Los cuidados del loro en invierno

Este exótico ejemplar requiere de un ambiente adecuado que eluda el frío, ya que de que lo contrario la salud de esta mascota, que proviene de climas tropicales, podría correr peligro

Por su inteligencia, belleza y gracia al hablar, los loros se han vuelto la mascota preferida de muchos niños y adultos. Además de los cuidados básicos como su higiene y nutrición, las aves deben ser protegidas del frío.

A continuación, resumimos las necesidades básicas y los cuidados del loro en invierno, para ayudarte a preservar la salud de tu mascota.

Loros: morfología y comportamiento

Denominamos genéricamente ‘loro’ a más de 300 especies de aves que constituyen el orden de los Psitasiformes. Entre las que más se popularizaron como animales domésticos están las cacatúas, los guacamayos y los pericos.

Hay numerosas discusiones sobre cómo se ordenan en subfamilias y razas, pero son visibles las similitudes físicas que comparten estos pájaros. El pico corto y fuerte en forma de gancho, el atractivo plumaje colorido, las alas redondeadas y cortas y la orientación de los dedos de las patas.

La belleza del plumaje, la inteligencia y la facilidad de aprender a hablar son atractivos innegables de estas especies. No obstante, un ave solo desarrolla correctamente sus habilidades cuando se siente sana y segura.

Psitacosis en loros: causas

Por estas razones, antes de adoptar un loro como mascota es indispensable conocer sus necesidades básicas y los cuidados que requieren:

Cuidados del loro en invierno: medicina preventiva

La medicina preventiva es un aspecto crucial de los cuidados de un loro como mascota. Estas aves pueden enfermarse fácilmente, no solo por el frío, sino también por una higiene deficiente o una alimentación desequilibrada.

Una adecuada medicina preventiva debe comprender visitas periódicas al veterinario, vacunación y desparasitaciones periódicas, hábitos regulares de higiene y una dieta equilibrada. Debemos recordar que la tenencia responsable de aves es esencial para preservar estas especies y evitar la diseminación de diversas zoonosis.

Si ya se acercan los días más fríos del año, lo ideal es llevar rápidamente tu loro al veterinario especializado. Es importante revisar su estado de salud antes del invierno, para evitar el agravamiento de cualquier patología. Además, podemos aprovechar la consulta para desparasitarlo.

La higiene de tu loro es determinante para su salud

Es muy importante no descuidar de la higiene de tu loro con la llegada del frío. Las aves son animales naturalmente limpios, pero suelen ser afectados fácilmente por parásitos internos y externos. Estos microorganismos se diseminan con facilidad en la jaula y en los accesorios de tu mascota.

Tratamiento de la psitacosis en loros

Debemos limpiar diariamente la bandeja de excrementos y los restos de comida. La acumulación de estos residuos favorece la multiplicación de diversos agentes patógenos en el hogar.

También es fundamental higienizar la jaula y el espacio de tu loro dos veces a la semana. Todos los accesorios deben ser lavados y desinfectados para eliminar hongos y bacterias.

Existen productos específicos para combatir los ectoparásitos en las aves, principalmente el ácaro rojo. Se recomienda utilizarlos en el aseo y en la medicina preventiva de tu loro.

Además, es importante revisar sus patas, plumas y pico semanalmente. Al reconocer cualquier herida, alteración de color o apariencia, es indispensable acudir rápidamente al veterinario.

El ambiente ideal para proteger a tu loro del frío

Los loros son autóctonos de climas cálidos, tropicales y subtropicales, donde las temperaturas no varían bruscamente. Con la llegada del invierno, debemos acondicionar el ambiente para proteger nuestra mascota de las bajas temperaturas.

Enriquecimiento ambiental para loros

Lo más importante es evitar que tu loro se exponga a la intemperie durante el invierno. Lluvias, nieve, vientos, golpes de frío… todo ello puede significar una seria amenaza a la salud de tu mascota.

Si el animal está acostumbrado a vivir en el exterior del hogar, debemos asegurar que esté muy bien resguardado. Para los loros criados dentro del hogar, la ubicación de la jaula también es determinante. Debemos evitar dejarlo muy cerca de una ventana o donde haya corrientes de aire.

La calefacción es excelente para mantener las temperaturas estables -preferentemente cerca de los 24ºC- y proporcionar confort.

Sin embargo, si el ambiente se reseca demasiado, tu loro puede desarrollar ciertas enfermedades respiratorias. Por ello se recomienda humidificar el ambiente o pulverizar algo de agua sobre sus plumas dos veces por semana.

Cuidados del loro en invierno: la alimentación equilibrada

En su estado silvestre, los loros mantienen una dieta variada y se adaptan fácilmente a casi todo tipo de alimento. Cerca del 80% de su dieta debe ser compuesta por frutas y verduras. Los otros 20% pueden ser complementados con semillas y granos.

 Alimentos caseros para tu loro

Durante el invierno, es importante ofrecerle una dieta más calórica, rica en proteínas, carbohidratos y grasas. Para ello, debemos incluir huevo duro, yogurt y arroz de dos a tres veces por semana.

Siguiendo con la dieta de nuestra mascota, también podemos aumentar la ingestión de frutos secos como nueces, castañas, cacahuetes o pipas de girasol. Pero hay que tener claro que el consumo excesivo de estas semillas puede provocar daños hepáticos.

Los cuidados del loro en invierno tampoco deben descuidar su hidratación, principalmente en un ambiente con calefacción. Por ello, debemos dejar agua fresca y limpia a su alcance durante todo el día. Además de limpiar diariamente su bebedero y cambiar permanentemente su contenido.

Te puede gustar