Coccidiosis en conejos: causas, síntomas y tratamiento

11 Enero, 2021
Este artículo ha sido escrito y verificado por el biólogo Samuel Sanchez
La coccidiosis en conejos es una patología en muchos casos asintomática. Por desgracia, los ejemplares más envejecidos o inmunodeprimidos pueden sufrir cuadros clínicos graves.

La coccidiosis es, a día de hoy, la parasitosis más diagnosticada en conejos. Se trata de una infección provocada por diversas especies del género Eimeria (Apicomplexa), las cuales parasitan el intestino del animal y provocan síntomas de gravedad variable.

La incidencia de la enfermedad —número de animales infectados con respecto a la población total— en Europa oscila entre el 21 % y el 60 %, dependiendo de la región consultada. Si quieres conocer más sobre esta extendida patología y cómo tratarla, sigue leyendo.

Causas de la coccidiosis en conejos

Tal y como explica el portal VCA hospitals, un conejo adquiere los coccidios al comer las heces de un ejemplar infectado, pues estas contienen ooquistes parasíticos. Esto es algo muy usual en lagomorfos, pues estos ingieren sus propios cecotrofos (deposiciones) con el fin de fermentarlos nuevamente en su intestino y así obtener más nutrientes en su dieta.

Los ooquistes se rompen dentro del estómago y liberan esporas de su interior. Las sales biliares y los jugos pancreáticos del duodeno estimulan su maduración, tras la cual infestan las células de la mucosa intestinal del hospedador, donde se reproducen de forma sexual y asexual.

Muchos conejos son portadores asintomáticos de los coccidios, pues no presentan ningún signo clínico relevante. Los animales mayores, estresados, inmunodeprimidos y con enfermedades accesorias son mucho más proclives a sufrir cuadros graves de la enfermedad.

Existen alrededor de 25 especies de Eimeria, todas ellas capaces de producir la coccidiosis en conejos.

Una granja intensiva de conejos.

Síntomas

Como hemos dicho anteriormente, los signos clínicos de la enfermedad no aparecen a menos que esta sea grave. Entre ellos, encontramos los siguientes:

  • Letargia y falta de energía.
  • Debilidad generalizada.
  • Disminución del apetito.
  • Pérdida de peso.
  • Deshidratación.
  • Diarreas.

También cabe destacar que, dependiendo del lugar de enquistamiento del coccidio, el conejo puede presentar unos síntomas u otros. En general la infección se localiza en el intestino, por lo que causa signos como los previamente citados.

Por otro lado, existe otra variante, conocida como coccidiosis hepática. Esto se traduce en una distensión del hígado, la aparición de cálculos biliares e inflamación de diversos conductos internos. La infección se puede propagar a otras partes del cuerpo y resultar letal. Un animal con este cuadro clínico suele tardar unos 10 días en morir.

Diagnóstico

Si notas a tu conejo apático y sin energía —sobre todo si vive en un ambiente de granja con otros ejemplares—, acude con presteza al veterinario. El especialista realizará un examen de las heces del animal, pues a veces los ooquistes se pueden diferenciar en sus deposiciones.

Debido a que el diagnóstico es complejo, el veterinario también puede acudir a la realización de una radiografía. Esta puede mostrar bloqueos hepáticos e intestinales, además de la acumulación de fluidos típica en este cuadro infeccioso.

Tratamiento

En la actualidad, existen fármacos de administración oral que son muy útiles para combatir la enfermedad. La sulfaquinoxalina suele ser el tratamiento de elección, aplicado en dos intervalos de 7 días. Otras medicaciones que se pueden considerar son el amprolio y la salinomicina, entre otros.

En algunos casos, puede ser necesaria la administración de antibióticos en conjunción con los fármacos ya citados. Si bien estos no acaban con los coccidios, protegen al animal frente a agentes patógenos que se aprovechen de su cuadro clínico para infectarlo.

Algunos conejos adquieren inmunidad vitalicia a la enfermedad, pero otros requieren tratamientos en intervalos para combatirla. Aun así, el pronóstico es generalmente positivo cuando la infección se diagnostica a tiempo.

En la prevención está la clave

La coccidiosis en conejos es altamente contagiosa, pues estos animales acostumbran a comerse sus heces y las de otros continuamente. Por ello, para evitar la enfermedad —o tras un brote de la misma— se deben seguir los siguientes consejos:

  • Limpiar e higienizar el entorno de los conejos de forma rutinaria, idealmente todos los días.
  • Mantener el sustrato completamente seco, siempre retirando las deposiciones y suciedad de los bebederos y comederos.
  • Utilizar soluciones con amoniaco al 10 % para esterilizar las jaulas semanalmente. Estos compuestos matan al coccidio.
  • Ofrecer al animal heno de forma ilimitada y complementar su alimentación con comidas variadas y nutricionales.
  • Reducir el estrés del animal. Esto se puede hacer evitando la sobrepoblación de las instalaciones.
La neumonía en conejos puede ser letal.

Una patología muy común

Tal y como hemos dicho, hasta el 60 % de los conejos domésticos en granjas presentan coccidiosis en ciertas áreas. Muchos de ellos son asintomáticos, pero otros tantos mueren cuando la infección invade el hígado. Ante enfermedades como esta, esperar a que el animal se recupere por sí solo nunca es una opción.

Por ello, si notas comportamientos anormales en tu conejo, acude con presteza al veterinario. Los fármacos orales son muy efectivos y, si se detecta a tiempo la infección, el pronóstico del animal enfermo es favorable en casi todos los casos.

  • Coccidia in rabbits, VCAhospitals. Recogido a 10 de enero en https://vcahospitals.com/know-your-pet/coccidia-in-rabbits
  • Protozoal enteritis:coccidiosis, MedicalRabbit.com. Recogido a 10 de enero en http://www.medirabbit.com/EN/GI_diseases/Protozoal_diseases/Cocc_en.htm