5 animales que viven en la sabana africana

Pese a ser un ecosistema cálido y con una estación seca y otra húmeda, crece una gran cantidad de hierba, de ahí que hayan multitud de especies herbívoras; también hay depredadores carnívoros

La sabana está formada por un conjunto de ecosistemas que la convierten en un lugar único en nuestro planeta. Se caracteriza por tener mucha hierba y pocos árboles: abundan los herbívoros y también hay depredadores. ¿Te animas a adivinar qué animales viven en la sabana africana?

Qué es la sabana africana

Las sabanas se encuentran en zonas tropicales o subtropicales, por lo que son lugares cálidos y bastante secos. Hay sabanas en Sudamérica y Australia, aunque la más conocida y más extensa es la africana, que se ubica en la franja central del continente y se extiende hasta abarcar casi por completo la parte sur.

La sabana está formada por un conjunto de ecosistemas, que dan como resultado zonas de pastizal y zonas más parecidas a un bosque. En la sabana hay pocos árboles y, en cambio, hay muchos arbustos y hierba, normalmente alta y densa.

Son zonas con un ambiente cálido y dos estaciones: una estación húmeda en la que las lluvias son tan frecuentes que se llegan a formar pantanos, y otra seca y más cálida en la que apenas hay precipitaciones.

En este ecosistema se favorece que aparezcan muchos tipos de vida. Al disponer de tanta cantidad de hierba, hay una gran abundancia de herbívoros. Sin embargo, tampoco pueden faltar los carnívoros que se alimenten de estos, pero no se pueden olvidar los pequeños mamíferos ni los insectos.

En un terreno tan plano en el que la hierba es alta, la velocidad o la altura son características muy ventajosas para sobrevivir. Muchos de los animales de esta lista tienen una de estas características, bien para protegerse de sus depredadores, bien para poder cazar y alimentarse.

1. Elefante africano

Es uno de los mamíferos terrestres más grandes que existen: mide hasta tres metros y medio hasta la cruz, y pesan entre 4 y 6 toneladas. El elefante africano es un poco mayor que su pariente asiático, y hay pocos animales terrestres que puedan compararse en cuanto a tamaño.

Se caracteriza físicamente por su enorme cabeza, las orejas grandes y movibles, y una larga y hábil trompa. La trompa de los elefantes es una nariz con la que pueden oler, absorber agua y coger cosas para llevárselas a la boca. También tienen dos colmillos, que se desarrollan un poco más en los machos.

Los elefantes son un ejemplo de los animales que viven en la sabana africana y son herbívoros: pueden ingerir casi 200 kilos de hierba al día. Gracias a que están desplazándose constantemente, con sus heces van extendiendo las semillas que quedan sin digerir, y así contribuyen a que germinen de nuevo las especies vegetales.

2. León

El león, por el contrario, es un animal carnívoro. Las manadas de leones son complejas: normalmente las hembras se unen, junto a sus crías y un par de leones machos, mientras que los machos son nómadas o se juntan por parejas. Sin embargo, pueden cambiar de manera de vivir a lo largo de la vida, y los nómadas pueden pasar a formar parte de manadas estables.

León del Atlas: características

El león es uno de los felinos más grandes del planeta. Los machos llegan a pesar 260 kilogramos y a medir 125 centímetros hasta la cruz. Es la única especie de gran felino en la que los dos sexos se pueden distinguir a simple vista: los machos tienen una gran melena.

A pesar de ser carnívoros, son animales tranquilos y perezosos. Se cree que los leones adultos pueden pasar descansando hasta 20 horas al día.

3. Cebra

Las cebras son parientes lejanos de los caballos y los asnos; en tamaño son un poco más pequeñas que los caballos, aunque de aspecto y comportamiento recuerdan más a los asnos o burros. Miden entre un metro y un metro y medio hasta la cruz, y pesan alrededor de 450 kilogramos.

Cebras

La gran diferencia física que tienen con otros équidos es su color: están cubiertas de rayas blancas y negras; también es distintiva su crin de pelos erectos. Tienen las orejas más grandes que los caballos y, por lo tanto, tienen mejor sentido del oído.

4. Avestruz

El avestruz es un ave que no vuela: se desplaza y huye corriendo. Es el ave más grande que existe: pesan 180 kilogramos y llegan a medir 3 metros de altura.

Avestruz: características

Los machos son unos centímetros más grandes que las hembras y son de color negro y blanco. Sin embargo, las hembras tienen tonos pardos y grisáceos en el plumaje. Los polluelos al nacer son grises y pesan casi un kilo; cuando crecen cambian de color.

Se consideraba que las avestruces eran otros de los animales que viven en la sabana africana que eran herbívoro, pero se les ha visto ingiriendo insectos y artrópodos; algunos biólogos han pasado a clasificarlas como omnívoras, mientras otros dicen que son vegetarianas no estrictas.

5. Gacela

Las gacelas son una especie de antílope que vive en la sabana africana y en el sudoeste de Asia. Son animales herbívoros que viven en grandes rebaños: pueden juntarse hasta miles de ejemplares en convivencia.

Gacela de Thomson

Son animales muy ágiles que siempre están alerta: duermen una media hora al día y a turnos en el rebaño, de manera que siempre hay alguna vigilando lo que ocurre a su alrededor. Su tamaño y proporciones varían dependiendo de la especie de gacela de la que se trate; tienen las patas muy largas y pueden alcanzar grandes velocidad si echan a correr.

La sabana africana es un lugar caracterizado por la ausencia de árboles y la existencia de grandes extensiones de pradera. Esto ha hecho que los animales, para adaptarse, empleen la velocidad o la altura como sus grandes estrategias de supervivencia.

Te puede gustar