¿Cuántas aves no migratorias existen?

Como su propio nombre indica, estos ejemplares no cambiarán de lugar de residencia porque se han adaptado al entorno en el que habitan; pueden volar, pero distancias más cortas

Si bien creemos que todas las aves vuelan largas distancias según la época del año, también existen aquellas sedentarias que no se mueven de su territorio. En este artículo te hablaremos sobre ellas, las aves no migratorias del planeta.

¿Qué son las aves no migratorias?

Como su nombre lo indica, las aves no migratorias son aquellas que no tienen el hábito de dirigirse a otro sitio según la estación del año. Esto se debe a que han hallado un ambiente favorable con suficiente comida y temperatura adecuada, por lo cual no les hace falta ‘mudarse’ durante ciertos meses.

Las aves sedentarias o no migratorias pueden volar pero distancias muy cortas o bien cambiar de territorio, pero siempre en las cercanías de su hogar principal. A su vez, no deben hacer viajes extensos para reproducirse ni escapar del crudo invierno.

¿Qué aves no migratorias hay?

Si bien la mayoría de las especies de aves migra en algún momento del año o de su vida, las aves no migratorias o sedentarias se han podido adaptar a su entorno y no tienen la necesidad de desplazarse a otras latitudes cuando llega el invierno. Entre ellas podemos destacar:

1. Gorrión común

También conocido como pardal, el gorrión común -foto que abre este artículo- es un ave que se ha adaptado a la vida urbana, a tal punto que no se mueve de las ciudades ni siquiera cuando hace frío.

Aunque es originario de África del Norte y Eurasia, en la actualidad se lo puede encontrar en áreas templadas de todo el mundo. En libertad puede vivir unos siete años y en cautiverio casi el doble.

Es un ave de pequeño tamaño -no más de 16 centímetros de alto y 30 gramos de peso- y de cuerpo robusto con patas cortas. El plumaje es gris y marrón, las patas son rosadas y el pico, pequeño, negro. Se dice que es un ave muy inteligente y curioso, confiado de la presencia humana, rápido y de hábitos diurnos.

2. Carbonero común

El parus major es otra de las aves no migratorias de pequeño tamaño que se puede encontrar en Europa y Asia, aunque en este caso, prefiere los bosques a la ciudad. Es muy fácil de reconocer porque sus plumas son amarillas en el vientre, blancas en las mejillas y el resto negras.

Carbonero común: alimentación

El carbonero común además tiene un canto muy distintivo -aunque puede cambiar de tonos sin problemas- y una cola larga de color gris claro. Se alimenta de semillas e insectos que consigue entre la corteza de los árboles o en el suelo. Anida entre las ramas y cada temporada la hembra puede poner hasta ocho huevos del tamaño de una moneda de un céntimo.

3. Urraca común

Este ave, también conocida como picaza o pica pica, es sedentaria y habita las regiones de Europa, Asia y África de hasta 1 500 metros de altura, de preferencia bosques densos. Es uno de los animales más inteligentes y astutos que existen, ya que su cerebro es de gran tamaño en relación a su cuerpo.

Urraca común: características

El cuerpo de la urraca se caracteriza por ser bicolor: blanco en el pecho y las alas y negro en la cabeza, la cola, el pico y las patas. Algunos ejemplares pueden tener colas verdes o azules oscuro.

La urraca común es omnívora y se alimenta de insectos, cereales, carroña y huevos y polluelos de otras aves. Si es atacada por un ave rapaz se junta con otras ‘compañeras’ y le vuelan en círculos a su alrededor mientras graznan fuertemente para ahuyentarle.

4. Azor común

Se lo conoce también como gavilán azor y es otra de las aves no migratorias que han podido adaptarse a su hábitat sin problemas. Habita bosques, montañas y llanuras y no vuela nunca en campos abiertos. Se lo puede encontrar en la península ibérica, América del Norte, Europa y Norte de Asia.

Azor común: hábitat

De tamaño mediano y aspecto similar al del halcón -aunque está emparentada con el águila- este ave llega a los 120 centímetros de envergadura en pleno vuelo y al igual que las demás rapaces el macho es más pequeño que la hembra.

El pecho del azor es su característica más distintiva: las plumas son blancas y negras como si fuesen rayas. La cola es blanca, las alas son negras, los ojos son rojizos y las patas son amarillas. Nidifica en los árboles y cada año la hembra pone cuatro huevos, los cuales encuba por un mes y medio.

Te puede gustar