¿Cuándo administrar metronidazol para gatos?

El metronidazol se usa con frecuencia en la clínica veterinaria para tratar ciertas enfermedades felinas, entre las que destacan diversos tipos de infestaciones parasitarias.
¿Cuándo administrar metronidazol para gatos?
Juan Pedro Vazquez Espeso

Escrito y verificado por el veterinario Juan Pedro Vazquez Espeso.

Última actualización: 29 mayo, 2022

El metronidazol es un fármaco curioso, pues reporta diferentes beneficios que más adelante explicaremos. Este medicamento se utiliza de forma frecuente en la clínica veterinaria, ya que es excelente para tratar ciertas dolencias asociadas a la presencia de bacterias y parásitos en el paciente felino.

A lo largo de estas líneas nos vamos a centrar en la actividad, usos y efectos del metronidazol sobre los gatos. Asimismo, comentaremos todo lo necesario para que sepáis cuando debe administrarse de manera eficaz. No te pierdas las líneas que vienen a continuación, pero ten en cuenta que este medicamento siempre debe ir recetado por un profesional en medicina veterinaria.

¿Qué es el metronidazol?

El metronidazol es un fármaco de la familia de los  nitroimidazoles. Dicho de forma rápida y sencilla, su mecanismo de acción se basa en inhibir la síntesis de ácidos nucleicos (ADN) en las bacterias, lo cual impide que puedan replicarse y les causa la muerte. En el mundo de la medicina humana se vende en formato genérico, aunque también aparece en preparados comerciales (como el Flagyl®).

Como ya adelantamos en la introducción y debido a sus propiedades farmacocinéticas, el metronidazol es un medicamento que posee actividad antibiótica y antiparasitaria. Es decir, actúa contra las bacterias —concretamente contra las bacterias anaerobias— y además es capaz de combatir ciertos grupos de parásitos sensibles al principio activo.

Esta doble actividad hace del metronidazol un medicamento muy útil, por lo que es usado con bastante frecuencia para tratar dolencias que más adelante explicaremos. Además, posee actividad antiinflamatoria en el tracto gastrointestinal, lo cual podría deberse a cierto grado de inmunosupresión en el animal tras su administración. Es por ello que su medicación debe ser siempre revisada por un veterinario.

Pastillas de metronidazol.

Actividad antiparasitaria del metronidazol

En el gato, el metronidazol está especialmente indicado en las infecciones intestinales causadas por Giardia spp. Este protozoo es un parásito gastrointestinal que afecta de forma habitual a los felinos domésticos. Es un agente patógeno de varios mamíferos, incluyendo también al ser humano entre sus posibles hospedadores.

En este punto, es esencial destacar que el metronidazol solo tiene actividad frente a este tipo concreto de parásitos, por lo que nunca debe ser utilizado como tratamiento antiparasitario usual frente a los clásicos gusanos planos y redondos. Tampoco debe emplearse bajo ningún concepto para combatir enfermedades de origen vírico o fúngico, pues no reporta nada positivo.

Es usual que los propietarios confundan la actividad antiparasitaria de este fármaco y crean que están desparasitando correctamente al gato, cuando en realidad no es así.

Cabe destacar que la giardia tiene actividad zoonótica, es decir, que puede afectar a los humanos. Teniendo en cuenta que diversos estudios cifran el porcentaje total de gatos infectados en torno al 12 %, el uso de este fármaco está más que justificado siempre que sea necesario. Huelga decir que hay que extremar las precauciones de manejo en caso de que el felino del hogar esté infectado.

Dosis como antiparasitario

En muchos casos de infección por este parásito, los gatos no muestran ningún tipo de síntoma. No obstante, en algunos individuos puede producir una diarrea aguda del intestino delgado. Estas diarreas suelen ser bastantes insidiosas, pues se alternan con periodos de heces normales.

Existen muchos medicamentos con actividad frente a este parásito, pero el metronidazol destaca por su efectividad y su baja toxicidad. La dosis efectiva es de 50 miligramos por cada kilo de peso corporal, una vez al día, durante 5 a 7 días. También puede dividirse en dos tomas al día, es decir, 25 mg/kg de peso dos veces al día.

Tratamiento antibacteriano

En este punto, resulta de interés mencionar un dato curioso. El metronidazol es un profármaco, es decir, debe metabolizarse en su principio dentro del organismo del gato para volverse eficaz. Sin embargo, su metabolización solo ocurre en concentraciones muy bajas de oxígeno. Por este motivo, este medicamento es exclusivamente eficaz para los microorganismos anaeróbicos.

En gatos, es muy utilizado en el tratamiento de infecciones del tracto gastrointestinal causadas por bacterias anaeróbicas, como microorganismos del género Clostridium spp. y Clostridioide Este medicamento también es efectivo contra géneros de patógenos como Bacteroides, Fusobacterium, Clostridium y Peptostreptococcus.

