8 peces de agua dulce

Yamila · 5 diciembre, 2017

Si estás pensando en armar un acuario en casa lo más sencillo es que elijas peces de agua dulce y fría. Para comenzar son los que menos trabajo te darán y, cuando te conviertas en un experto, podrás pasar a una pecera de agua cálida. En este artículo te contamos qué especies puedes elegir.

¿Qué peces de agua dulce existen?

Esta pregunta tiene una respuesta bastante amplia, por que haremos una lista con los peces de agua dulce más famosos o más simples de cuidar. Así podrás elegir los que más te gusten y armar tu acuario, aunque ten en cuenta que no siempre son compatibles entre sí. Por lo tanto, te recomendamos que consultes en la tienda de mascotas antes de comprarlos.

1. Pez espiga

Su nombre científico es Bedotia Geayi ,y también se lo conoce como arcoíris de Madagascar. Este pez originario del este de África se reproduce fácilmente, y al ser muy vistoso se elige para los acuarios. El hábitat natural de estos peces de agua dulce son los ríos, arroyos y charcos con bastante vegetación.

Morfológicamente, tienen el cuerpo alargado, boca orientada hacia arriba, ojos grandes y una línea oscura que lo atraviesa. En cautiverio mide unos ocho centímetros, es bastante pacífico e ignora a sus compañeros de acuario, aunque por nadar tan rápido puede estresar a los demás.

2. Killis

Pertenece al grupo de los Cyprinodontiformes y hay cerca de 100 especies diferentes. Esta variada familia se adapta a diversos climas, no compiten con los demás por comida y los ejemplares más grandes de la pecera lo ignoran. Lo mejor de todo es que los Killis le aportan mucho colorido a tu acuario.

Pez killis

3. Pez gato

Otro de los peces de agua dulce que puedes elegir para tu pecera, siempre y cuando tengas bastante espacio, ya que pueden crecer bastante. Son parientes cercanos del bagre y se caracterizan por vivir en el fondo del acuario y de disponer de barbillas o tentáculos en la cara (mandíbula y bigote).

Las aletas pectorales y dorsales terminan en forma de punta porque las usan como defensa. Los verás buscando restos de comida en la arenilla, y lo mejor de todo es que son excelentes limpiadores del hábitat.

4. Anostómido

Otros peces de gran tamaño (más de 12 centímetros de largo), pero que como son de diferentes colores te pueden servir para darle vida a tu pecera. Además, suelen ser bastante independientes, no generan problemas de convivencia con sus compañeros y tampoco pelean por el alimento. Si estás pensando en armar una gran pecera, el anostómido puede ser una excelente opción.

5. Cíclidos

Son unos peces de agua dulce que pueden convertirse en problemáticos por una razón muy importante: son omnívoros. Esto significa que se alimentan no sólo de lo que le des, sino también de las huevas o crías de los demás.

Ten cuidado de no tener una pareja de cíclidos porque pueden convertirse en los ‘dueños’ de la pecera. Una manera de controlar la población es a través de la temperaturas del agua: más caliente o más fría no permite la ovulación de la hembra.

6. Calíctidos

Tienen características similares a los peces gato porque viven en lo más profundo del acuario, y porque presentan esas ‘barbas’ a los laterales de la cara. Si bien, la diferencia reside en el tamaño, pues los calíctidos son más pequeños y pueden ser ideales para un acuario de pocas dimensiones. Además, se adapta a todo tipo de aguas y hábitats.

7. Gourami besucón

El Gourami Besucón lleva ese nombre por la disposición de la boca (como una trompa sobresaliente), y porque siempre la están moviendo y parece como si intentaran besar a quien se les acerca.

Si bien es cierto que hay muchos peces de agua dulce con esta costumbre, los Gourami son muy tranquilos y no tienen problemas con los compañeros. Para que crezcan hasta los 25 centímetros hay que dedicarles bastante tiempo y esfuerzo, pues de lo contrario crecerán solo hasta los 10 centímetros.

8. Pez ángel

Es una especie muy sociable y pacífica que necesita estar al lado de compañeros iguales a él para no sufrir estrés. Además, es necesario tener cuidado con los que comparte la pecera, porque si se siente intimidado no comerá y cambiará su conducta.