Refuerzos positivos y refuerzos negativos a la hora de castigar a tu mascota

Yamila · 19 septiembre, 2018
La efectividad de un método u otro tiene que ver con cómo reaccionan los canes ante los estímulos; los canes adoptan una actitud de sumisión cuando son regañados, lo que no les permite aprender

Podríamos decir que existen dos corrientes a la hora de castigar tu mascota: una positiva y otra negativa. La primera se basa en las recompensas y la segunda en los gritos, básicamente. Algunos entrenadores afirman que es necesario hacer una combinación entre ambos. En este artículo te contaremos más acerca de este asunto.

¿Educar o castigar a tu mascota?

Un perro es un miembro más de la familia y, por ello. necesita aprender límites, saber qué puede hacer y qué no. La disciplina es fundamental para que el animal entienda y sepa cómo comportarse.

Pero, a veces, los perros tienen problemas de comportamiento debido a que no han sido educados correctamente desde cachorros. Las principales ‘faltas’ son escarbar en el jardín, ladrar demasiado, romper cosas en casa, intentar morder a personas o animales y hacer sus necesidades en lugares prohibidos.

Lo más importante para conseguir que el can se porte bien es que el animal comprenda que no es el líder de la manada. No debes olvidar que los perros descienden de los lobos y que para ellos el macho alfa –o la hembra beta– es quien manda. ¿Quién es ese personaje? Nada más y nada menos que tú, su dueño.

Cuando el perro cree que él es el dominante, es más difícil que cumpla órdenes de su supuesto subordinado. La agresividad y los comportamientos indeseados son típicos signos de que tu mascota se considera el alfa, pero para evitarlo o reducirlo puedes utilizar los refuerzos positivos o los castigos.

El refuerzo positivo para castigar a tu mascota

En realidad, este tipo de enseñanza no se basa en castigar, sino en recompensar sus buenas acciones. El refuerzo positivo es una técnica que consiste en premiar mediante caricias, palabras afectuosas, golosinas o juguetes cuando el perro cumple con una orden.

Educar a tu perro

Este proceso sin duda es más divertido y agradable tanto para ti como para tu mascota. Todos los perros preferirán que se les de una galleta de premio antes de que se les castigue atándolos a una cadena, por poner un ejemplo.

Los beneficios del refuerzo positivo son muchos, y por eso es recomendado por los adiestradores y los veterinarios. Entre otros, permite reforzar el vínculo dueño-mascota, ayuda a que el animal se sienta querido y respetado, y sirve para lograr mejores avances cuando el animal ha sufrido algún tipo de trauma en el pasado.

Es muy importante demostrarle al perro cuándo se le está premiando por cumplir las órdenes. Lo ‘malo’ del refuerzo positivo es que no podrías darle galletas o caricias al animal si no le das una tarea para que cumpla, porque no comprenderá por qué lo estás recompensando.

Refuerzo negativo para castigar a tu mascota

Todavía muchos entrenadores y dueños de animales emplean este método, ya que consideran que es el más efectivo. Sin embargo, se está dejando de utilizar debido a que puede ser sinónimo de maltrato.

Cómo limpiar el olor a orina de perro en la alfombra

Muchas personas confunden el refuerzo negativo con los golpes o infligir dolor, y eso no es así. Básicamente, este método se basa en darle un estímulo no agradable para educarlo. Junto a la práctica constante, la mascota aprenderá y no serán necesarios dichos castigos.

Debemos tener en cuenta que castigar a tu mascota –sea de la raza que sea, tanto un bóxer como un Yorkshire– o reñirla cuando hace algo malo no es una idea muy acertada si queremos enseñarle. ¿Por qué? Porque colocas al animal en una situación de estrés generalizado y eso hace que no recuerde lo que ha aprendido (o que tú intentas que aprenda).

La próxima vez que suceda algo similar actuará de la misma manera. Y será un círculo vicioso en el cual tú le castigas porque ha hecho algo malo, el animal se trauma y no presta atención a tu orden… y así sucesivamente.

Además, debes saber que cuando el perro hace algo ‘malo’ –según la óptica del humano– mostrará sumisión porque estamos enfadados y le gritamos. Ese temor no le permite comprender el por qué del castigo.

Por lo tanto, usar refuerzos negativos no es la solución para los problemas de comportamiento de tu mascota. Tómate el tiempo necesario para enseñarle lo que está bien y prémialo. Verás que consigues mejores resultados.

FAGNANI, J. P., Barrera, G., & Bentosela, M. (2016). Control inhibitorio en perros domésticos:¿qué sabemos hasta ahora? Avances En Psicología Latinoamericana. https://doi.org/10.12804/apl34.3.2016.11