¿Cómo demostrar a tu gato que le quieres?

Laura Huelin · 30 abril, 2018
Para ello hay que comprender que los felinos no entienden las riñas, que son dormilones y hay que respetar su sueño, que son muy curiosos y que tienen que rascar por instinto

Desde hace mucho tiempo los gatos se han ganado fama de ariscos, aunque quien convive con un gato sabe que la realidad no es así: los gatos pueden ser animales muy cariñosos y dóciles. Sin embargo, a veces fallamos al comunicarnos con ellos, por lo que te damos cinco ideas para demostrar a tu gato que le quieres.

Demostrar a tu gato que le quieres

Los gatos son animales caseros, como los perros. Sin embargo, su lenguaje y su manera de entender el mundo son muy diferentes. Los gatos son menos efusivos al expresarse con nosotros, aunque igualmente nos dan muchas muestras de cariño a lo largo del día.

Para demostrar a tu gato que le quieres, él necesita que respetes sus instintos. Seguro que puede apreciar unas palabras de cariño, pero realmente lo que hace que se sienta integrado y querido es dejarle comportarse como le dice su naturaleza.

1. No le riñas

Los gatos no entienden el castigo: no son capaces de relacionar que te has enfadado con que han hecho algo mal. Cuando riñes o castigas a un gato, solamente lo estás asustando, pero no sabe por qué ha ocurrido. Por eso, castigar a un gato es como reñirle o gritarle por nada: él no extrae ninguna información de la situación.

Sin embargo, responden muy bien a las alabanzas o a los premios. Si quieres educar a tu gato o enseñarle a hacer algo, lo más sencillo es premiarle cuando lo haga bien. Por ganarse tu atención y tu aprobación dejará de hacer lo que te molesta y empezará a repetir lo que te gusta más.

2. Adapta su ambiente

Adapta tu casa a las necesidades de tu gato: no solamente incluye alejar del borde de las mesas o las repisas las figuras que pueda tirar y romper, sino que también implica darle lugares en los que saciar sus instintos.

Gatito en una caja

Enriquece el ambiente de tu casa pensando en tu gato: dale escondites en los que dormir y lugares elevados a los que trepar y observar. Además, se aburren con facilidad de sus juguetes, por lo que puedes tener varios tipos e ir guardándolos y sacándolos a cada poco.

3. Los parpadeos lentos

Una de las maneras en las que los gatos nos dicen que nos quieren es parpadeando lentamente. Son unos animales que tienen comportamiento tanto de presas como de depredadores: cerrar los ojos, aunque sea por un momento, demuestra su absoluta confianza en que no le vamos a hacer daño.

Otra de las maneras que tienes para demostrar a tu gato que le quieres es imitarle: cuando te esté observando, parpadéale lento. Si lo entiende verás que te devuelve el parpadeo. Si ha entendido otro mensaje, en cambio, verás cómo se levanta y se va a otro lugar de la casa.

4. Déjale curiosear todo

“La curiosidad mató al gato”, dice el refrán. No tenemos que llegar tan lejos, pero el dicho popular nos da una pista sobre uno de los rasgos del carácter de los gatos: son extremadamente curiosos. Si quieres demostrar a tu gato que le quieres, déjale curiosear tus cosas. Deja que sacie ese instinto de saber.

Ten cuidado con las cosas que puedan ser peligrosas para él, como los detergentes o productos de limpieza, pero déjale meter la cabeza en las bolsas, tocar los objetos nuevos y olerte las manos y la cara de vez en cuando. El olfato no es tan importante como en los perros, pero es otro de los métodos que tienen los gatos de conocer su alrededor.

5. Dale muchos sitios para rascar

Los gatos rascan y afilan sus uñas por varias razones: porque les relaja, porque necesitan desgastar las uñas, e incluso porque así desprenden olor y reclaman el territorio como suyo. Por eso, rascar y arañar son actividades propias de la naturaleza de un gato: necesitan hacerlo.

Rascador para gatos

Si no tiene un lugar especial donde hacerlo, rascará y romperá objetos que no debería. Proporciónale a tu felino por lo menos un rascador en el que poder estirarse y relajarse; si tienes sitio para más de uno, sería perfecto.

6. Dale sitios para dormir

Son cazadores activos y son grandes atletas, pero los gatos también son muy dormilones. Duermen muchas horas al día distribuidas en pequeñas siestas, y les gusta tener varios sitios diferentes donde decidir echarse una cabezada.

Dormir con tu gato

Déjale cojines, cajas o escondites a lo largo de la casa para que pueda elegir con comodidad dónde dormir. Elegirá el mismo durante unas épocas, pero quizás en otras le apetece más otro lugar: los cambios de temperatura, las horas de los rayos de sol y el tacto blando pueden ser motivos por los que cambie de lugar de dormir.

Los gatos son animales domésticos que tienen fama de ariscos, pero en cambio son pequeños felinos cariñosos y dóciles. Para demostrar a tu gato que le quieres, respeta su naturaleza perezosa, curiosa y rascadora, y entenderá que es el rey de la casa.