Diferencias de cría entre ovejas y cabras

Francisco María García · 7 febrero, 2019
Aunque puedan parecer similares, las divergencias en la cría de ovejas y cabras hace más recomendable especializarse en la producción con solo una de estos dos animales

El conocimiento sobre las diferencias de cría entre ovejas y cabras es imprescindible antes de hacer una inversión ganadera. La producción de ganado implica invertir importantes sumas en animales y traslado; lo fundamental será ir dando pasos seguros para optimizar los recursos invertidos.

Aunque la cría de ovejas y cabras puede ser una opción válida, la especialización debe tener en cuenta sus peculiaridades específicas. Los grandes productores de ganado logran buenos resultados gracias al conocimiento que ofrece trabajar con una sola especie de ganado.

Principales diferencias de cría entre ovejas y cabras

Hay tres diferencias centrales en cuanto a la cría de ganado ovino o caprino. La primera es el clima de crianza que requiere cada especie, la segunda es la alimentación y la tercera es el interés productivo.

1. Criar según el clima

Las variaciones en el clima incidirán en el objetivo que cada productor o productora de ganado se proponga. Por ejemplo, se puede criar para producir leche, pelaje o carne. A su vez, cada potencial producto puede combinarse con otro, como ocurre con la producción de lana y leche en caso de las ovejas.

  • El clima para la cría de cabras

Aunque las cabras se adaptan a todo tipo de clima, terreno y geografía, existen razas que prefieren una u otras características. Algunas razas prefieren climas fríos, mientras que otras no salen adelante fuera de tierras cálidas.

Cría de ovejas

  • El clima para la cría de ovejas

En el caso del ganado ovino, primero conviene, como se ha mencionado, definir el objetivo de su producción; de ello dependerá la raza idónea para el clima de la crianza. Si se desea criar para producir lana, hay que saber que solo algunas razas específicas pueden proporcionarla.

2. Criar según la alimentación

Tanto las ovejas como las cabras son animales herbívoros, pero no todas las plantas son de preferencia de ambas especies. Entre las diferencias de cría entre ovejas y cabras, lo referente a la alimentación influye considerablemente en el éxito de la producción.

  • La alimentación para la cría de cabras

Por ser animales rumiantes, las cabras prefieren para su alimentación hojas duras, malezas y tallos. En estado natural, las cabras se alimentan de plantas de regiones montañosas y de distintos tipos de pasto; la variedad es una constante en su alimentación.

  • La alimentación para la cría de ovejas

Al igual que las cabras, las ovejas prueban diferentes tipos de plantas para alimentarse. La diferencia principal radica en que casi no comen nada que no sea hierbas tiernas, un alimento natural que, por su parte, las cabras suelen rechazar.

3. Diferencias en cuanto a producción

Como vemos, la producción que se obtiene de la cría caprina y ovina tiene que ver con la carne, el pelaje y la leche. El secreto para competir y ganar en esta empresa está en saber qué producto supone menos riesgos y más ganancias.

Ovejas y cabras

La producción de carne de cabra y oveja no es una de las mejores apuestas comerciales. Se trata de un alimento con alto contenido en colesterol, por lo que su ingesta suele ser eventual en los hogares. Por otra parte, un mínimo descuido y toda la producción puede contaminarse con parásitos transmisibles a las personas.

La producción de leche sí supone beneficios a los productores. Las personas están bastante familiarizadas con este alimento que, además, no posee lactosa. En el caso de la leche de cabra, se estipula que tiene un 25 % más de calcio que la leche vacuna.

Por su parte, la cantidad de calcio de la leche de oveja supera con creces a la de vaca y cabra; se estima en un 80 % más. Por otra parte, la leche de oveja es muy recomendable, por ser más ligera y fácilmente digerible que las otras dos.

Como consideraciones finales, podemos asumir que las diferencias de cría entre ovejas y cabras deben sopesarse en lo referido a los beneficios que una u otra especie suponen. Si bien los gastos de mantenimiento para los ganados caprino y ovino no tienen muchas diferencias, sí las hay en la rentabilidad de uno y otro caso.

En cualquier caso, los productos obtenidos de este ganado no convencional van creciendo en popularidad. Según algunos estudios económicos, la perspectiva de una alternativa a la carne y leche de vaca es cada vez mejor recibida por la población.