Asimismo, este fármaco —en combinación con la espiramicina— resulta de gran efectividad para el tratamiento de infecciones relacionadas con la cavidad buconasal. Esta terapia combinada es muy útil en casos de:

  • Enfermedad periodontal: estomatitis, gingivitis, glositis o piorrea. El tratamiento combinado resulta de gran eficacia para este tipo de procesos, que aparecen con frecuencia en gatos de avanzada edad.
  • Enfermedades faríngeas: infecciones de las glándulas salivales, amigdalitis y faringitis. Estas enfermedades respiratorias son especialmente habituales en gatos con hábitos de vida exterior.

Dosis como antibacteriano

La dosis de metronidazol como parte del tratamiento para estos procesos patológicos es de 12,5 miligramos de producto por cada kilo que pese el gato. El tratamiento suele durar entre 5 y 10 días, siempre bajo indicación veterinaria. Nunca dejes de medicar a tu mascota porque se vea mejor físicamente, pues esto fomentará que la infección reaparezca en el futuro (y más fuerte).

Contraindicaciones

A pesar de que el metronidazol sea un fármaco de gran utilidad, existen situaciones en las que su administración está completamente desaconsejada. Citamos las siguientes:

  1. Este medicamento no se debe utilizar en ningún gato que haya mostrado hipersensibilidad (alergia) al principio activo o a cualquiera de sus componentes.
  2. Está desaconsejado en gatas embarazadas y lactantes.
  3. No se debe recetar en gatos que se encuentren muy débiles.
  4. Hay que emplearlo con cuidado en cachorros, gatos con problemas hepáticos y aquellos que están tomando anticoagulantes.

También debe tenerse en cuenta que el metronidazol puede reportar efectos concomitantes si se aplica con fármacos como el fenorbital, la warfarina o la ciclosporina, entre muchos otros. Consulta a tu veterinario si tu gato ya está siendo medicado. 

Efectos secundarios

El metronidazol cruza la barrera hematoencefálica en gatos, es decir, llega al sistema nervioso. Por ello, reporta ciertos efectos secundarios que hay que conocer antes de comenzar el tratamiento con el felino. Aquí te mostramos los más comunes:

  • Depresión y apatía generalizadas.
  • Dificultad y bamboleo a la hora de realizar movimientos.
  • Movimientos oculares inusuales para la especie.
  • Inclinación de la cabeza.
  • Tremores y convulsiones. 
  • Rigidez corporal.
  • Salivación excesiva, náuseas, vómitos y pérdida de apetito.

Por otro lado, una sobredosis de metronidazol puede generar efectos bastante más graves en tu félido. Entre ellas se citan bradicardia, ataxia (falta de coordinación severa) y signos gastrointestinales muy severos. Según la gravedad del caso, se le podría ocasionar a la mascota neurotoxicosis, lo que generaría una disminución de la función neuronal permanente.

Estos síntomas suelen comenzar entre los 7 y 12 días tras la aplicación del tratamiento, o al sobrepasar los 58 miligramos por kilo. En cualquier caso, es necesario cesar su administración en cuanto aparezcan los síntomas anteriores.

Un gato toma una pastilla.

Un medicamento excelente con reservas

Como habéis podido leer, el metronidazol es un fármaco muy eficaz y útil para el tratamiento de ciertos procesos. Uno de los motivos de esta gran eficacia es su especificidad, aunque esta característica también cuenta con su contraparte negativa.

El hecho de que un medicamento sea muy eficaz contra unos tipos concretos de microorganismos, hace que deba de ser utilizado con cautela y siempre como tratamiento frente al microorganismo en cuestión.

Por desgracia, el uso indiscriminado de este tipo de medicamentos solo conduce a la aparición de resistencias. Por este motivo, antes de usar metronidazol sobre los gatos, siempre es recomendable la visita al veterinario. Será este profesional, previa exploración del animal, el que recomiende su utilización o no. Nunca automediques a tu mascota.

Te podría interesar...
La giardia en los gatos: síntomas y cómo se trasmite
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
La giardia en los gatos: síntomas y cómo se trasmite

La giardia en los gatos es más frecuente de lo que se cree. Este parásito ocasiona problemas a nivel digestivo e intestinal.



  • Rodríguez-Pardo, D., Mirelis, B., & Navarro, F. (2013). Infecciones producidas por Clostridium difficile. Enfermedades Infecciosas y Microbiologia Clinica, 31(4), 254-263.
  • Bouzid, M., Halai, K., Jeffreys, D., & Hunter, P. R. (2015). The prevalence of Giardia infection in dogs and cats, a systematic review and meta-analysis of prevalence studies from stool samples. Veterinary Parasitology, 207(3-4), 181-202.
  • Noval Ramírez, Y. (2017). Toxicología en gatos domésticos (Felis Catus). (Trabajo de Grado, Universidad de Ciencias Aplicadas y Ambientales).

Los contenidos de Mis Animales se redactan con fines informativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.