7 datos curiosos sobre el reno

María Eugenia Thomas · 15 marzo, 2019
Los renos tienen en su nariz una densa red de vasos sanguíneos que los llenan de sangre rica en oxígeno y que ayudan a regular la temperatura corporal; de ahí nace la historia de la nariz roja de Rudolph

El reno es un animal muy destacado en nuestra música e imágenes navideñas. Los renos tiran del trineo de Papá Noel, tienen narices rojas, tienen nombres curiosos y vuelan. Pero ¿cuánto conocemos realmente acerca de esta especie de ciervo del norte?

Estos animales están hechos para el frío. Su nariz calienta el aire antes que este llegue a sus pulmones, y todo su cuerpo, incluidos sus cascos, están cubiertos de piel. En el invierno, esta especie debe cavar a través de la nieve para encontrar comida. Cavan usando sus astas y comen líquenes de energía, mejor conocidos como musgos de reno.

Aquí tenemos 6 datos curiosos sobre los renos

1. Astas para ambos sexos

Los renos son la única especie de ciervos en los que machos y hembras poseen un par de cuernos, y les nace un conjunto nuevo cada año. Las astas del macho pueden medir hasta 51 pulgadas de largo y pesar hasta 14 kilómetros. En las hembras pueden crecer hasta 20 pulgadas.

El tamaño del reno varía bastante según la subespecie. Los renos forestales de Finlandia miden casi 2,5 metros de largo, de nariz a cola. Estos animales tienen patas más largas y cascos más anchos, y las astas le crecen más juntas.

2. Un reno con cualquier otro nombre sigue siendo un reno

Dependiendo de su ubicación pueden recibir varios nombres. Se les llama renos en Europa, pero, en América del Norte, reno se refiere a las poblaciones de Eurasia, mientras que caribú se refiere a las poblaciones silvestres en Norteamérica.

En otras regiones, con frecuencia se refieren a los renos como especímenes domesticados, mientras que el caribú se refiere a la población silvestre. Los renos pertenecen a la familia Cervidae, que incluye ciervos, alces y wapití entre otros. Todos los miembros de la familia Cervidae tienen cuernos, pezuñas y patas largas.

3. Están hechos para el frío

Definitivamente esta especie está hecha para soportar las inclemencias del tiempo invernal. Se pueden hallar en Alaska, Canadá, Groenlandia, el norte de Europa y el norte de Asia en hábitats de tundra, montañas y bosques inhóspitos.

Diferencia entre ciervo, venado y reno

El reno está equipado de forma única para vivir en climas extremos. Su nariz funciona como un pequeño calentador, y es que climatiza el aire que respiran. También condensa el agua en el aire para conservar la humedad de las membranas mucosas.

Su pelaje funciona como un abrigo de piel que no solo atrapa el aire para mantener su cuerpo aislado, sino que también actúa como un dispositivo de flotación cuando entra al agua. Son nadadores fuertes y rápidos. Cuando emigran, viajan a través de terrenos difíciles y nadan a través de grandes ríos e incluso el agua helada del océano Ártico.

Sus almohadillas se adaptan según las estaciones: en invierno, sus almohadillas se contraen y se retraen; se convierten en algo así como un picahielo que utilizan para cortar la superficie del hielo y la nieve para excavar y encontrar alimentos. En verano, cuando el suelo es suave y húmedo, las almohadillas de sus pies se vuelven a expandir, lo que proporciona al reno mejor tracción.

4. No le gusta vivir solo

Los renos son criaturas muy sociales. Se alimentan, viajan y descansan en grupos llamados manadas. Estos rebaños pueden incluir desde 10 animales hasta unos pocos cientos. En la primavera, las manadas pueden aumentar aún más: de 50 000 a 500 000 miembros.

5. El bebé reno se salta la etapa de niño

Los renos machos se llaman toros, las hembras se llaman vacas y los bebés se llaman terneros, igual que en el ganado vacuno. Los terneros pueden ponerse de pie después de la primera hora de vida y pueden correr poco después de esa primera hora. Comienzan su primer juego de astas alrededor de su segundo cumpleaños, alcanzan la madurez de los 4 a 6 años de edad, y su vida promedio es de 15 a 18 años.

Datos curiosos sobre el reno

6. Son vegetarianos estrictos

Los renos son herbívoros, lo que significa que solo comen plantas, incluidos helechos, brotes, hierbas, musgos, hongos y hojas. Un reno adulto puede ingerir de cuatro a ocho kilos de vegetación al día. Los renos tienen un agudo sentido del olfato, lo que resulta útil cuando el suelo está cubierto de nieve.

Pueden oler líquenes llenos de energía y útiles para el calentamiento de la sangre, llamados musgos de reno, incluso cuando están enterrados a menos de 60 centímetros de la materia blanca.

7 Los renos corren como el viento

Los renos, por lo general, cubren de 20 a 60 kilómetros por día durante la migración y corren a velocidades de hasta 80 km/h. Incluso los terneros de un día pueden superar a un corredor olímpico. No todos los renos emigran, pero algunos recorren distancias más largas que cualquier otro mamífero terrestre migratorio.

Ciertas poblaciones de renos de América del Norte recorren más de 4 800 kilómetros por año. Los renos son fuertes nadadores y pueden alcanzar de 6-9 km/h en el agua. Las manadas migratorias nadan a través de grandes lagos y ríos anchos.

Detalle por detalle, los renos son criaturas bastante impresionantes. También están amenazados por el calentamiento global, la exploración de petróleo y otras presiones causadas por el hombre. Seguramente necesitarán ayuda y aprecio por parte de las próximas generaciones.