Cómo es la fauna en Centroamérica

Caracterizada por especies con variopintos y llamativos coloridos, destacan mamíferos y aves, así como reptiles y anfibios, que en estos dos últimos casos pueden ser venenosos

Selvas, bosques tropicales y mucha humedad… Así nos imaginamos el ecosistema de esta región, donde la naturaleza es la que manda. La fauna en Centroamérica está compuesta principalmente por aves y reptiles coloridos, aunque también podemos hallar mamíferos y peces. Conoce algunas especies más representativas en este artículo.

¿Cómo está compuesta la fauna en Centroamérica?

Aves con plumas de colores, reptiles de gran tamaño, mamíferos que se camuflan entre la selva… La fauna en Centroamérica es realmente asombrosa. ¿Nos acompañas a descubrirla?

1. Coatí de nariz blanca

También conocido como tejón –imagen que encabeza este artículo– o pizote, es uno de los representantes típicos de la fauna en Centroamérica que habita en los bosques a cualquier altitud entre México y Ecuador. El coatí es omnívoro –se alimenta de pequeños vertebrados, frutas, huevos, carroña o insectos– y tiene hábitos diurnos: por las noches siempre elige el mismo árbol para descansar.

Se lo conoce por su larga cola, muchas veces de la longitud de su cuerpo, y por su hocico blanco terminado en punta… ¡Parece que llevara un antifaz! El resto del pelaje es marrón y negro en diversos tonos.

2. Quetzal

Es una de las aves más características de América Central, animal nacional de Guatemala –también es el nombre de su moneda– y famoso por sus bonitos colores. El quetzal tiene una cola larga de dos colores, un pecho rojizo, alas y cabeza verdes.

Quetzal: ave nacional de Guatemala

Vuela a poca velocidad, y por ello es presa de varias aves grandes como el águila o el búho. Se alimenta de frutas, insectos y pequeñas ranas, aunque su alimento favorito es el aguacate.

Además, es monógamo en la época de reproducción y cría, pero solitaria fuera de ella. Los huevos son de color azul y ambos padres se encargan de incubarles por 18 días.

 

3. Bocaracá

Es una serpiente venenosa que vive tanto en América Central como del Sur, de pequeño tamaño –máximo 75 centímetros de largo– y de varios colores –entre ellos amarillo, verde y marrón– que se caracteriza por presentar dos ‘cuernos’ encima de los ojos y por su cabeza de forma triangular.

Bocaracá: serpiente venenosa

Vive en los árboles de áreas tropicales y follaje denso, cerca de fuentes de agua. Se alimenta de culebras, roedores, pájaros pequeños y ranas; es un depredador de emboscada y puede mantenerse en el mismo sitio sin moverse durante horas esperando el momento indicado para atacar a sus presas.

4. Rana venenosa punta de flecha

Dentro de la fauna en Centroamérica podemos encontrar muchas de estas pequeñas coloridas, pero muy peligrosas, ranas punta de flecha. Su piel es muy brillante con tonos que van desde el naranja al azul, pasando por el amarillo y el rojo. En cuánto a su tamaño, no superan los seis centímetros.

Rana venenosa punta de flecha

Prefieren vivir en bosques de nubes, selvas tropicales y lugares con mucha humedad; tanto en Panamá como en Costa Rica la mayoría de ellas son endémicas. Las ranas punta de flecha son diurnas, se alimentan de artrópodos y transportan a los renacuajos en sus espaldas.

En cuanto a su veneno, lo producen al sintetizar el alimento –más específicamente el escarabajo– y lo utilizan para protegerse de los depredadores.

5. Guacamaya roja

No podíamos terminar una lista sobre fauna en Centroamérica sin nombrar a una de las aves más características de la región. El ara macao o guacamayo rojo puede medir hasta un metro y pesar un kilo. Vive en las selvas y bosques tropicales cerca de espejos de agua dulce.

Guacamayo macao

Este ave es de hábitos diurnos, muy sociable y forma bandadas de decenas de individuos; entre ellos se protegen, se acicalan y se dan cobijo para dormir. El plumaje del guacamayo rojo es en su mayoría de este color, a excepción de las alas y la cola que son amarillas, turquesas y verdes.

Te puede gustar