Curiosidades sobre el comportamiento reproductivo de los toros

Para optimizar el rendimiento de la ganadería bovina, es necesario conocer qué factores influyen en el comportamiento reproductivo de los toros.
Curiosidades sobre el comportamiento reproductivo de los toros
Érica Terrón González

Escrito y verificado por la veterinaria Érica Terrón González el 11 Febrero, 2021.

Última actualización: 11 Febrero, 2021

A pesar de que la especie bovina no se caracteriza por ser de reproducción estacional, a la hora de la verdad siempre existe una cierta influencia ambiental, ya sea por la temperatura, por la disponibilidad de alimento o por otros muchos factores. De ahí que el comportamiento reproductivo de los toros, por ejemplo, de lugar a numerosas peculiaridades.

Los sistemas modernos de reproducción artificial están cambiando las reglas del juego. En la ganadería intensiva, donde se alteran los ambientes y se cambian las relaciones, la «estación reproductiva» no hace más que acortarse. Esto, acompañado de una menor proporción de machos que de hembras, genera especial énfasis en el éxito reproductivo del toro.

Comportamiento reproductivo del toro mantenido en campo

El ganado vacuno es, por definición, de naturaleza polígama. Esto genera un sistema que permite a los machos aparearse con múltiples hembras. Cuando los rebaños se crían de un modo extensivo, los toros suelen montar a las hembras, estén o no estén estas en celo.

Es cierto que las feromonas juegan un papel importante a la hora de detectar a las vacas receptivas. De todas formas, el principal sentido usado por los machos para detectar hembras en celo es la vista.

Las vacas en celo suelen formar un grupo móvil que permanece dentro del campo visual del toro. Estas hembras se muestran más activas y vocales que aquellas que no están receptivas. Ante el estímulo, el toro reacciona y prueba su receptividad haciendo intentos de monta —reales o ficticios—.

Un toro musculado.

¿Tienen las vacas algún mecanismo para controlar la monta?

Lo cierto es que sí. En casi todas las especies, las hembras pueden ejercer un control considerable sobre la monta. En primer lugar, tienen la capacidad de decidir entre toros competidores. No en vano, los toros forman grupos jerárquicos dentro del rebaño y su estatus social determina el éxito reproductivo.

En segundo lugar, las hembras determinan el tiempo de acceso sexual. Es decir, controlan su receptividad para ser montadas.

Comportamiento reproductivo de los toros: el impulso sexual

La libido o impulso sexual es una característica más del comportamiento del toro, que se puede medir mediante diferentes pruebas. Así, es posible seleccionar como reproductores aquellos machos de mayor valor reproductivo.

Esto se hace sobre todo en beneficio de la ganadería moderna, donde se utiliza la inseminación artificial y es necesario optimizar la recolección de dosis seminales. Existen varios factores que influyen en el impulso sexual del toro. A continuación, vamos a describir algunos de ellos.

Edad, crianza y estado nutricional

La edad equivale a experiencia y, por ello, en los animales puede influenciar su capacidad de apareamiento y su impulso sexual. La tasa del índice de libido suele aumentar a medida que los toros crecen. De todas formas, no se tiene muy claro si es debido al propio crecimiento o a los cambios que ejerce el ganadero en el manejo.

Lo cierto es que no se crían igual los terneros que los novillos o los toros adultos, y eso puede influir en su comportamiento reproductivo.

Los efectos nutricionales tampoco están demasiado claros. De todas formas, lo que sin duda no se puede rebatir es que, en la naturaleza, el animal mejor alimentado tiene más probabilidades de ser elegido como pareja. Todo parece indicar que así será también en el ganado doméstico.

Proporción macho-hembra y su influencia en el comportamiento reproductivo de los toros

La recomendación tradicional en cuanto a esta proporción en rebaños de monta natural siempre ha sido de un macho por cada 20-30 hembras. Este dato, si bien está a disposición del ganadero desde hace años, es conocido —o aprovechado— por pocos.

Por eso, la tendencia muchas veces es a reducir la proporción de hembras para cada macho. En consecuencia, esto dificulta la optimización de su potencial reproductivo.

Estatus social

La jerarquía dentro de los grupos puede influenciar en la actividad sexual de los toros. La dominancia se expresa con mayor frecuencia en machos mayores y con mejores características morfológicas.

Por otro lado, paree que el efecto de las interacciones sociales sobre la fertilidad del rebaño puede ser mayor a menor proporción de hembras por macho. Esto puede deberse a que el toro tienen un menor «estrés reproductivo».

Lo habitual es que la existencia de competencia dentro del rebaño sea beneficiosa para los índices reproductivos. De todas formas, cuando la dominancia y la libido no van en la misma dirección, el toro dominante puede ser un obstáculo para la fertilidad del rebaño.

En este caso, falla él mismo a la hora de montar a las hembras, pero también por impedir que otros toros menos dominantes lo intenten.

Un ejemplar de toro de cría.

Conclusión cobre el comportamiento reproductivo de los toros

En la ganadería moderna, el éxito reproductivo es fundamental para lograr un buen rendimiento económico. Por eso, entender las particularidades del comportamiento reproductivo de machos y hembras parece una buena estrategia para el ganadero.

Esta afirmación cada vez tiene más sentido, pues se ha observado que con pequeños cambios se pueden conseguir muchas mejoras. No solo eso, sino que los propios animales se verán beneficiados, ya que tener en cuenta estas cuestiones supone un respeto a su bienestar reproductivo.

Te podría interesar...
Reproducción en tarántulas: un baile con la muerte
Mis AnimalesLeerlo en Mis Animales
Reproducción en tarántulas: un baile con la muerte

Las reproducción en tarántulas es un proceso complejo, pues los machos se la juegan en cada episodio reproductor ante una hembra ambrienta.