5 subespecies del oso pardo

Yamila · 11 abril, 2018
Las diferencias entre estas subespecies van más allá de sutiles divergencias en el color del pelaje, y es que, por ejemplo, hay ejemplares que rondan el metro y medio de altura y otros que se sitúan en los tres metros

Propios de Eurasia y Norteamérica, hay más de 10 subespecies del oso pardo en la actualidad, ya que al menos media docena se han extinguido. De color marrón en diversas tonalidades, gran tamaño y andar plantígrado (apoyan las patas completas), son animales realmente majestuosos. Te contaremos sobre ellos en este artículo.

¿Qué subespecies del oso pardo existen?

Algunos son más ‘famosos’ que otros porque, o bien aparecen en televisión, o porque viven en áreas protegidas de gran dimensión. Las subespecies del oso pardo en la actualidad son 13 y entre ellas destacamos:

1. Oso pardo europeo

Su nombre científico es Ursus arctos arctos, aunque se lo conoce como oso pardo europeo –foto que abre este artículo– porque vive desde la península ibérica hasta Escandinavia, concretamente en bosques y tundras.

Este oso tiene una longevidad que se sitúa en torno a los 30 años, mide hasta 2,5 metros, pesa unos 300 kilos y los machos son más grandes que las hembras. El tono del pelaje puede variar entre el oscuro y el claro, con áreas grisáceas. Los cachorros presentan un ‘cuello’ blanquecino que va desapareciendo con la edad.

El oso pardo europeo se alimenta de vegetales, carroña y panales de miel. Si vive cerca de un río se convierte en un perfecto cazador de salmones, a quienes atrapa en pleno salto. Durante el invierno se queda en madrigueras –llamadas oseras– donde duerme de forma entrecortada.

2. Oso Kodiak

Otra de las subespecies del oso pardo, que en este caso vive en Alaska y es el más grande de toda la familia de ursus junto al oso polar. El Kodiak presenta un pelaje que va desde el rubio al marrón oscuro, y los cachorros tienen un anillo blanco alrededor del cuello durante sus primeros años de vida.

Oso Kodiak: peso

Los machos pesan cerca de 300 kilos –200 kilos las hembras– y pueden medir unos tres metros cuando están de pie. Vive hasta los 25 años y, aunque es solitario por naturaleza, puede compartir ‘hogar’ en un mismo territorio con hasta 60 ejemplares. Se juntan solo en la época de reproducción y durante el tiempo que la madre cría a los cachorros.

Se alimentan de salmones cuando desovan en los arroyos y lagos; también pueden comer bayas y en épocas de hambruna se los ve entre los basurales de la población de la isla de Kodiak.

3. Oso grizzly

Este oso pardo es uno de los más famosos del mundo, vive en tierras altas de Norteamérica y es el principal habitante del Parque Nacional Yellowstone. Sin embargo, la población más grande de grizzly está en Alaska.

Oso grizzly: características

Se trata de un animal de hábitos solitarios, a excepción de la época de desove del salmón: allí todos se ‘encuentran’ en los arroyos y zonas costeras para alimentarse. También puede comer frutos silvestres, raíces, tubérculos, crías de bisonte, renos, caribúes y venados.

En el invierno hiberna y unas semanas antes atraviesa un periodo de sobrealimentación: ¡puede aumentar 180 kilos en solo unos días! Si bien es un animal grande y pesado, con sus patas traseras puede caminar de forma bípeda e incluso correr hasta 55 km/h.

4. Oso pardo del Himalaya

Su nombre científico es Ursus arctos isabellinus y es una subespecie de oso pardo endémica del Himalaya y las laderas de Karakorum. Es muy difícil verlo, aunque se cree que existen centenares de ejemplares; su caza está prohibida.

Oso pardo del Himalaya

Este oso es de color pardo rojizo o amarillo, los machos miden poco más de dos metros y ambos sexos hibernan entre octubre y mayo en una cueva o madriguera hecha por ellos mismos. Se alimentan de raíces, plantas, insectos, ovejas y cabras; cazan después del atardecer.

5. Oso pardo sirio

La última de las subespecies del oso pardo de este listado es nativo de Siria, Irak, Irán, Turquía, Libano, Palestina y Turkmenistán. Prefiere las áreas montañosas y arboladas, donde encuentra perfectas madrigueras que le permiten hibernar durante el invierno.

Oso pardo sirio

El oso pardo sirio busca comida en prados, pastizales y alrededores de aldeas de montaña. Es es de los más pequeños de toda la familia: mide 140 centímetros y pesa 250 kilos. El color de su piel es marrón claro con algunas franjas oscuras en la espalda.