Consejos para alimentar a perros con estómago sensible

2 abril, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la bioquímica Luz Eduviges Thomas-Romero
Los perros con estómago sensible suelen padecer una serie de síntomas dolorosos y desagradables. Descubre cómo puedes aliviar este padecimiento en tu mascota de manera sencilla.

Los perros con estómago sensible necesitan ciertas atenciones. De lo contrario, su condición puede derivar en padecimientos graves.

Los perros que sufren de estómago sensible pueden desarrollar una amplia gama de síntomas. Entre ellas podemos contar alergias estacionales o respiratorias, picazón en la piel y problemas de pelaje. También es frecuente episodios de diarrea y la incapacidad para aumentar de peso.

De la misma manera, se ha reportado su asociación a enfermedades del sistema inmune como artritis, la enfermedad del intestino irritable, la diabetes y una serie de otros problemas.

El síndrome del intestino permeable como patología base

Normalmente, las paredes del intestino son un epitelio permeable. Esa es la clave para poder obtener nutrientes a partir de los alimentos. Esta permeabilidad en condiciones de salud es selectiva, es decir, que existe un control estricto de qué sustancias ingresan desde el intestino al torrente sanguíneo.

En los casos del síndrome del intestino permeable, la selectividad del intestino se pierde. Como resultado, fragmentos de alimentos parcialmente digeridos, toxinas y bacterias traspasan la barrera intestinal.

ilustración en 3D del sistema digestivo del perro.

Esta permeabilidad aumentada acarrea problemas de digestión, como la absorción incompleta de nutrientes.

El síndrome del intestino permeable  y la presencia en sangre de compuestos que el sistema inmune identifica como invasores extraños.

Ante este ataque detectado, el sistema inmunitario se activa, respondiendo con sus armas habituales, lo que produce inflamación y reacciones alérgicas.

El reto de alimentar a un perro con estómago sensible

Instaurado el daño intestinal, el cuerpo del perro comienza a percibir la comida como su enemigo. Por esta razón vemos tantos perros que son alérgicos o reactivos a casi todas las proteínas y muchas verduras y granos.

Esto deja poco para elegir cuando se trata de alimentación. Lo más importante (y triste) de este padecimiento es que el perro cae en un estado crónico y constante de inflamación, malestar y angustia.

¿Cómo tratar a un perro con síndrome de intestino permeable?

La clave para sanar el intestino permeable, es encontrar qué cerrará esas brechas. A continuación abordaremos cómo usar la comida y algunos consejos naturales para el cuidado del perro con estómago sensible.

Se recomienda una estrategia con tres pasos:

  • Eliminar la inflamación
  • Aprovechar la dieta de tu perro para sanar
  • Sintonizar el sistema inmune hiperreactivo

1. Eliminar la inflamación

Algunos de los irritantes más destructivos del sistema digestivo son cosas que les damos a nuestros perros regularmente: Vacunas y medicamentos.

Las vacunas desafían el sistema inmune al obligarlo a tratar una enfermedad de forma no natural. Cada año, el sistema inmunitario de nuestros perros es atacado por vacunas combinadas que fuerzan una respuesta inmunitaria confusa.

Considera espaciar la vacunación en lugar de hacerlo anualmente. Por supuesto, la única excepción es la rabia, que está regulada por la ley y debe administrarse al menos cada tres años.

Existen investigaciones ahora que muestran que una sola vacuna puede proteger efectivamente a su perro durante siete años o más. Para asegurarse de esto, puedes solicitar que se le realice un título, esto es un análisis de sangre que verifica los niveles de anticuerpos contra las enfermedades centrales.

En relación a los medicamentos para pulgas, garrapatas y gusanos del corazón, intente usar repelentes naturales durante las estaciones frías. Si le das medicamentos para pulgas y gusanos del corazón, es bueno hacer un seguimiento con una desintoxicación usando hierbas como el cardo mariano.

Los perros con estómago sensible deben llevar una dieta equilibrada.

2. Aprovechar la dieta

El irritante más perjudicial para el intestino de tu perro es su dieta. Las croquetas procesadas comercialmente y los alimentos enlatados son la causa de las miserias de muchos perros con estómago sensible.

