¿Cómo reducir el estrés de un loro doméstico?

11 enero, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la bioquímica Luz Eduviges Thomas-Romero
Si sospechas que tu loro doméstico está estresado, tienes varias maneras por las que puedes ayudarlo. La clave es tratar de descubrir la causa de la ansiedad para intervenir adecuadamente.

Tu deseo de aliviar el estrés en tu loro doméstico es el primer paso para resolver este problema. Aun así, puede ser difícil determinar la causa exacta de la tristeza o el estrés de un ave.

Por tal razón, considera trabajar con un veterinario o entrenador de aves: él puede tener la información suficiente para brindar alivio al ave más rápidamente.

¿Cuáles son los signos de estrés más frecuentes en un loro doméstico?

  • Vocalización excesiva: pueden ser gritos y chirridos repetitivos o llamadas de alarma.
  • Autolesiones: destrucción de plumas y comportamientos estereotípicos como sacudir la cabeza o balancearse constantemente de un lado a otro.
  • Sueño excesivo o estar retraído, temeroso o acobardado.
  • Conducta agresiva: agresión a personas y otras aves. Golpear o morder en las barras de la jaula.
  • Otros signos: sisear, jadear, llevar la cola abanicada, las alas alejadas del cuerpo o las plumas de la cabeza levantadas también pueden ser signos de estrés.
  • Aumento de la frecuencia respiratoria: puede cursar con jadeo o respiración con la boca abierta.
  • Comportamiento territorial.

¿Se puede prevenir el estrés en el loro doméstico?

Aunque es posible que el estrés no se pueda prevenir por completo, lo mejor es prestar atención a las señales del ave. Los puntos claves son evitar –en lo posible– cambios repentinos en su estilo de vida. Para lograr este objetivo, es vital conocer las sensibilidades generales del ave antes de instaurar cambios.

Loros reducen su estrés con un accesorio

La ubicación de la jaula, tema nada trivial

Idealmente, la jaula de un loro doméstico deberá colocarse en un área de la habitación que brinde al ave una vista de su entorno.

La ubicación también debe permitir que una sección de la jaula le sirva para retirarse y tener privacidad, es decir, contra una pared o en una esquina de la habitación.

En caso de aves extremadamente tímidas, hay que cubrir parcialmente un lado de la jaula con una toalla o una manta, lo cual sirve para crear un área de retiro. En todo caso, lo primordial es evitar colocar la jaula en el centro de la habitación, en el suelo o en áreas de mucho tráfico o muy ruidosas.

Un loro doméstico necesita sus rutinas

Resulta importante mantener una rutina constante de limpieza, alimentación y socialización por parte de sus cuidadores. Cabe señalar –aunque parezca obvio– que la jaula de tu loro doméstico siempre debe estar cubierta por la noche.

Asegúrate de proveer un trato amable

Es importante tener presente que las aves, al ser animales de presa, suelen sobresaltarse por movimientos bruscos y ruidos fuertes. Así, es pertinente acercarse a las aves con calma y hablar en tonos suaves.

  • Muévete lentamente. Si tu pájaro te ataca porque tiene miedo o está nervioso, alejarse rápidamente lo puede agitar aún más.
  • Usa una vara para entrenarlo. Si a tu loro doméstico no le gusta que lo manipulen, pero lo quieres ayudar a ser más social, hay que ofrecerle un palo o una vara en lugar de tu mano.
  • No lo asustes. Trata de no mirarle fijamente, ni asomarte a su jaula súbitamente, evita manipular a tu pájaro mientras usas sombreros o guantes.
  • Otros objetos indeseados. Algunas aves se asustan con escobas o mangueras, o con cajas u otros objetos desconocidos que se mueven en su entorno.
Rostro de un loro

Es buena idea proporcionar actividades de socialización y enriquecimiento

No descuides el entretenimiento. Desafía a tu pájaro con juguetes estimulantes, un televisor para ver, una radio para escuchar o algo emocionante que mantenga su interés.

Así mismo, tu ave puede beneficiarse de un poco más de atención si le das más tiempo fuera de su jaula. En este tiempo podrá hacer ejercicio y socializar. Por supuesto que el área debe ser segura y a prueba de escape.

Como animales de bandada, las aves disfrutan y, a menudo, son consoladas por la compañía. Sin duda, viven mejor en parejas. Estas aves no deben mantenerse solitarias a menos que sea por razones médicas.

  • Meehan, C. L., Garner, J. P., & Mench, J. A. (2003). Isosexual Pair Housing Improves the Welfare of Young Amazon Parrots. Applied Animal Behavior Science, 81(1), 73-88.
  • Engebretson, M. (2006). The welfare and suitability of parrots as companion animals: a review. Animal welfare-potters bar then wheathampstead-, 15(3), 263.