El lince en la península ibérica: el felino más amenazado del mundo

Laura Huelin 16 marzo, 2018
Si bien es cierto que los planes de recuperación de la especie están funcionando, lo cuestión es que con 500 ejemplares aún se encuentra en peligro de extinción; son muy dependientes de las poblaciones de conejos, su principal alimento

El lince en la península ibérica ha estado en peligro crítico de extinción en las últimas décadas. Te presentamos a este felino único y te contamos la historia de su recuperación.

Características del lince ibérico

El lince ibérico es un felino de tamaño mediano, aunque es pequeño comparado con otras especies de linces. Los machos adultos son un poco más grandes que las hembras: ellas pesan alrededor de 10 kilogramos y ellos crecen hasta los 13 kilos.

Tienen una cola corta, terminada en una borla negra, que siempre lleva levantada. Son de color pardo o gris moteados en blanco y negro; estas manchas pueden ser de diferentes tamaños e intensidades.

Sin embargo, el rasgo físico más característico de este lince son los pinceles que tiene en las puntas de las orejas: le ayudan a camuflarse y están hechas de pelos gruesos de color negro. Bajo la mejillas le cuelgan dos patillas de color blanco que se hacen más grandes con la edad.

En proporción, son animales de aspecto grácil y con las patas largas. Son especies inteligentes que viven en grupo. Son grandes cazadores, aunque actúan en solitario y no desarrollan estrategias colectivas, como otros ejemplares.

Alimentación del lince ibérico

El lince ibérico es un animal carnívoro. El 90% de su dieta está compuesta de conejos, aunque esta proporción puede cambiar dependiendo de la estación del año.

Lince

Durante el verano se alimenta casi en su totalidad de los conejos que caza, pero en invierno, cuando hay descensos en la población de lagomorfos, busca otras presas. En su dieta también tienen cabida otros pequeños mamíferos o pequeñas aves, pero se le ha visto cazando incluso crías de cabra o cervatillos.

Uno de los problemas en la conservación y la recuperación del lince ibérico está en su alimentación: ya que es tan selectivo con sus presas, necesita un hábitat donde abunden. Además, las enfermedades que aparecen en sus presas también son motivo de alarma para su supervivencia.

Hábitat del lince ibérico

El lince ibérico vive en el bosque mediterráneo: lugares que se caracterizan por ser poco escarpados, con grandes extensiones de terreno plano, muchos matorrales y hierba baja. Sin que estén afectados por la acción del hombre, en la península ibérica quedan pocos lugares así.

Hace unas décadas, el lince vivía en Andalucía, Sierra Morena y Sierra de Gata en España, y al sur de Portugal. Durante los primeros años del siglo XXI se extinguió de muchos de estos lugares. Actualmente, sobrevive sobre todo en Andalucía, concentrados en el parque natural de Doñana y se ha reintroducido en Sierra Morena.

Sin embargo, se están preparando otros hábitats para poder introducirlo en ellos y así conseguir la expansión de la especie: se está acondicionando el valle del Guadiana en Portugal. Cuando haya poblaciones estables de conejos, y desaparezca la acción humana en esos lugares, se planea expandirlos a ellos.

El progreso en la recuperación

Durante los primeros años del siglo XXI el lince tenía una población tan escasa que situaron a la especie en peligro crítico de extinción: se calculaba que quedaban menos de 100 ejemplares. Por suerte, los esfuerzos en su conservación están dando frutos y ahora hay más de 500.

Lince

Para conseguir su recuperación se están llevando a cabo diferentes proyectos: se está estudiando a fondo su modo de vida para acondicionar nuevos hábitats, pero también se está produciendo la cría en cautividad para asegurar la reproducción.

Además, se han reintroducido en lugares donde habían desaparecido. Este paso ha sido todo un éxito, ya que se están produciendo nacimientos en libertad sin la intervención de los humanos. En algunas zonas se han instalado numerosas cámaras ocultas para poder conocer exactamente cómo viven y a qué problemas se enfrentan.

Las amenazas para el lince en la península ibérica

A pesar de que los datos son optimistas, no hay que olvidar que el lince en la península ibérica sigue en peligro de extinción. 2017 y 2018 fueron años en los que hubo muchos nacimientos, pero también muchas muertes accidentales que se podrían haber prevenido.

Actualmente, el mayor peligro de muerte que tienen los linces ibéricos son los atropellos, ya que hay carreteras secundarias que cruzan parte de sus hábitats. Además, son preocupantes las trampas dispuestas para otros animales, como zorros o conejos, porque también caen en ellas.

El lince ibérico es el felino más amenazado del mundo, pero se encuentra en proceso de recuperación. Está siendo un trabajo cuidadoso y lento, pero los datos de la última década parecen optimistas.

Te puede gustar