Consejos para el celo de las gatas

Virginia Duque Mirón 8 marzo, 2018
Los felinos pasan unos días en esta situación, y durante ellos maúllan, marcan su territorio a través de la orina y se les puede ayudar con una manta caliente, con hierba gatera y con mimos; hay que evitar que se acerquen a otros ejemplares

Cuando los animales están en celo, se ponen nerviosos, es algo inevitable. Intentan saciar su deseo sexual en algún lado, y al no poder relacionarse con otros congéneres muchas veces intentan  escapar; en ocasiones lo logran. En el caso de los felinos es más complicado, pues estos suelen tener más facilidad para salir de casa. Te contamos qué hacer en la época de celo de las gatas.

Qué hacer con el celo de las gatas

Sus maullidos

Una de las primeras características que te harán notar el celo de las gatas es que comienzan a maullar de forma desesperada. De hecho, incluso podrás pensar que le duele algo o que está pasando por una enfermedad.

Algo que puedes hacer es adquirir un difusor que ayuda a disminuir estos sonidos y que por ende podría tranquilizar a tu mascota.

El olor

Cuando una gata está en celo es posible que marque su territorio a través de la orina. Aunque esto no sucede en todos los casos, es muy probable que lo hagan.

Claro, esto es un nuevo problema al que tendrás que enfrentarte. Lo primero que podemos aconsejarte es que lo tomes con buen humor y paciencia. Piensa que solo serán unos días y que pronto se terminará.

Usa sprays repelentes en los lugares en los que la gata se haya acostumbrado a orinar y a ser posible justo después de que lo haya hecho. Si ve que ‘su trabajo’ no tiene resultados quizá no vuelva a hacerlo.

Hay algunos repelentes que podrás hacer de forma casera. Durante esta época también es muy importante que su arenero esté limpio. Ya sabes que los gatos son muy higiénicos, y durante el celo, las gatas lo son aún más. Si ve suciedad en su caja de arena, esto la motivará a seguir orinando fuera.

Ponle una mantita caliente

Se ha comprobado que un ambiente acogedor, un calor agradable y un entorno tranquilo puede aliviar mucho el estrés ocasionado por el celo de las gatas. Por ello, si ves que tu gato está demasiado nerviosa, ponle en su camita una mantilla eléctrica o una bolsa de agua caliente que desprenda un calor que no queme y que la calme.

Celo de las gatas: cuánto dura

Hierba gatera

Este tipo de hierba, la hierba gatera, de la que ya te habíamos hablado, parece capaz de calmar a los gatos. Les encanta su olor y esta desprende una fragancia que tranquiliza a los felinos. Pon una cerca de su cama o de su comida, o en la zona que creas que la gata pasa más tiempo. Verás que los resultados son muy favorables.

Amuralla la casa

Es posible que tu gata esté acostumbrada a salir fuera de casa cada día y a entrar cuando quiere, pero esto en temporada de celo tiene que terminar. No dejes a tu gata sola en casa o sin vigilancia si existe la más mínima ranura por la que se pueda colar.

Incluso si tú estás en casa, intenta cerrar la puerta del lugar en el que esté si por alguna razón necesitas abrir ventanas. Ya sabes cuán escurridizos son estos animales.

Dale mimos

El celo de las gatas no deja de ser un movimiento de hormonas que revoluciona sus emociones. Por eso, es normal que tu gata sea más dependiente y que te busque para que la acaricies y la mimes. No te retraigas de hacer. Esto la hará sentir bien y estará más tranquila. Además, estrechará el vínculo que ambos ya tenéis.

Celo de las gatas: cuándo empieza

No dejes que se acerque a otros gatos

Si tienes más gatos en casa, esto podría suponer un problema, pues no pueden estar juntos. O bien puedes llevar a tus gatos a casa de un amigo o ponerlos en habitaciones separadas. Otra cuestión que podrías considerar es esterilizar a la gata para evitar en el futuro todos estos inconvenientes.

Te puede gustar