¿Cómo enseñarle trucos a tu rata mascota?

Laura Huelin · 7 noviembre, 2018
¿Quieres enseñarle trucos a tu rata mascota y disfrutar con ella mientras estrecháis vuestra relación? Te enseñamos cómo hacerlo de la mejor forma.

Las ratas son animales muy inteligentes. Son curiosas, limpias y les gusta jugar con nosotros, así si quieres enseñarle trucos a tu rata mascota te damos las claves para que sepas por dónde empezar.

Enseñarle trucos a tu rata mascota

Las ratas son animales juguetones a los que les gusta interactuar con nosotros. Uno de los juegos que podemos disfrutar tanto humanos como ratas es aprender secuencias de órdenes: estrechamos lazos mientras las aprendemos y tenemos una recompensa cuando el esfuerzo da resultados.

Hay diferentes trucos que puedes enseñarle a tu rata mascota. Los más sencillos son los comandos de la llamada o ponerse en pie a la orden, aunque puedes avanzar hasta otros más elaborados como recorrer laberintos o circuitos de habilidad. Los límites los decidís tu rata y tú, y el tiempo que le queráis dedicar al entrenamiento.

1. Decide qué le quieres enseñar

Antes de empezar a enseñarle trucos a tu rata mascota, tienes que decidir cuál le quieres enseñar. Tienes que tener muy claro qué acciones quieres que realice el animal, así como las palabras que usarás para darle la orden.

Cuando empieces a enseñarle trucos, intenta ser lo más consistente posible: siempre la misma acción y siempre la misma palabra. Así evitarás confusiones en el animal y le comunicarás sin problemas qué quieres de ella. Si cambias de palabra o de acción no tendrá nada claro qué tiene que hacer y no podrá aprender.

Rata en el hombro

2. Divídelo en pasos pequeños

Casi todos los trucos se dividen en diferentes acciones o movimientos: desde luego, para sortear un circuito debe aprender a superar los obstáculos uno a uno antes. Pero también es necesario para las órdenes más sencillas: para rodar tumbada, por ejemplo, primero debe aprender a tumbarse y girar.

Divide el truco que quieras enseñarle en pasos más pequeños. Enséñale cada paso por separado y de forma progresiva: le facilitará mucho el aprendizaje.

3. Empieza por lo difícil o por el final

Aunque parezca contradictorio, el aprendizaje se acelera cuando empiezas por el paso más difícil o por el último. El mayor esfuerzo se hace al principio de la sesión de entrenamiento y, como esa parte se tiene superada, el resto de la sesión parece mucho más fácil de lo que realmente es.

Por ejemplo, si le estás enseñando a solucionar un laberinto, empezad por el final y luego ve añadiendo pasillos o pruebas que deba superar para llegar al final. Como ya conoce el resto del ejercicio, resolverá la novedad con mayor facilidad.

4. Elige bien los premios

Para motivar a tu rata mascota y también para indicarle que lo está haciendo bien, acompaña sus avances con premios. Pero debes elegir bien cuáles le das: tienen que ser suficientemente sabrosos a la vez que sanos.

En una sesión fructífera de entrenamiento tendrás que darle una cantidad más grande de lo normal, pero ten cuidado de no provocarle nunca un empacho ni una indigestión. Además de los snacks envasados, las ratas pueden comer muchas otras cosas, tanto verduras como productos de origen animal. Conoce a tu rata para descubrir qué es lo que más le motiva.

Alimentación de la rata doméstica

5. Refuerza más que a base de premios

Pero no solamente debes premiarla con comida. Hay muchas otras cosas que pueden ser un refuerzo positivo que la ayudarán a seguir avanzando y aprendiendo.

Nuestro tono de voz y las alabanzas son dos de los refuerzos positivos más fuertes con los que contamos. Aprovecha todo los pasos que haga bien para motivarla, decirle lo inteligente que es y lo bien que lo está haciendo. El tono en el que se dice es importante: ponle emoción y cariño.

6. No la agotes

En una sesión de entrenamiento son tan importantes los refuerzos como el descanso. No le enseñes trucos a tu rata mascota hasta que esté cansada y confundida: parar a tiempo es parte del ejercicio. Si la dejas continuar hasta que esté agotada empezará a equivocarse y confundirá lo que ya tenga aprendido.

Las ratas son animales inteligentes, pero les cuesta mantenerse concentradas en una sola tarea durante mucho tiempo. Haz sesiones de entrenamiento cortas para que estas sean más eficaces: con diez minutos al día es más que suficiente. Las ratas aprenden rápido, con unos pocos minutos habréis avanzado mucho. Dejad el resto para otro día.

Las ratas son muy inteligentes y adoran aprender cosas nuevas. Aprovecha esta capacidad para divertirte junto a tu mascota y estrechar vuestra relación.