Cómo construir un terrario

Las condiciones de este espacio para una mascota como un reptil deben replicar, en la medida de lo posible, su hábitat natural; no solo en cuanto a cuestiones de estética, sino también en lo relativo a la humedad, la temperatura...

Para saber cómo construir un terrario se debe tener claro qué es lo que se quiere. Ya sea un pequeño espacio donde se reproduzca el hábitat de un reptil o también puede ser un pequeño jardín destinado a dotar de elementos naturales un ambiente bajo techo.

Cómo construir un terrario para serpientes

La prioridad es ofrecer al animal que se va a introducir en un terrario un ambiente con niveles de humedad, temperatura y ventilación acordes con su especie. Igualmente, es necesario ofrecer dimensiones suficientes que permitan el desarrollo idóneo de cada ejemplar sin dificultades.

En cuanto a cómo construir un terrario, se debe tener en cuenta que las serpientes tienen una fama bien ganada de escurridizas. Por ello, en el momento de diseñar y armar la instalación, hay que prever cualquier plan de fuga. La más mínima rendija, por muy estrecha que parezca, puede ser todo lo que necesiten algunos de estos reptiles para salir a explorar.

Otro punto importante a tener en cuenta sobre el terrario es la comodidad para limpiarlo y cambiar el agua. Estas son tareas que deben acometerse de forma periódica; su ejecución debe ser siempre rápida y segura, para así tratar de molestar lo menos posible,

Características de cada especie

La mayoría de las mascotas son adoptadas durante sus primeros meses de vida; en algunos casos, solo pocos días después de haber llegado al mundo.

Una serpiente

Antes de construir un terrario, se debe tener conciencia de cuáles serán las dimensiones que alcanzará la serpiente cuando sea adulta. Su hábitat artificial deberá ofrecer espacio suficiente para que pueda estirarse en su totalidad, así como elementos que la permitan enrollarse.

También hay que atender consideraciones de acuerdo al tipo de reptil que se le dará acogida. Por ejemplo, mientras hay serpientes que suelen ser muy fuertes y ejercen gran presión sobre los materiales en los que se apoyan, los ejemplares más pequeños cuentan con venenos más letales.

Cómo construir un terrario para un ofidio: materiales

Los materiales básicos para la construcción de un terrario pueden ser: madera, vidrio, plástico o metal. El cristal se utiliza en terrarios tropicales que suelen exigir altos niveles de humedad, aunque mantener una ventilación adecuada puede ser problemático. La madera se usa para recrear ambientes desérticos o que necesitan una humedad media o baja.

Para colocar en el interior, pueden considerarse los siguientes elementos:

• Bol de agua, que ayudará al reptil en las tareas de autorregular su humedad y en la muda de piel.
• Un tubo fluorescente, sobre todo si el terrario no recibe luz de sol directa.
• Un termómetro.
• Una base de grama natural o artificial. No se recomienda el uso de arenillas sobre el piso del hábitat.
• Una manta calefactora.

Reptiles: muda de piel de la serpiente

Pequeños jardines

Este tipo de espacios son ideales para crear un ambiente de paz en el hogar u oficina; se destinan fundamentalmente para colocar diferentes tipos de plantas ornamentales.

En general, casi todas estas plantas se pueden utilizar para hacer pequeños terrarios; incluso en un mismo jardín se pueden incluir varias especies, siempre que tengan las mismas características.

Paso a paso

Aunque la mayoría de los terrarios son de vidrio, también hay modelos de plástico o madera. Una vez definido el envase, como hemos visto, el paso siguiente es seleccionar la planta que coronará el terrario. Debe ser una especie pequeña y de raíces poco profundas; además, no debe tener dificultades para permanecer alejada de los rayos del sol.

Antes de empezar con las tareas de ‘siembra’, el frasco, la botella o la caja que servirá de ‘terreno’ debe limpiarse bien. Para evitar la presencia de sustancias dañinas puede emplearse jabón antibacterias.

El sustrato se conforma con tierra negra rica en vitaminas y piedras pequeñas. Si el recipiente no dispone de un canal de drenaje, debe añadirse carbón activado; de igual forma, para regular los niveles de humedad se puede colocar musgo.

Como elementos decorativos en los terrarios se emplean piedras blancas o de colores, así como caracoles y hasta pequeñas artesanías en madera o arcilla.

Recomendaciones finales

Los terrarios deben permanecer en ambientes que garanticen una temperatura constante y sin variaciones. Las repentinas corrientes de aire frío o los picos de calor, son extremos que deben evitarse.

Una de las ventajas de estos pequeños jardines es su fácil mantenimiento. Se les debe colocar un poco de agua una vez cada siete u ocho días; en casos de cactus, el intervalo se extiende hasta los 30 días.

Te puede gustar