Las ratas como animal de compañía

Laura Huelin · 3 agosto, 2018
Solo unas pocas especies están indicadas como mascota, y es que solo aquellas que crecen entre humanos son amigables y dóciles

Los roedores pueden ser mascotas maravillosas: son simpáticos, dóciles e inteligentes. Los hámsters o las cobayas son una muestra de esto. Sin embargo, las ratas como animal de compañía también pueden ser una mascota inolvidable y un gran amigo.

Las ratas como animal de compañía

A pesar de que asociamos las ratas con la suciedad y las enfermedades, en realidad son animales muy inteligentes, con un gran sentido de la supervivencia y capacidad de adaptación. Además, pueden ser muy dóciles y amigables si crecen entre humanos.

Sin embargo, no en cualquier caso valen las ratas como animal de compañía: estos animales domésticos se limitan a unas cuantas especies, y criadas ya entre humanos. Es decir, las ratas que pueden vivir en nuestras casas no han sido recogidas de la calle ni del campo.

Quien haya convivido con ratas como animal de compañía sabe que son pequeños roedores afectuosos y divertidos. Tienen una fama injusta que no se merecen.

Cuidados de las ratas domésticas

Las ratas como animal de compañía no son exigentes: un compañero, una jaula adaptada a sus necesidades básicas, una alimentación equilibrada y un poco de estimulación mental son ingredientes suficientes para hacerlas felices y ayudarlas a vivir sanas.

A pesar de ser animales pequeños, tienen mucha energía, por lo que necesitan una jaula grande. La mejor opción es una jaula que ademas tenga varios pisos, para que puedan subir y bajar. Además, así disponen de mayor superficie para caminar ocupando poco espacio en nuestras casas.

Cuidados de las ratas domésticas

Su jaula debe tener muchos escondites y lugares donde dormir. Su instinto les dice que deben dormir en lugares pequeños y oscuros; aunque luego decida dormir en el sofá o encima de tus piernas, dale la oportunidad a tener un escondrijo.

Además, escoge un buen sustrato para roedores. Tu rata empleará su jaula para hacer sus necesidades y la mejor manera de garantizar la higiene es escoger un sustrato de calidad: que sea fácil de limpiar y que no haga polvo, pues podría provocarle problemas respiratorios.

Las ratas viven mejor en compañía. Son animales que suelen vivir en grupos, por lo que es aconsejable que en casa tengas más de una. No se sentirá sola y tendrá un compañero de juegos, así que descargará más energía sin necesitar tu atención. ¡Son todo ventajas!

Son animales inteligentes que necesitan resolver problemas o aprender trucos nuevos para ser felices. Dentro de su jaula necesitará juguetes interactivos, o algún puzzle para resolver. Si no tienes juguetes, siempre puedes enseñarles trucos y secuencias de órdenes. ¡Es importante que no se aburra!

La seguridad en casa también es fundamental: puedes permitir que las ratas salgan de su jaula y exploren la casa, pero no descuides su seguridad. Ten cuidado con los cables eléctricos, porque podrían roerlos; de igual manera, asegúrate de que no hay agujeros ni huecos detrás de los muebles por los que podrían esconderse y quedarse atrapadas.

Salud de las ratas domésticas

Las ratas domésticas son animales generalmente sanos, pero es necesario hacer visitas veterinarias frecuentes para garantizar su salud y su bienestar. Las ratas como animal de compañía viven entre tres y cinco años, aunque se han dado casos de ratas más longevas. Actualmente, las ratas no tienen vacunas obligatorias.

Alimentación de las ratas domésticas

La mayor parte de problemas de salud que aparecen en estos pequeños roedores están relacionados con su dentadura: sus dientes nunca dejan de crecer, y si no los desgastan correctamente, aparecen dolores, malas digestiones o incluso la imposibilidad de comer.

Alimentación de las ratas como animal de compañía

Las ratas como animal de compañía son omnívoras: esto es, pueden consumir cualquier alimento y debemos darles una dieta completa y variada. Además, siempre deben tener agua fresca a su disposición.

La manera más fácil de asegurarnos que nuestra rata lleva una alimentación adecuada es proporcionarle pienso propio para su especie, aunque debemos evitar aquellos que se basan en las semillas. Pero esto no es todo: debemos ofrecerles comida fresca que tenga siempre a su alcance.

En cuanto a frutas y verduras, podemos ofrecerles una mezcla diaria de diferentes hortalizas y productos frescos, como espinacas, tomate, zanahoria o calabacín, y dejar que ellas elijan cuáles son sus favoritos. Debemos también ponerles cereales como arroz, pan o pasta, además de legumbres. Para proporcionarles proteína animal podemos darle huevo, pollo o queso fresco sin lactosa.

Todos los alimentos que le presentemos, a excepción de los de origen animal, deben estar crudos y ser naturales: evita la sal, el aceite, las especias, el azúcar o cualquier aditivo. Cuanto más fresco, mejor para su salud.

Si buscas una mascota divertida, sociable, cariñosa e inteligente, las ratas como animal de compañía pueden ser una gran opción. Asegúrate de proponerle retos mentales, dale una dieta equilibrada y disfruta de su amistad durante largos años.