Comportamiento de los hámsteres

Virginia Duque Mirón · 28 septiembre, 2017

Los perros y los gatos son los animales más usados como mascotas. Si decidimos tener otro animal, es probable que inconscientemente queramos que se comporte del mismo modo que un can o un felino. No obstante, cada mascota tiene su comportamiento. Te hablamos del comportamiento de los hámsteres, para que esta especie llegue a ser mejor conocida por ti.

Para entender el comportamiento de los hámsteres, analicemos varias de sus actitudes para que se nos haga más fácil.

Conoce a fondo el comportamiento de los hámsteres

Los hámsteres son animales nocturnos, lo cual ya los hace muy diferentes a los perros o los gatos. Por tanto, su comportamiento también es diferente. Veamos qué movimientos hacen y qué significan.

Lametones

Puede parecer no tan común, pero sí, los hámsteres se lamen. Cuando lo hagan, comenzarán por sus patitas, y más tarde por el resto del cuerpo. Estar coqueto y listo es parte de su seguridad. Un hámster que se preocupa por estar acicalado, es un hámster seguro y feliz.

Estirarse

Estirarse y bostezar es uno de los rasgos más característicos del comportamiento de los hámsteres. Cuando un hámster se estira y bosteza, significa que está feliz y que se siente muy cómodo tanto en el lugar en el que está como con la gente que lo rodea.

Sentado

Cuando un hámster se sienta sobre sus patitas detrás medio de pie y con las orejas en punta, está escuchando atentamente lo que tú le estás diciendo o los sonidos de su alrededor.

Marcaje

Los hámsteres también son animales territoriales. Les gusta marcar su espacio. Tienen una una glándula de olor que está en el centro de su cuerpo, más particularmente debajo, es decir, en el vientre.

Es por ello que los hámsteres frotan esta parte sobre los artículos en los que quieran dejar su olor. De este modo, su territorio queda marcado.

Sonidos

Hay distintos sonidos que un hámster hace, como por ejemplo los chirridos. Esto significa que tiene miedo porque está nervioso. Sucede sobre todo cuando llega un lugar nuevo, pero dejará de hacerlo en cuanto se acostumbre.

Cuando rechina sus dientes significa que está decretado y que prefiere estar en soledad. Te aconsejamos que no lo cojas cuando lo haga, pues podría morderte.

Cuando un hámster sisea, adopta una postura similar a la de un gato. Se agachará, tendrá la boca abierta y las patas delanteras alzadas. Esto significará que el hámster está muy asustado o que se siente amenazado.

Morder los barrotes

Cuando un hámster muerde los barrotes de su jaula es para llamar tu atención. Normalmente lo hará or la tarde-noche, cuando se siente más solo. Para evitar que lo haga, pon papel higiénico entre los barrotes o dale otra cosa para roer.

Si muerde tus manos

Dentro del comportamiento de los hámsteres está el morderte las manos. Normalmente lo hacen porque hay restos de comida en ellas. Por eso, antes de cogerlo o acariciarlo, lávatelas bien, especialmente si has manipulado comida.

Entiende que cualquier animal necesita tiempo hasta ser domesticado. Ten paciencia.

Unos tips extra para modificar el comportamiento de los hámsteres

Los hámsteres tienen tendencia a huir. Si lo hace, podrías colocar comida por distintas partes del suelo. Eso sí, recuerda tener cuidado mientras caminas, ya que el hámster podría aparecer y pisarlo sin querer.

Algo que muchos se pregunta es si se puede modificar el comportamiento de los hámsteres con respecto al baño. La respuesta es sí. A un hámster se le puede enseñar a ir al baño. Una manera es poniendo un miniváter para él que podrás comprar en una tienda de animales.

En ella habrá que poner basura y ropa de cama empapada en orín. Pon a tu hámster encima, y la naturaleza hará el resto.

Como ves, todos los animales son diferentes y el comportamiento de los hámsteres es distinto al de otras mascotas. Un animal, por mucho o poco esfuerzo que necesite su cuidado, es una responsabilidad. Nunca lo olvides.