Curiosidades del cerdo de mar

Alejandro Rodríguez · 18 enero, 2019
El cerdo de mar es sin duda uno de los reyes en cuanto a rarezas de las profundidades marinas; sigue leyendo para descubrir más sobre él

De todos los animales que habitan en las profundidades oceánicas, el cerdo de mar es, indudablemente, uno de los más extraños y curiosos. Pertenecen al género Scotoplanes y se conocen tres especies: S. globosa, S. angelicus y S. mutabilis. Este género de animales pertenece al grupo Equinoderma, por lo que son parientes de los pepinos de mar, las estrellas de mar y los erizos.

Los cerdos de mar suponen aún un misterio que los científicos no han logrado esclarecer totalmente, a pesar de que está presente en todos los océanos del mundo.

Características del cerdo de mar

Descubiertos hace más de un siglo, estos pequeños animales miden entre 5 y 20 centímetros. Su apariencia rolliza y su color rosado les ha valido el nombre de ‘cerdo de mar’. Poseen unos pares de patas alargados en forma de tubo, que tienen la capacidad de inflarse y desinflarse hidráulicamente. Este número de apéndices varía dependiendo de la especie, pero suele oscilar entre 5 y 7 pares.

Son estos apéndices lo que les ayuda a moverse por el lecho marino. En la parte superior de la cabeza, los cerdos marinos presentan unas estructuras similares a unas antenas. Estas funcionan en realidad como apéndices auxiliares que los ayudan a impulsarse en las corrientes oceánicas, y se cree también que cumplen un papel como sensores químicos para la detección de alimento fresco.

Alimentación del cerdo de mar

Al vivir en el fondo del océano, el cerdo de mar se alimenta en su mayoría de partículas orgánicas que provienen de la descomposición del resto de organismos. Usando unos tentáculos que tienen en la boca, tamizan el lecho e ingieren el alimento.

Cerdo de mar: características
Fuente: http://www.10tons.dk

Existe un fenómeno en los cerdos marinos que solo se da cuando el alimento abunda, como cuando un cadáver de ballena llega a parar al fondo oceánico. En ese momento, se ha podido observar a un gran grupo de cerdos marinos alimentándose en torno al cadáver.

Lo curioso es que todos los cerdos marinos se orientan hacia la misma dirección en estas situaciones. Estudios científicos revelan que puede deberse a que el cerdo de mar se oriente hacia la corriente, de manera que pueda encontrar la mejor situación para alimentarse.

¿Dónde podemos encontrar al cerdo de mar?

Si antes hemos mencionado que se trata de un animal extremadamente raro, no nos referimos a su número. Este animal habita en todos los océanos del mundo. Sin embargo, para poder ver un ejemplar tendremos que adentrarnos en aguas profundas, concretamente entre 3 000 y 5 000 metros de profundidad.

Cerdo de mar: información
Fuente: https://www.nauticalnewstoday.com/

El cerdo de mar es especialmente abundante en llanuras abisales del océano Atlántico, Pacífico e Índico. Su presencia también está relacionada con lo que ocurre en la superficie, ya que cuando las condiciones en la superficie son adversas, la población del cerdo de mar aumenta.

La razón es simple: si las condiciones son adversas, el ratio de mortalidad de los animales que viven a poca profundidad aumenta, con lo que el alimento que llega al fondo oceánico es mayor. Esto supone una ventaja evolutiva para el cerdo de mar.

¿Está amenazado el cerdo de mar?

Siendo un animal con un alto grado de presencia en el océano, el cerdo de mar actualmente no está en peligro de extinción. Sin embargo, la pesca de arrastre en alta mar está disminuyendo su número.

Se calcula que entre 300 y 600 ejemplares son arrastrados con esta técnica de pesca. Esto disminuye la posibilidad de que estos animales puedan ser depredados por otras especies, para las cuales constituyen la base de su alimentación.

Fuente de la imagen principal | http://echinoblog.blogspot.com

  • Hollis, D. J., Edgington, D., & Cline, D. (2016). Automated Detection of Deep-Sea Animals. Digital Commons, http://digitalcommons. calpoly. edu/star/370.
 
  • Hansen, B. (1972, June). Photographic evidence of a unique type of walking in deep-sea holothurians. In Deep Sea Research and Oceanographic Abstracts (Vol. 19, No. 6, pp. 461-IN3). Elsevier.