¿Cuántos gatos existen en todo el mundo?

24 febrero, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el abogado Francisco María García
A la pregunta de cuántos gatos existen ya se han realizado estudios para ofrecer una respuesta; en realidad, son tantas las razas, variaciones y formas de vida de los felinos que este dato es muy difícil de conocer

A nosotros, amantes de los gatos, nos gusta siempre conocer más sobre estos admirables  felinos y encantarnos con sus habilidades, pero ¿tenemos alguna idea sobre cuántos gatos existen en todo el mundo?

¿Es posible calcular cuántos gatos existen en todo el mundo?

Probablemente, todos suponemos que la población felina es muy abundante, ya que los mininos se reproducen con mucha facilidad. Pero ¿realmente seríamos capaces de estimar cuántos gatos existen en todo el mundo?

En Ecology Global Network han aceptado el desafío de calcular la cantidad total de mininos en todos los continentes. Según sus cálculos, existirían cerca de 600 millones de gatos en el mundo entre los felinos domésticos, los callejeros y los que se encuentran en protectoras y refugios.

Lógicamente, se trata de una estimación, ya que sería imposible contabilizar todos los gatos existentes en el planeta. Principalmente si consideramos que la población callejera crece diariamente, sin tener un registro que permita seguir su avance.

Para darte una idea, solo en España se calcula que cerca de 140 000 gatos y perros son abandonados a cada año. Si proyectamos esta cifra a niveles mundiales, es evidente por qué es tan difícil saber cuántos gatos existen en el mundo.

Una vez más hay que recordar la importancia de evitar los animales abandonados en las calles; y también por qué es tan urgente y necesario controlar la sobrepoblación callejera. Entre otras cosas, para evitar el contagio de enfermedades.

Refugios para gatos callejeros

¿Cuántas razas de gatos existen en el mundo?

Esta es otra pregunta difícil de contestar con precisión, ya que no todas las razas felinas están reconocidas y registradas. Además, existen varias asociaciones y sociedades felinas a nivel internacional y local que reconocen a diferentes razas de gatos.

Para mencionar algunos ejemplos, la Cat Fanciers’ Association (CFA) reconoce a 42 razas felinas, mientras la Federación Internacional Felina (FIFe) reconoce a 48 razas. Por su parte, The International Cat Association (TICA) tiene un registro con un total de 71 razas de gatos en el mundo.

¿Por qué hay tantos gatos en el planeta?

Las cifras confirman que el Felis catus –gato doméstico– es el felino de mayor distribución y mejor adaptación en la historia. En parte, ello se debe a los poderosos instintos cazadores y a la inteligencia de estos felinos. A pesar de su reducido tamaño, los mininos cuentan con todas las habilidades físicas, sensitivas y cognitivas de los grandes felinos.

Sin embargo, su éxito está innegablemente asociado al interesante vínculo generado entre los mininos y la humanidad. No sabemos exactamente cómo ha empezado la relación entre hombre y gato, pero sí observamos que ha resultado claramente beneficiosa para ambas partes.

Su domesticación ha empezado, probablemente, hace unos 10 000 años, pero su trayectoria junto a la humanidad ha tenido muchos matices. Para los egipcios, los gatos eran animales sagrados cuya figura se asociaba a las divinidades.

Durante la Edad Media, muchos felinos –especialmente los de color negro– fueron asociados a la brujería, por lo que eran asesinados y ahuyentados de las ciudades.

Colonias felinas

Posteriormente, han recobrado un rol esencial en el control de plagas, en especial en el continente europeo. Felizmente, los mininos han ganado su merecido espacio como animales de compañía, principalmente a partir de mediados del siglo XIX.

Pero la biología también tiene un rol clave

Por supuesto, la biología también juega un rol clave en la reproducción de los felinos. Básicamente, la población de gatos en el mundo jamás sería tan elevada o crecería tan rápidamente si no hubiera una ‘facilidad reproductiva’.

Por lo general, las gatas experimentan su primer celo cerca de completar sus seis meses de vida. Pero ello puede variar según el clima y la disponibilidad de luz solar en su ambiente, e incluso según su propio metabolismo.

El celo de las gatas puede extenderse durante varios meses, desde finales de invierno hasta el principio del otoño. Las hembras que viven en el interior del hogar, con temperaturas óptimas y buena luminosidad, pueden permanecer en celo durante todo el año.

Tras un embarazo de aproximadamente 60 días, la gata puede dar la luz a una camada de hasta seis o siete cachorros. Y algunas semanas después del parto, después de concluir el destete de sus crías, la hembra ya será fértil nuevamente: puede volver a quedarse embarazada.

En este sentido, es muy importante informarse sobre el celo en las gatas antes de decidir adoptar a una hembra felina. Hay que recordar que la esterilización es la mejor manera de prevenir camadas no planificadas y ayudar a combatir la sobrepoblación callejera.