La inteligencia de los animales de granja 

Alba Muñiz · 8 noviembre, 2015

Si lo tuyo es la ciudad y no el campo, quizá no hayas podido reparar en la inteligencia de los animales de granja, que no tiene nada que envidiar a la de un gato o la de un perro.

Datos sobre la inteligencia de los animales de granja

Te contamos algunos detalles sobre la asombrosa inteligencia de estos seres que muchas veces sufren maltrato y hacinamiento en criaderos y otros establecimientos de producción de alimentos. Y que, en gran parte de los casos, forman parte de nuestra dieta cotidiana.

La inteligencia de los animales de granja no tiene nada que envidiar a la de un gato o la de un perro.

Cerdos

cerdo 2

Los cerdos parecen llevarse las palmas en cuanto a nivel de inteligencia, al igual que los elefantes y los delfines. Estos animales aprenden de manera más rápida que los canes o los primates.

El profesor Donald Broom -de la Universidad de Cambridge- asegura que sus capacidades cognitivas son superiores a las de un niño de tres años.

Entre los datos que avalan su inteligencia, podemos señalar que:

  • Poseen una excelente memoria a largo plazo.
  • Tienen un vocabulario de más de 20 sonidos diferentes.
  • Se comunican entre ellos y se nombran unos a otros.
  • En la mayoría de los casos, responden cuando un humano los llama por su nombre.
  • Pueden abrir y cerrar puertas, arrear rebaños y hasta aprender diversos juegos.

Vacas

Al igual que los cerdos, las vacas también se reconocen entre sí e incluso desarrollan profundos lazos familiares y de amistad.

Al igual que los inteligentes chimpancés, tienen relaciones colaborativas, como son las “asociaciones de aseo”.

El profesor Broom destacó que, cuando resuelven los desafíos intelectuales que se les presentan, las ondas cerebrales reflejan entusiasmo y su ritmo cardíaco se eleva. La resolución de un problema la festejan a los saltos, moviendo sus colas y corriendo alegremente.

La memoria también parece ser el fuerte de estos bovinos. Según explica el profesor Joe Stookey, de la Universidad de Saskatchewan, poseen buena memoria espacial; en otras palabras, recuerdan dónde están las cosas.

Gallinas

La doctora Lesley Rogers, de  la Universidad de New England, señala que finalmente se comprobó que las capacidades cognitivas de las aves son similares a las de los mamíferos, incluidos los primates.

Las gallinas, por ejemplo, al igual que los humanos y los monos, pueden anticipar el futuro y demostrar total dominio de sí mismas.

Estas aves se comunican entre sí con más de 30 voces distintas. Por ejemplo, avisan al resto del grupo sobre los lugares donde hay alimento o alertan sobre distintos predadores. Esta comunicación comienza antes de nacer, ya que aún dentro del huevo “hablan” con su madre.

Además:

  • Encuentran la salida si se los pone en un laberinto
  • Viven en comunidades organizadas
  • Aprenden unas de otras

Ovejas

Las ovejas tienen la capacidad de experimentar emociones utilizando los mismos mecanismos que los seres humanos. Se comprobó que pueden sentir:

  • Miedo
  • Ira
  • Rabia
  • Desesperación
  • Aburrimiento
  • Asco
  • Felicidad

Otras investigaciones han demostrando que los ovinos poseen idénticos mecanismos neuronales que los humanos para el reconocimiento visual. Esto les permite memorizar las caras de hasta 50 personas y de 50 ovejas durante más de dos años.

Además, están en condiciones de aprender a resolver rompecabezas, recordar lo que aprendieron y adaptarse a circunstancias nuevas de forma más rápida que los monos.

También las cabras…

La profesora Jenny Morton, de la Universidad de Cambridge, asegura que tanto las cabras como las ovejas:

  • Mueven la cola en señal de amistad
  • Reconocen sus nombres
  • Forman lazos fuertes con personas y congéneres

¡Respetemos los derechos de los animales!

criar gallinas

A diario, nos sorprendemos con la información que viene a corroborar cada vez más la inteligencia y sensibilidad de los animales.

Quizá algún día el hombre también empiece a respetar sus derechos y evite los maltratos de todo tipo a los que suele someterlos. Entre ellos:

  • Explotación en criaderos
  • Caza indiscriminada
  • Abandono
  • Destrucción de hábitats naturales
  • Utilización en espectáculos legales e ilegales
  • Tráfico de especies exóticas
  • Encierros en zoológicos

Nuestra supuesta superioridad no debería nublar nuestro corazón. ¡Respeta a los animales, por favor!