Sus ingredientes inertes proporcionan una nutrición inadecuada que es difícil de digerir, inflamatoria e incluso potencialmente tóxica.

La verdad es muchos de los ingredientes del pienso, ponen a nuestros perros en riesgo de síndrome de intestino permeable, obesidad y alergias. El pienso puede ser causal indirecto de otras afecciones, como diabetes, artritis e inflamación, síndrome del intestino irritable, intolerancias y sensibilidades alimentarias y deficiencias nutricionales.

Así, es deseable evitar exceso de carbohidratos, especialmente en forma de granos, alimentos procesados ​​comercialmente, productos lácteos.

Lo mejor para los perros con estómago sensible es la  comida fresca. Esto incluye verduras, frutas y carnes, incluso crudas. Tu perro necesita una dieta repleta de enzimas vivas, nutrientes biodisponibles, antioxidantes protectores, grasas saludables, proteínas abundantes y estimulantes inmunes.

  • Carnes: cuando son ricas en ácidos grasos omega 3 y omega seis para no causar más inflamación. Estos pueden incluir pavo, salmón, pato, venado y otros animales salvajes. Los peces salvajes son muy bienvenidos. El pollo y el cerdo son demasiado ricos en omega 6 y no ayudarán a su perro a sanar.
  • Vegetales: son una fuente de vitaminas, minerales y fibra. Use verduras de hoja verde como el brócoli, las espinacas y la col rizada, y las verduras de color amarillo anaranjado como la calabaza, los pimientos y las zanahorias. Otras posibilidades incluyen hongos, judías verdes, coliflor, coles de Bruselas y repollo. Estas opciones son bajas en carbohidratos y altas en fibra, antioxidantes, vitaminas y minerales.
  • Frutas: en pequeñas cantidades, pueden brindar beneficios. Los arándanos, moras, frambuesas, manzanas y muchas otras frutas son excelentes adiciones. Siempre asegúrese de que la fruta sea segura para darle a su perro antes de dársela.

3. Suplemente para regular el sistema inmune

Además de brindarle una dieta equilibrada a tu mascota, acorde a sus necesidades, puedes considerar darle algunos suplementos naturales para regular su sistema inmune:

  • Caldo de huesos: el caldo de huesos contiene aminoácidos como prolina, glicina y L-glutamina que son necesarios para curar el intestino.
  • Prebióticos y probióticos: estos suplementos apoyan el equilibrio de bacterias buenas en el microbioma de tu perro.
  • Kéfir: otra fuente de probióticos, use kéfir de leche de cabra o agua de coco.
  • Enzimas digestivas: ayudarán a descomponer las partículas de alimentos antes de que salgan del intestino, reduciendo los síntomas observados.
  • Cúrcuma: se dice que la cúrcuma tiene propiedades antiinflamatorias, antibacterianas y antifúngicas, por ello, su consumo –dentro de una dieta equilibrada– sería recomendable.
  • Jengibre: estimula las enzimas digestivas y aumenta la producción de bilis para mejorar la función digestiva.
Dar comida como un premio para perros

Los perros con estómago sensible necesitan una dieta adecuada

La alimentación del perro con estómago sensible supone un compromiso continuo. No funciona darle al perro una dieta saludable el tiempo suficiente para que se mejore y luego regresar a los productos comerciales y a los snacks de cualquier índole. De hacerlo así, cada dos por tres el tutor tendrá que repetir la lucha contra la enfermedad.

  • Feijoó, S. M. (2009). Enfermedad Intestinal Inflamatoria (EII). Revista Veterinaria Argentina. 26:(258) 1-11.
  • Sunyer, I., Serrano, S., Pulido, I., & Domenech Tomás, O. (2002). Shock séptico y síndrome de respuesta inflamatoria sistémica (SRIS) en pequeños animales. Clínica veterinaria de pequeños animales, 22(2), 0085-99.
  • Bolívar, R., & Fair, C. (2017). Manejo de un paciente canino con enfermedad inflamatoria intestinal (Doctoral dissertation, Corporación Universitaria Lasallista).
  • Ludlow, C. (2005). Hydrolyzed proteins: what, when and why. In Proceeding of the NAVC North American Veterinary Conference.