Estructura social de las manadas de elefantes

Virginia Duque Mirón · 12 diciembre, 2017

Hay animales que no conocemos en demasía quizá porque no existen en el país en el que vivimos, como por ejemplo lo que ataña a las manadas de elefantes. Para acercarnos un poco más a este ejemplar vamos a examinar detalle a detalle su estructura social. ¿Quieres acompañarnos?

De hecho, examinar la estructura social de los elefantes es cuanto menos interesante, pues muchos investigadores están asombrados de ella. Vamos a ver por qué.

Conozcamos la estructura social de las manadas de elefantes

La estructura social de los elefantes es muy compleja y diferente de otros rebaños de animales. Por ejemplo, los machos viven en un rebaño mientras que las hembras están en otro diferente.

Elefantes en el rio

Las hembras permanecen en el mismo rebaño toda su vida, por lo que crean una estrecha relación con todos sus familiares más cercanos. Además, son muy sociales entre sí y no es extraño verlas jugar unas con otras o con otros miembros de la familia.

Por ejemplo, podemos verlas echándose chorros de agua unos a otros, aunque hay investigadores que sostienen que lo hacen para aliviarse del calor. No obstante, parecen hacerlo como si fuera un juego, así que se podría decir que las elefantas son la alegría de la manada.

Las hembras no son sociales solo entre sí, sino también con otros fuera de se manada, incluida la de los machos. Cuando una hembra llega a la manada de machos esta es bien recibida y puede permanecer un tiempo allí sin problema.

Podría suceder que algún miembro de la manada quisiera aventurarse por su cuenta y se marchara de su grupo.  Esto no supondrá un problema si algún día regresa; los elefantes tienen una memoria increíble que les permitirá recordar quiénes eran miembros de su manada y quiénes no.

¿Y qué hay de los machos en las manadas de elefantes?

Los machos son muy diferentes de las hembras, pues no son tan sociales y les gusta vivir aislados. De hecho, son conocidos por formar manadas de solteros; solo suelen salir y socializar cuando quieren una pareja y, una vez lo consiguen, vuelven a su manada. Los más mayores suelen ir por los bordes mientras que los jóvenes están al centro como símbolo de protección.

Los elefantes podrán irse fuera de la manada por un par de días para luego regresar. Cada vez que lo hacen, el tiempo irá aumentando hasta que cuando alcanzan los 14 años de edad aproximadamente ya no regresan más a la manada.

Uno de los motivos por los que esto sucede es porque el liderazgo de la manada es una lucha constante durante todo el tiempo. Por eso, aquellos que no lo consiguen prefieren aventurarse por su cuenta.

Curiosidades de los elefantes

Hay otras muchas curiosidades que rodean a los elefantes y que atraen nuestra atención. Por ejemplo:

Elefantes

  • Sus emociones. Los elefantes pueden llorar del mismo modo que lo hacemos nosotros, especialmente cuando un bebé nace o un miembro de la manada muere. Tienen sentimientos similares a los nuestros, que demuestran con dolor y lágrimas.
  • Ayuda para las crías. Cuando un bebé elefante nace, toda la atención de la manada gira en torno a él. Si por alguna razón la madre muriera, todos los miembros de la manada se engargarán de que la cría sobreviva.
  • Les encanta jugar. Aunque parezcan serios, especialmente los machos, no lo son todo el tiempo. Son animales muy juguetones a los que le gusta tirarse agua o chapotear. Eso sí, si hay peligro en la manada o el alimento escasea, su carácter cambia.
  • Su inteligencia. El dicho de “tienes memoria de elefante” es totalmente cierto. Su memoria y su inteligencia ha sido siempre algo muy estudiado por investigadores y científicos, ya que es un asunto intrigante aún por descubrir. Se dice que su cerebro pesa en torno a seis kilos y que se pueden identificar a ellos mismos en un espejo. Increíble, ¿no?

Esperamos que con esta información que te hemos brindado hayas podido acercarte un poco más a este fascinante animal, que intriga a muchos y sorprende a otros.

Fuente de la imagen principal: ActiveSteve