¿Cómo elegir las plantas para tu acuario?

Yamila · 8 diciembre, 2017

Algunas personas optan por colocar plantas artificiales en las peceras porque no requieren exigencia alguna en cuanto a cuidados. Sin embargo, las naturales tienen muchos beneficios para los peces, sean de agua fría o cálida, así que en este artículo te daremos algunos consejos para elegir las plantas para tu acuario.

La importancia de las plantas para tu acuario

Como primera medida debes saber que las plantas naturales tienen una función muy importante en el acuario: aportar oxígeno y eliminar dióxido de carbono. No solo son un elemento decorativo y que queda bonito, sino que también se encargan de filtrar y purificar el agua de los desechos expulsados por los peces.

Peces payaso nadando

En el mercado puedes encontrar una gran cantidad de plantas para tu acuario, ya sean naturales o artificiales. Estas últimas tienen la ventaja de no necesitar tantos cuidados ni limpieza, así como el hecho de que no tendremos que preocuparnos si crecen demasiado y salen de la pecera.

Los peces, ya sean de agua fría o de agua cálida, tienen una relación muy estrecha con las plantas en la vida natural. Aquello que coloques en el acuario, que sirva para recrear el entorno de los peces, hará para que tu mascota se sientan ‘como en casa’. 

Muchas especies de peces pequeñas emplean las plantas para ocultarse de los ejemplares grandes, y así evitar ser devoradas por ellos. Incluso pueden esconderse entre las hojas como si fuese un juego, o para llamar la atención durante la etapa de apareamiento.

Plantas para tu acuario: especies y colocación

Como las plantas juegan un rol muy importante en la vida de los peces, no podemos tomarnos su elección a la ligera. Algunas especies de hierbas son tóxicas y pueden expulsar sus sustancias peligrosas al agua, lo que resulta peligroso porque pueden provocar enfermedades o incluso la muerte de los animales que habitan en el acuario.

Por lo tanto, el primer paso es consultar con los expertos de las casas de mascotas o acuarios sobre las plantas aptas para tu pecera. Algunas de ellas son:

1. Hygrophila

2. Vallisneria

3. Echinodorus

4. Microsorum

5. Cryptoryne

El siguiente paso es realizar una selección de las plantas adecuadas y también la cantidad que dispondremos en el acuario, ya que recargar el espacio no permite a los peces desarrollarse como corresponde.

Otro factor que debemos tener en cuenta es la condición climática de la pecera, porque no es lo mismo si el agua es tropical, fría, dulce o salada. Además, algunas especies de plantas acuáticas requieren más luz y, por el contrario, otras se adaptan a ambientes más oscuros.

Por su parte, el ‘paisajismo’ también puede servirte al momento de elegir plantas para tu acuario: todo depende de qué decoración quieras que tenga. Tampoco debes olvidar la cantidad de peces que viven en ese ambiente, pues las hojas podrían entorpecer sus movimientos o generar peleas entre los ejemplares.

Una vez que ya hayas elegido los tipos y la cantidad de plantas adecuadas, y hayas decidido la decoración que le darás a tu acuario, es momento de plantarlas, tal y como harías en el jardín de tu casa.

Estrella de mar en un acuario

Te recomendamos que antes de introducirlas en el agua las enjuagues un poco para quitar tierra o cualquier sustancia que pueda enfermar a tus peces. Nunca está de más echar un vistazo para verificar y asegurarse de que no tengan insectos o enfermedades que se traspasen al agua.

Los peces deberían ser colocados en un acuario menor durante el tiempo que dure el trabajo de ‘jardinería’, con el fin de evitar estresarlos o que dificulten la tarea. Para fijar las raíces a la base de la pecera lo mejor es disponer de una capa de arena de aproximadamente ocho centímetros, porque así no se levantarán con el movimiento del agua. Presta atención también a que las hojas más grandes no queden por fuera de la pecera.

Poco a poco devuelve a los peces a su hábitat y presta atención a cómo se relacionan con sus nuevas compañeras. Al principio quizás les teman o no quieran acercarse, pero con el paso de los días se darán cuenta de que sirven para esconderse o buscar alimento. Por último, deja pasar una semana o dos para que las plantas se aclimaten y sobrevivan al trasplante.

Fuente de la imagen principal: Hugo A. Quintero G.