Los ciervos aprenden a evitar la caza

Eugenio Fernández · 15 octubre, 2018
Un estudio en el que se han analizado a 50 ejemplares de estos cérvidos ha revelado que estos animales son capaces de 'esquivar' a los cazadores mediante diferentes estrategias

Los ciervos son unos animales que han sido cazados durante milenios, pero poco se conoce de su comportamiento. Ahora, un grupo de científicos ha revelado que los ciervos podrían estar aprendiendo a evitar a los cazadores. Lo cierto es que son las hembras de ciervo canadiense las que han sido protagonistas de este estudio, en el que se revela que durante su crecimiento estos animales adoptan distintas estrategias para evitar a los cazadores.

Los ciervos aprenden a evitar la caza

Cuando los ciervos tienen una edad de 10 años, la posibilidad de que les cacen es mucho mayor. Esto podría ser porque los cazadores estuvieran seleccionando sus presas o porque los ciervos están aprendiendo, y parece resultar que la respuesta es la segunda opción.

En concreto, estas ciervas usan dos estrategias básicas para evitar la caza: moverse menos y buscar zonas seguras, especialmente cerca de entornos humanizados como las carreteras. El estudio se ha realizado en casi 50 hembras de ciervo, entre 1 y 20 años, a las cuales se les han colocado dispositivos GPS.

Se ha visto, por tanto, que los animales jóvenes no ponen en marcha estas estrategias, o al menos lo hacen de forma mucho más torpe. Los animales adultos podrían diferenciar incluso entre la caza con arco y la caza con rifle, pues parece que las hembras usan terrenos más escarpados durante la temporada de caza con arco, que requiere mucha menor distancia.

De hecho, no es la primera vez que se evidencian comportamientos del ciervo canadiense durante la caza. En el parque nacional de Yellowstone la desaparición del lobo trajo un aumento en los ciervos canadienses al carecer de depredadores, y estos comenzaron a volverse mucho más confiados, al contrario que en este estudio.

Ciervos canadienses

Los ciervos canadienses

Los ciervos canadienses, también conocidos como uapitís, son una de las especies más conocidas de América del Norte, aunque también viven en Asia. Es considerado un animal totémico de cierto carácter espiritual, aunque su caza ha sido una actividad que históricamente ha sido muy importante.

Son ciervos de gran tamaño, que pueden tener un peso de hasta 450 kilogramos. Es por ello que se considera el segundo ciervo más grande del mundo tras el alce. Es un animal de color pardo, aunque sus extremidades y cuello son de color más oscuro.

Algo que llama la atención es que, a pesar de que gran parte de sus poblaciones viven en la nieve, su pelaje se vuelve más oscuro en invierno, algo que no le beneficia en para evitar a los cazadores, a diferencia de los comportamientos anteriormente mencionados.

Ciervo canadiense uapití

Normalmente, los ciervos canadienses viven en grupos pequeños separados por sexos durante la mayor parte del año. Durante la berrea del ciervo, los venados comienzan a bramar para atraer a las hembras, mientras afilan sus astas para realizar grandes duelos, las cuales se caen tras la temporada de celo.

El resto del año las hembras viven solas y son gregarias, de ahí que fueran empleadas para este estudio, que pone en evidencia otra nueva muestra de que los ciervos, al igual que la mayor parte de animales salvajes, están aprendiendo a convivir con el ser humano.

Thurfjell, H., Ciuti, S., & Boyce, M. S. (2017). Learning from the mistakes of others: How female elk (Cervus elaphus) adjust behaviour with age to avoid hunters. PloS one12(6), e0178082.