y africano

En su aspecto general, los elefantes de ambos continentes son animales similares. Los elefantes son muy grandes y llegan a pesar seis toneladas: el elefante africano es, de hecho, el mamífero terrestre más grande que existe.

En sus similitudes, son animales sociales e inteligentes. Viven en grupos de diferentes tamaños, pero también son sociables con otros animales, principalmente con los humanos, pero se conocen casos de elefantes que traban amistad con perros o gatos. En cuanto a su inteligencia, es famosa la ‘memoria de elefante’ y su capacidad para recordar caras o lugares.

Sú hábitat

Una de las primeras diferencias entre elefante asiático y africano es, obviamente, su hábitat. Los elefantes africanos viven dispersos por toda África a excepción del norte y del desierto. Siempre están en movimiento y pueden recorrer largas distancias en busca de agua y alimento.

En cambio, el elefante asiático está concentrado en unos pocos puntos del sudeste asiático, en territorios que pertenecen a Sri Lanka, Bangladesh, India, Sumatra y Borneo. Hace muchos siglos se extendían mucho más al norte, hasta China, pero se han ido replegando con el paso del tiempo.

Los colmillos

Los colmillos son diferentes en las dos especies de elefantes: en el africano, tanto machos como hembras tienen largos colmillos de marfil. En cambio, solo los machos asiáticos presentan colmillos siempre, ya que no a todas las hembras les crecen y suelen ser pequeños.

El tamaño

El elefante africano es el mamífero más grande de la tierra, lo que nos lleva a pensar que el asiático es un poco más pequeño: efectivamente, esto es así. El elefante africano mide hasta 3,5 metros de alto y casi siete de largo; pesa entre cinco y seis toneladas.

Elefante asiático vs elefante africano

Por su parte, el elefante asiático es un poco más pequeño: alcanza los dos metros de altura hasta la cruz y se quedan en un peso de cinco toneladas. Siguen siendo animales grandes, pero no tan impresionantes como su congéneres africanos.

La trompa

En la trompa está una de las grandes diferencias entre elefante asiático y africano, y se sitúa al final de esta: el asiático tiene un solo lóbulo movible, mientras que el africano tiene dos.

Así, la trompa de este último tiene más aspecto de mano y le resulta más sencillo agarrar cosas. De todas maneras, con todos los tipos de trompa los elefantes agarran cosas y se las llevan a la boca o las mueven. De la misma manera, ambos recogen agua con la trompa para ayudarse a beber.

La forma de los hombros

La forma de la espalda y de los hombros es otra de las diferencias. La espalda del elefante asiático es arqueada, lo que hace que el lomo sea la parte más alta de su cuerpo.

Por el contrario, el elefante asiático tiene la espalda recta y descendente desde los hombros: justo detrás de la cabeza se encuentra la parte más alta de la espalda; esta incluso puede dar la impresión de estar hundida.

El tamaño de las orejas

La diferencia entre elefante asiático y africano más evidente la encontramos en las orejas, ya que las del africano con mucho más grandes.

Elefante

Las orejas del elefante asiático son redondeadas y relativamente pequeñas: apenas le cubren toda la cabeza. Sin embargo, las del elefante africano son mucho más grandes, y les llegan más atrás de los hombros. Esto se debe a que estos animales emplean las orejas para disipar el calor corporal, además de utilizarlas de abanico: en África viven bajo condiciones más extremas que en Asia.

Así que cuando veas a un elefante con unas orejas casi tan grandes como las de Dumbo, estarás ante un elefante africano. En cambio, si en proporción parecen más pequeñas, y además son redondeadas, no hay posibilidad de equivocación: es asiático.

Estado de conservación

Hay muchas otras diferencias entre elefante asiático y africano: el número de dedos en las patas o la proporción de la cola son otras, aunque las listadas aquí son las más notables. Pero hay otra cosa que tienen en común: estan en peligro de extinción.

Las dos familias se encuentran en las listas de animales amenazados. Están en peligro sobre todo por culpa de la caza furtiva, que los mata para conseguir el marfil de sus colmillos.

Los elefantes también se enfrentan a la destrucción de su hábitat, bien para la creación de pastos de ganado o para la construcción de viviendas para humanos. Por suerte, se han creado parques naturales protegidos para permitirles vivir con tranquilidad.

Los elefantes asiáticos y africanos son los grandes mamíferos terrestres. Hay unas cuantas diferencias entre ellos: algunas parecen solo detalles y otras son más apreciables a simple vista.

Te puede gustar