Cíclidos: los peces también muestran inteligencia

19 mayo, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la bióloga Silvia Conde
Tener memoria de pez es un mito. Los cíclidos pueden retener un lugar en su memoria tras 12 días.

¿Quién dijo que la inteligencia solo estaba al alcance de los animales de cuatro patas? Los peces, pese a la fama de su mala memoria, también muestran inteligencia. Se ha descubierto recientemente que los cíclidos africanos tienen una capacidad para memorizar al menos durante 12 días.

¿Qué son los cíclidos?

Los cíclidos son una familia de peces muy populares en el mundo de la acuariofilia. Este grupo cuenta con un gran número de especies de formas y colores muy diversos. Son peces de agua dulce, y la gran mayoría proceden de África y América del Sur (en el río Amazonas).

Los cíclidos suelen ser animales territoriales, que defienden su territorio de forma agresiva ante la presencia de un intruso. Los machos forman parejas o harenes y si son de la misma especie no suelen convivir. Por ello, mezclarlos en una pecera puede significar el final de uno de los dos.

Estos peces muestran en muchos casos sistemas de cortejo intrincados e incluso cuidado parental de las crías, algo muy poco común en vertebrados acuáticos no mamíferos.

La inteligencia de los cíclidos africanos. Un experimento de memoria

Los cíclidos también son unos de los grupos de peces más utilizados en investigación con el fin de estudiar su comportamiento y capacidades cognitivas. Para evaluar su memoria, un equipo de científicos liderado por la psicóloga Nicole Anderson individualizó siete ejemplares de cíclido africano en tanques diseñados especialmente.

Cada tanque estaba monitorizado con pantallas que mostraban al animal un patrón de rayas: a un lado del tanque estas rayas parecían subir y al otro bajar. Cuando los peces se acercaban al área con líneas ascendentes, recibían alimento como premio. Este entrenamiento se dividía en tres sesiones de cinco minutos durante un periodo de cinco días.

Cíclido adulto sobre fondo negro.
Los cíclidos, además de ser majestuosos por sus colores y patrones, presentan una inteligencia inusitada.

11 días después del entrenamiento, con el pez en ayunas durante un día para aumentar su motivación, volvían a introducir al animal en el tanque con pantallas y registraban dónde pasaba la mayor parte del tiempo. Seis de los siete peces que probaron pasaron más tiempo en el área con líneas ascendentes, lo que sugiere que recordaron que habían obtenido comida allí anteriormente y que esperaban encontrarla en el mismo lugar nuevamente.

Para eliminar la posibilidad de que los peces tuvieran una preferencia natural por las líneas ascendentes, los investigadores repitieron este estudio entrenando a los mismos cíclidos para asociar los alimentos con otra área del tanque. El resultado fue el mismo, los peces aprendieron la asociación y fueron capaces de recordarla tras 12 días.

Un pez con memoria

Los cíclidos del estudio recordaban lo aprendido tras 12 días. Este intervalo de tiempo fue el elegido para este experimento, pero no queda claro que exista un mínimo o máximo de tiempo que puedan recordar. Lo que sí está demostrado es que la fama de olvidadizos de muchos peces o la memoria de tres segundos es un mito.

La dieta de los cíclidos africanos es muy variada. En un mismo hábitat pueden alimentarse de caracoles, insectos, larvas, peces más pequeños o algas entre otros. Conocer y recordar la ubicación de la fuente de alimentación es una ventaja para sobrevivir en la naturaleza. También es igual de útil para evitar los lugares peligrosos, ya que los cíclidos son presa fácil de muchos otros animales.

Los peces también pueden reconocer caras

La inteligencia de los peces va más allá de lo que creíamos, pues pueden recordar lugares, formas, colores e incluso pueden llegar a diferenciar caras humanas. Este hecho significa, que no es necesario un cerebro tan complejo como el de los primates para reconocer rostros humanos a simple vista.

Para probar esto, se diseñó un experimento parecido al anterior, pero en lugar de rayas, aparecían caras humanas. Se entrenó a los peces para tocar la pared del tanque con ciertas caras y, tras exponer una larga secuencia de rostros, los peces marcaban aquellos con los que habían sido entrenados.

Cíclido adulto a rayas.

Experimentos aparentemente tan sencillos como estos nos ayudan a desmentir mitos que siempre se han vinculado a determinados animales. Después esto, nunca volveremos a pensar que «alguien tiene memoria de pez».

  • Ingraham, E., Anderson, N. D., Hurd, P. L., & Hamilton, T. J. (2016). Twelve-Day Reinforcement-Based Memory Retention in African Cichlids (Labidochromis caeruleus). Frontiers in behavioral neuroscience10, 157.
  • Newport, Cait, Guy Wallis, Yarema Reshitnyk, and Ulrike E. Siebeck. "Discrimination of human faces by archerfish (Toxotes chatareus)." Scientific Reports 6 (2016): 27523.