Tu hámster muerde: cómo puedes evitarlo

Francisco María García 16 junio, 2018
Estos roedores pueden ofrecer este comportamiento por diferentes motivos relativos a un cambio de ambiente, al padecimiento de una patología, a la escasa higiene o a una deficiente alimentación

Los hámsters se han ido convirtiendo en unas de las mascotas favoritas de los niños. Su pequeño tamaño les permite adaptarse fácilmente a ambientes reducidos y, además, suelen requerir cuidados relativamente más sencillos que los de un perro o un gato. Aunque hay muchos momentos gratificantes y de diversión, la interacción con estos pequeños compañeros puede verse perjudicada cuando el hámster muerde.

Si bien los mordiscos no suelen ser dolorosos, este comportamiento no es deseable ni debe ser ignorado. Para los actuales o futuros dueños de un hermoso hámster, a continuación veremos algunos consejos para evitar que tu roedor muerda.

¿Por qué tu hámster muerde?

Realmente los hámsters pueden morder por diferentes motivos. Generalmente, esta conducta agresiva aparece como una forma de defensa, cuando el animal se siente vulnerable o amenazado. Pero también puede ser el resultado de una socialización deficiente.

 

Por qué hámster muerde

 

Los expertos afirman que existen tres principales causas para explicar por qué un hámster muerde: genética, educación, socialización y estado de salud. En primer lugar, debemos considerar que existen varias razas de hámsters y algunas son naturalmente más sociables, mientras otras son más reservadas y reactivas.

Más allá de la genética, el comportamiento de un hámster también depende de la educación y de la socialización ofrecida por cada dueño. Desafortunadamente, muchas personas todavía creen que los roedores no necesitan atención en su aprendizaje; esto en la práctica es un mito y puede generar serios problemas de comportamiento en los hámsters.

Por todo ello, es fundamental remarcar que los hámsters requieren atención en su educación y socialización, al igual que perros y gatos. Durante las primeras semanas de su vida, los roedores deben aprender a relacionarse positivamente con las personas y los otros animales de su entorno.

También se da el caso de que los roedores pueden morder al sentirse débiles por alguna patología que les provoca dolor o afecta sus sentidos. El estado de vulnerabilidad puede hacer que el animal se aísle y evite el contacto con los seres humanos y otros animales.

Cuando percibimos que nuestro hámster muerde y se ha vuelto más agresivo en su jaula, es importante acudir rápidamente al veterinario para imponer unas pautas de comportamiento a tiempo.

Cómo mejorar la jaula de tu hámster

Consejos para evitar que tu hámster muerda

El hábito de morder en los hámsters debe ser prevenido, así como cualquier otra conducta agresiva. Para ello es esencial que el dueño cuente con la paciencia y el conocimiento necesario para enseñar a su roedor. Estas son algunas pautas básicas para evitar que tu hámster muerda:

  • Incentivar su adaptación al nuevo hogar

En principio, los primeros días del animal en el nuevo hogar serán especialmente delicados. El cambio de ambiente genera desconfianza y el hámster se mostrará más reservado.

Durante la primera semana, la interacción con las personas deberá ser lenta y gradual, siempre incentivando que los roedores se acerquen por voluntad propia a nosotros. Para atraerlos, podemos utilizar una golosina natural, como pedazos de fruta o semillas de su agrado. Y jamás debemos obligarlos a aproximarse o a jugar cuando se sienten temerosos.

  • Ofrecer una alimentación de excelente calidad

Los hámsters necesitan una nutrición completa y equilibrada para preservar su buena salud y evitar cualquier conducta agresiva. Los hámsters son animales omnívoros, cuya dieta está basada principalmente de buenas proteínas y grasas de fuentes animales y vegetales.

En las tiendas para mascotas, existen mezclas ya preparadas para hámsters, pero también es interesante incorporar alimentos frescos en su dieta. Semillas, frutos secos, frutas, vegetales, trozos de jamón y queso magro, etc. Siempre hay que contar con la orientación de un veterinario antes de realizar cualquier cambio en la dieta de tu roedor.

  • Respetar los momentos de tu hámster

Aunque tengamos ganas de jugar, es importante saber respetar los momentos de nuestros roedores. Los hámsters necesitan descansar, ejercitarse, alimentarse y divertirse en un ambiente positivo y seguro. Por ello, no debemos despertarlos o interrumpir sus instantes de ocio y diversión.

  • Preparar el ambiente ideal para tu roedor

Además de elegir una jaula ideal para tu roedor y acondicionarla, hay que pensar en el lugar ideal para ubicarla. En este ambiente nuestro hámster pasara la mayor parte de su vida, por lo que es esencial que se sienta seguro y cómodo. La jaula no debe estar expuesta a la intemperie, ya que los hámsters son muy sensibles al frío y al calor excesivo.

También es importante mantener hábitos de higiene sostenibles, tanto en la jaula del hámster como en el hogar. Los hámsters son animales naturalmente limpios y pueden enfermar con facilidad en ambientes sucios o excesivamente húmedos.

  • Proporcionar una buena medicina preventiva

Aunque los hámsters no se vacunen como los perros y los gatos, también necesitan de una adecuada medicina preventiva. Junto a una alimentación de la mejor calidad, es indispensable realizar visitas al veterinario especializado cada seis meses.

Te puede gustar