La reproducción de las ovejas

Para la reproducción de las ovejas, hay que saber que el ciclo estral es el período en el que la hembra acepta al macho; es decir, es receptiva sexualmente.
La reproducción de las ovejas
Francisco María García

Escrito y verificado por el abogado Francisco María García.

Última actualización: 20 enero, 2022

Las ovejas son mamíferos cuadrúpedos y herbívoros. Su nombre científico es Ovis orientalis aries y se crían en un gran número de países por todo el mundo con distintas finalidades. Aunque todas pertenezcan a la misma especie, se han registrado más de 10 000 variedades de ovinos con características físicas y comportamentales especializadas.

La cría de este ganado está dirigida fundamentalmente a la comercialización de leche y carne para el consumo humano. De todas formas, también sirven como fuente de productos orgánicos que son de utilidad en la industria textil, como la piel y la lana.

Más allá de su explotación en el ámbito ganadero, hay personas que deciden tener ovejas en granjas o patios propios como animales de compañía. Por estos motivos y más, aquí te contamos todo lo que hay que saber sobre la reproducción de las ovejas y cómo hacer que las crías lleguen a buen puerto.

Lo que hay que saber sobre la reproducción de las ovejas

Las ovejas tienen un tipo de reproducción sexual y vivípara. Esto quiere decir que se requieren los gametos de un macho y de una hembra para producir un embrión y que este se desarrolla en el vientre materno. A continuación te mostramos todo lo que debes saber sobre el ámbito sexual de estos animales.

La pubertad

Las ovejas hembras alcanzan la pubertad cuando cumplen unos 5 meses de edad, aunque esta condición puede oscilar entre los 5 y los 10 meses. En el caso de los machos ocurre con cierta antelación, entre los 3 y los 6 meses después del nacimiento.

Sin embargo, para la primera monta de las hembras, es necesario esperar a que cumplan entre 8 y 10 meses. No es extraño que los machos puedan intentar cubrir a las hembras antes de este periodo, pero muchos criadores esperan a que cumplan un año para comenzar la reproducción. De hecho, y de forma natural, los más precoces lo intentan a los 6 o 7 meses de vida.

Debido a la maduración sexual temprana de los machos, los expertos recomiendan separarlos de las hembras cuando son jóvenes. Se intenta, de esta manera, evitar la reproducción de las ovejas entre ejemplares consanguíneos o que tengan lugar lesiones indeseadas.

Alimentación para ovejas

Ciclo reproductivo de las hembras

El ciclo estral (celo de los mamíferos) es el período durante el cual la hembra acepta al macho; es decir, en el que se encuentra receptiva sexualmente. Esto quiere decir que no todos los seres vivos son capaces de dejar descendencia en los 12 meses del año, cosa que sí ocurre en humanos (exceptuando el periodo menstrual).

Una vez llega la época de celo, se producen los cambios hormonales necesarios para que la hembra pueda ser fecundada. Hay que añadir que, aunque las ovejas presentan varios ciclos estrales en el año, estos dependen de las estaciones. A nivel técnico, este rasgo reproductivo se conoce como poliéstrico estacional. 

En el caso de las ovejas, las gonadotropinas (sintetizadas en la glándula pituitaria) son unas de las grandes inductoras de la ovulación. 

La reproducción de las ovejas según la estación

Existen varios factores que influyen en los ciclos reproductivos de las ovejas: el tipo de alimentación, la temperatura ambiental, el peso de cada ejemplar, el estado de salud general, la presencia de machos y la estación del año (el más importante).

En este sentido, el fotoperiodo, nombre que recibe el tiempo del día en que el animal está expuesto a la luz, determina los ciclos estrales de las ovejas. Dependiendo de esta exposición a la luz, los ovarios comienzan a funcionar en mayor o menor medida gracias a liberación de hormonas en el torrente sanguíneo de la hembra (gonadotropina y otras).

En el caso de las ovejas, el periodo reproductivo ocurre cuando los días son más cortos, es decir, cuando oscurece más temprano. Esto tiene que ver con la producción de hormonas que se estimulan con la luz.

Esta temporalidad es crucial para que las hembras puedan parir en condiciones climáticas favorables, sobre todo durante la primavera. Es una manera de garantizar que aumenten las probabilidades de sobrevivir de las crías.

Algunas razas son algo menos proclives a mostrar estacionalidades en su celo debido a la selección genética llevada a cabo por los humanos. Algunas de ellas son Rambouillet, Merino, Finnsheep, Romanov y Karakul.

¿Cómo detectar el celo de las ovejas?

Durante el ciclo de reproducción de las ovejas, se debe observar lo siguiente:

  • La vulva está sonrojada y húmeda.
  • La oveja orina con más frecuencia de lo habitual.
  • Bala con más insistencia.
  • Agita la cola de un lado a otro en presencia del macho.

