Comunicación del hámster con las personas

Francisco María García · 20 septiembre, 2018
La confianza, el lenguaje corporal o los sonidos son los principales factores en lo relativo a la comunicación del hámster con las personas

Los hámsters son unas mascotas ideales para hogares sin mucho espacio; también para dueños que quieren la compañía de una mascota, pero no tienen la posibilidad de dedicarle demasiado tiempo. Para mantener felices a estos pequeños animales es imprescindible que haya una buena comunicación del hámster con sus dueños.

Los hámsters tienen un promedio de vida de dos a cuatro años. Sus cuidados no demandan tanto tiempo como lo requiere un perro o un gato; con sacarlos de su jaula y ejercitarlos unos cinco minutos será suficiente.

Por su pequeño tamaño, los hámsters no requieren tanto alimento y es recomendable que solo se les ofrezca el suficiente. Estos pequeños roedores tienden a ser almacenadores, por lo que es fundamental que se entiendan las señales en la comunicación del hámster.

Calmar al hámster con golosinas

La mejor manera de entrenar a un hámster es criar uno desde pequeño. De esta forma, se puede premiar al pequeño animal con golosinas mientras se calma y se comprenden sus comportamientos.

La alimentación adecuada del hámster consiste en sales, minerales, una dieta alta en fibra, baja en grasa y con muchas vitaminas, todo lo necesario para que el roedor pueda sobrevivir por mucho tiempo.

Estas propiedades se pueden conseguir en cereales y semillas, con la fibra necesaria en su dieta. En el caso de las vitaminas necesarias para que estén llenos de energía se recomiendan frutas y verduras.

Hámster ruso: alimentación

Todos estos alimentos se aportarán en pequeñas cantidades y con precaución. Si quedasen restos de comida en la jaula y se estropeasen podrían causarle daños al hámster. Por eso, son altamente recomendadas las comidas secas que venden en las tiendas de mascotas, pues estas tardan mucho más en dañarse.

Lo que sí queda terminantemente prohibido en la dieta de un hámster son: sal, chocolate, las grasas y dulces en general. También por su seguridad se debe omitir el cilantro, las verduras mojadas, el perejil, las uvas, la zanahoria, remolacha o verduras congeladas.

Comunicación del hámster a través de la confianza

Pero hay otra forma de persuadir al hámster, además de hacerlo a través de las golosinas. Con la voz y con las manos se le puede demostrar al roedor que puede confiar en nosotros.

A las personas con suficiente tiempo libre se les recomienda que tomen en sus manos a su pequeño amigo, sin apretarlo mucho, pero con la fuerza suficiente como para que no escape. Lo siguiente será observar lo que hace el hámster.

Otra forma en la que es posible comunicarse con un roedor es haciendo sonidos que solo se utilizan con él o, de vez en cuando, hablarle desde lejos. De esta forma, el pequeño roedor comenzará a saltar para que lo tomemos en nuestras manos o se le mime con una golosina.

Comunicación del hámster a través del lenguaje corporal

Además de estas pautas que hemos visto, también se pueden entender otros elementos del lenguaje corporal del hámster; lo veremos al observar la forma en la que se mueve ese día.

Hámster ruso: cuidados

Al estirarse o limpiarse el cuerpo lentamente quiere decir que nuestro pequeño amigo está feliz y relajado. Sin embargo, si se limpia de manera compulsiva, se contrae o se tumba de espaldas es porque siente una amenaza y miedo.

En hámsters pequeños su forma de enfrentarse al miedo y el sentimiento de amenaza es dando zancadas con su cola erguida o replegando sus pequeñas orejas.

Otro tipo de señales, si el hámster brinca, escarba y acarrea, quiere decir que está de buen humor. En el caso de que el hámster lleve mucho material a su nido, quizá se esté preparando para tener sus crías y es un momento en el que lo debemos dejar tranquilo.

Cuando el hámster se pone huidizo, quizá oólo esté cansado y sea hora de dejarlo descansar en su jaula. Cuando bosteza o se encuentra irritable también es recomendable dejarle descansar.

Comunicación del hámster a través de sonidos

Otra forma en la que un hámster se puede comunicar con su dueño es por los sonidos que hace. Cuando un hámster bufe, chille o rechine sus dientes quiere decir que se siente amenazado.

Al graznar, ronronear y gruñir está comunicando agresión y necesidad de espacio y tranquilidad. También algunas hembras realizan pitidos suaves para llamar a sus crías a comer, o a que se mantengan cerca de ella.

Hay que tener en cuenta que los hámsters son muy territoriales y adoran restregar su panza a todo lo que quieran marcar como suyo. También son animales nocturnos, por lo que mucha iluminación no es lo ideal para ellos.