Cómo proteger tu ganado de los depredadores

Francisco María García · 13 enero, 2018
Cuando se opta por la crianza extensiva del ganado, la convivencia con especies salvajes es una realidad; algunas de ellas, como los zorros y los lobos, serán depredadoras naturales del ganado vacuno u ovino

Los ganaderos profesionales y también los principiantes deben tener muy claro que la seguridad del ganado es una prioridad. Además de los cuidados con su alimentación, higiene y medicina preventiva, es crucial saber cómo proteger tu ganado de las posibles amenazas y de los depredadores.

Posibles amenazas y métodos de seguridad

Cuando se opta por la crianza extensiva del ganado, la convivencia con especies salvajes es una realidad. Algunas de ellas, como los zorros y los lobos, serán depredadoras naturales del ganado vacuno u ovino.

El ganadero también tendrá que enfrentarse a posibles intentos de hurtos, infestaciones o epidemias. Sin hablar de posibles patologías derivadas de la higiene y de una medicina preventiva deficiente. Todo ello evidencia la necesidad de optar por métodos eficientes para mantener el ganado seguro y saludable.

No obstante, es fundamental resaltar que dichas medidas de seguridad necesitan ser viables y sostenibles. Por un lado, no debemos poner en riesgo el equilibrio del ecosistema al cazar animales autóctonos.

Por otra parte, el sistema de seguridad no tiene que impactar negativamente en los beneficios del productor.  A continuación, te proponemos alternativas eficientes de cómo proteger tu ganado.

Preferencia por las razas ganaderas autóctonas

Al hablar de seguridad en ganadería, pensamos casi inmediatamente en depredadores naturales. Sin embargo, los problemas de adaptación a los cambios climáticos y a la geografía también pueden amenazar la salud del ganado. En estos casos, la medida de seguridad más simple y eficiente está en optar por razas autóctonas.

Cómo defender el ganado de depredadores

Además de favorecer su adaptación, garantizamos un óptimo aprovechamiento de los recursos naturales disponibles en las tierras originales. Ello sumado al hecho de que dichas especies suelen defender con más eficiencia sus crías frente a los depredadores.

Una adecuada medicina preventiva para tu ganado

La falsa idea de que los animales de campo ‘se crían solos’ puede resultar fatal. Si bien el ganado suele ser naturalmente resistente, puede verse amenazado por infecciones de parásitos internos y externos.

Las enfermedades amenazan no solo los beneficios del ganadero, sino también la salud de los animales y de quien consuma su carne.

Una adecuada medicina preventiva para tu ganado debe ser muy estricta con las vacunaciones y desparasitaciones periódicas, así como las visitas del veterinario especializado. Además, incluyen una alimentación equilibrada, hidratación reforzada y posibles aplicaciones de antibióticos.

Cómo proteger tu ganado: vigilancia permanente

Una de las causas indirectas de la mortandad del ganado es la falta de vigilancia en los campos. El control deficiente favorece las invasiones de depredadores, posibles hurtos, y tampoco es eficaz para controlar el estado de salud del ganado.

Otra mala práctica de seguridad es la falta de recolección de los restos del parto o de animales muertos. Estos residuos orgánicos favorecen la proliferación de microorganismos patógenos y atraen a los depredadores.

Cómo proteger el ganado de depredadores

Todo ello nos lleva a la conclusión de que la vigilancia constante, día y noche, es un requisito fundamental para mantener tu ganado a salvo.

La importancia del cercado y de la estabulación nocturna

La vigilancia nocturna no es suficiente para proteger a tu ganado con la llegada de la oscuridad. Para garantizar su seguridad, debemos meterlos durante toda la noche en refugios apropiados para su porte.

Por otro lado, el cercado es una tradición en la ganadería, pero no siempre está bien confeccionado para impedir los ataques de depredadores. Muchos animales tienen la capacidad de trepar sobre las vallas simples, hechas únicamente en sentido horizontal.

Para lograr un mejor cercado, se recomienda conocer técnicas más modernas, como la británica Fladry (o ‘barbacana’ en los EEUU). Se trata de una cuerda que contiene trozos de telas resistentes en colores vivos y de plástico. Los colores, los reflejos y el movimiento ayudan a desconcentrar y ahuyentar los depredadores naturales.

Cómo proteger tu ganado: perros de guarda

Si hablamos de tradición, seguramente el uso de perros de guarda es una de las mejores medidas clásicas de seguridad. Los canes pastores han acompañado la humanidad en el desarrollo de la actividad agrícola. Y hasta hoy, son compañeros fieles que demuestran una inagotable voluntad de trabajar junto a los hombres de campo.

Un can de guarda debe ser entrenado y estar física y emocionalmente preparado para proteger a sí mismo y a su territorio. Además, es fundamental calcular el número adecuado de perros según la extensión de las tierras, la cantidad de ganado y la presencia de depredadores.

Para saber más sobre cómo proteger a tu ganado, es fundamental estudiar nuevas técnicas de defensa en el campo.