Si se presentan estas características, probablemente la oveja esté en celoEl ciclo estral completo de la oveja dura entre 13 y 19 días (repitiéndose varias veces durante la primavera). De todas formas, la ovulación per se y la capacidad de quedarse embarazada solo tiene lugar cuando se produce la liberación de los óvulos, en un intervalo de 24-36 horas.

Las ovejas deben fecundarse en un intervalo temporal concreto para poder quedarse embarazadas. Hay que tener las fechas bien controladas, pues esta oportunidad dura menos de 2 días. 

El momento previo

Antes de cruzar a la oveja hembra con un macho, es necesario que acuda a una revisión veterinaria. Puede que sea necesario cortarle el pelo, lijar sus pezuñas e incluso aplicarle un tratamiento antiparasitario. Si existe un riesgo de aborto en el grupo ya registrado, también se hará necesaria una vacunación preventiva ante ciertos patógenos.

Además de lo citado, también deberán examinarse las ubres de todas las contendientes a la reproducción. Por desgracia, habrá que descartar a aquellas que sufran (o hayan sufrido) problemas en las mamas, prolapsos vaginales u otras condiciones que pongan la vida de madre e hijo a largo plazo.

Una vez se han tomado todas las precauciones necesarias y la oveja está ovulando, se puede juntar con el macho en cuestión para que la insemine. 

Gestación

La gestación aproximadamente 5 meses (entre 145 y 153 días). En este período se debe observar la alimentación del animal, ya que requiere un poco más de comida. Por ello, es ideal añadir granos y cereales a su dieta diaria para aumentar la ingesta calórica materna. Si bien se aumenta el volumen de alimento, no se debe exagerar, puesto que no es bueno que las ovejas embarazadas engorden de forma excesiva.

Por otra parte, es recomendable separar a la oveja preñada de los otros animales para evitar golpes y maltratos. Así se disminuye el riesgo de aborto. Los primeros 30 días son los más importantes, pues es cuando se produce la implantación embrional y existe un mayor riesgo de muerte fetal. Es muy importante no molestar a las ejemplares embarazadas en este intervalo temporal.

El parto

Se puede presumir que la oveja va a parir cuando se aparta de los otros animales. Además, se muestra inquieta y pierde el apetito. Se distinguen 3 periodos concretos durante el alumbramiento en esta especie:

  1. Dilatación cervical (3-4 horas).
  2. Expulsión de los fetos (1 hora después de romper aguas).
  3. Expulsión de la placenta (2-3 horas después del parto).

Tras la preparación para el parto, la vulva se inflama, se enrojece y la piel se ve suelta. Luego comienzan las contracciones y, con posterioridad, el ejemplar embarazado rompe aguas. Pasado un tiempo, el animal se echa y comienza a mirar hacia arriba mientras estira el cuello. En ese momento se esfuerza por expulsar al cordero: la cría nace.

Por lo general, el parto es un proceso natural que no requiere intervención. Si el cordero no está bien colocado, la ayuda humana es fundamental para el nacimiento. El pastor, o la persona que cuida del rebaño, debe lavarse bien las manos, introducir una de ellas en la vulva de la oveja y acomodar cuidadosamente la cría. Un parto normal no debería demorarse por más de 2 horas tras la ruptura de aguas.

Por fin, y después de que la oveja haya terminado la labor de parto, se le da agua fresca. En general, como habíamos dicho antes y como hemos podido observar, el proceso de reproducción de las borregas apenas requiere de la intervención humana. Solo hay que interferir si la duración es excesiva o si la madre muestra signos claros de dolor.

Alimentación para ovejas

Aunque la reproducción de las ovejas es fascinante, hay que tener en cuenta que traer una vida al mundo es, en última instancia, responsabilidad del tutor o ganadero que está a cargo de ellas. Si quieres que tus ovejas tengan crías, empápate de información y acude a tu veterinario para solventar cualquier duda antes de embarcarte en la aventura.

Te podría interesar...
Alimentación para ovejas: todos los consejos
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Alimentación para ovejas: todos los consejos

La alimentación para ovejas debe contener los nutrientes adecuados para suplir su organismo y conservar su salud. ¿Cómo alimentar a estos animales?



  • Rosa, H. J. D., & Bryant, M. J. (2003). Seasonality of reproduction in sheep. Small ruminant research, 48(3), 155-171.
  • Notter, D. R. (2008). Genetic aspects of reproduction in sheep. Reproduction in Domestic Animals, 43, 122-128.
  • Abecia, J. A., Forcada, F., & González-Bulnes, A. (2011). Pharmaceutical control of reproduction in sheep and goats. Veterinary Clinics: Food Animal Practice, 27(1), 67-79.