Gingivitis en gatos: causas y tratamiento

9 diciembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la bioquímica Luz Eduviges Thomas-Romero
La gingivitis en gatos es un padecimiento común: se estima que entre el 50 y el 90 % de los gatos mayores de cuatro años padecerán alguna forma de enfermedad dental.

La gingivitis en gatos es una de las enfermedades dentales más comunes; su gravedad puede variar significativamente. El dolor e incomodidad que causa esta enfermedad afectan la calidad de vida del gato. En muchos casos lo induce a dejar de comer y provoca una variedad de problemas de salud.

Signos de la gingivitis en gatos

Dependiendo de la gravedad de la gingivitis, los gatos pueden dudar en comer, y es que pueden volver la cabeza de forma inusual mientras comen. Además de dejar de comer, pueden babear o desarrollar mal aliento (halitosis). En algunos casos, los gatos con gingivitis mostrarán preferencia por los alimentos blandos.

Inicio y desarrollo de la gingivitis en gatos

Esta afección se caracteriza por la inflamación de las encías alrededor de los dientes, así que se enrojecen, se hinchan y duelen. La inflamación comienza con la acumulación de placa –una película que alberga bacterias– en los dientes.

Cuando la placa no se elimina regularmente, migra más profundamente hacia donde la encía se encuentra con la base del diente. Eventualmente, la placa migrará más profundamente de este punto a la región subgingival.

Seguidamente, el sistema inmune puede generar una respuesta a estas bacterias, lo que resulta en la inflamación que denominamos gingivitis. El apiñamiento dental y la falta de atención de salud bucal pueden contribuir a la acumulación de placa.

Gato con cepillo y pasta de dientes

Entendiendo la placa dental

En el proceso de formación de la placa dental la película bacteriana que inicialmente es blanda se endurece al absorber minerales que provienen tanto de la saliva como de la encía misma.

El sarro endurecido proporciona una superficie rugosa a la que se pueden unir las especies de bacterias que causan enfermedades. No es el cálculo en sí mismo el que promueve una respuesta inflamatoria, sino las bacterias que se unen al cálculo.

Si la respuesta inmune del gato a las bacterias que causan la enfermedad es fuerte, el animal desarrollará gingivitis, pero también es posible que el sistema inmunitario del felino tolere la bacteria sin que se produzca ningún efecto perjudicial

Otras causas de la gingivitis en gatos

La gingivitis también puede ser causada por una serie de enfermedades infecciosas o sistémicas, que incluyen el virus de la leucemia felina, el virus de la inmunodeficiencia felina, el calicivirus felino, la enfermedad renal grave, la diabetes mellitus y la enfermedad autoinmune.

Cabe señalar que, cuando la gingivitis es causada por una de estas enfermedades sistémicas, puede ir acompañada de inflamación o llagas en otras partes del revestimiento mucoso de la boca, una condición conocida como estomatitis.

La prevención es la medida más eficaz

La mejor manera de prevenir la gingivitis en gatos es eliminar regularmente la acumulación de placa mediante el cepillado de los dientes.

Cepillar dientes al gato

Es importante resaltar que debes usar gel o pasta de dientes diseñados específicamente para gatos: los productos para humanos pueden ser tóxicos para los gatos. Frecuentemente, los gatos pueden necesitar una inducción para que acepten y permitan el cepillado de dientes.

Si un gato tiene gingivitis severa, cepillarse los dientes puede ser bastante doloroso, así que consulta con un veterinario antes de considerar cepillar los dientes de un gato con gingivitis.

Tratamiento de la gingivitis

La gingivitis es un padecimiento que generalmente es reversible. El tratamiento recomendado dependerá de cuán grave sea el caso de tu gato y de la causa subyacente.

Comúnmente, se realiza la limpieza de los dientes del gato y administración de antibióticos. Los casos más severos pueden requerir retirar la placa bajo anestesia, el uso de medicamentos inmunosupresores y, en casos extremos, la extracción de dientes más afectados.

Hay poca o ninguna evidencia de que el tratamiento de la gingivitis solo con antibióticos sea efectivo. En casos de gingivitis felina que se deben a enfermedades subyacentes sistémicas o infecciosas, es imperativo el tratamiento del padecimiento primario para ver mejoría en la gingivitis.

  • Castro-López, J., Planellas, M., Roura, X., & Lloret, A. (2011). Estudio retrospectivo de 27 casos de gingivostomatitis crónica felina. Revista: Clínica Veterinária de Pequeños Animales, 31, 151-157.
  • Lyon, K. F. (2005). Veterinary Clinics: Small Animal Practice, 35(4), 891-911.