11 señales de que tu perro está envejeciendo

En general, los veterinarios establecen que un perro está envejeciendo a partir de los siete años de edad. Esto conlleva cambios en el organismo de la mascota, por lo que es necesario revisar su salud con un profesional.
11 señales de que tu perro está envejeciendo
Laura Huelin

Escrito y verificado por la educadora canina Laura Huelin.

Última actualización: 19 junio, 2022

Aunque la mayoría de los tutores desearía que la vida de los canes fuera eterna, en algún punto su vitalidad comienza a llegar a su límite. Esto se puede percibir con facilidad, pues el organismo del perro sufre cambios que impactan en su vida cuando está envejeciendo.

A medida que nuestras mascotas se hacen mayores corren más riesgo de desarrollar enfermedades. Por eso, estar atentos para saber si nuestro perro está envejeciendo es fundamental para poder darle tratamientos preventivos y cuidar su salud.

¿Cómo saber si tu perro está envejeciendo?

Al igual que en las personas, la edad no pasa para todos los perros por igual. Depende de su tamaño, de su raza y de muchas otras variables. Generalmente, los veterinarios cuentan con que un perro deje atrás la adultez y entre en su período senior al cumplir los siete años de edad.

Sin embargo, eso no deja de ser una generalización: hay muchísimos perros de esa edad o incluso mayores que todavía están lejos de convertirse en ancianos. Aunque todavía sean joviales, a partir de edad es necesario hacer revisiones médicas más frecuentes.

Por lo general, los perros de tamaño grande envejecen más rápido que los perros pequeños: mientras que para un pastor alemán llegar a vivir 13 años es todo un logro, es una cifra que alcanzan rápidamente perros más pequeños como los yorkshires.

Pero para saber con seguridad cuándo tu perro está envejeciendo, lo más apropiado es que lo mires a él. Te daremos unas cuantas claves para entender el cambio de etapa en su vida, pero quién mejor conoce a los perros es quien vive con ellos.

1. Tiene menos energía

El primer cambio que se nota en el perro que está envejeciendo es el cambio en su energía: ya no tiene la vitalidad explosiva e incansable que tenía hace unos años. Aunque a los perros siempre les ha gustado dormir, ahora las siestas son más largas y prefiere otras actividades más tranquilas.

Perro con menos energía

Algunos incluso rechazan echar a correr detrás de una pelota y los juegos con otros perros son más pausados y menos físicos. Como le pasa a tantos otros animales al hacerse mayores, dejan de gustarles la adrenalina y la velocidad, y empiezan a disfrutar más de juegos relajantes o de dar pausados paseos.

2. Tiene problemas para caminar

Unos de los problemas más habituales en los perros que están envejeciendo son la artritis y la artrosis. Estos padecimientos provocan que las articulaciones de la mascota se inflamen y duelan al moverse, de manera que presentan cojera o dificultades para caminar.

Aunque no todos los canes llegan a presentar estas enfermedades, es considerado un signo claro de la vejez. Además, son problemas crónicos degenerativos que se agravan conforme pasa el tiempo, de manera que en algún momento serán demasiado evidentes.

3. Problemas en los huesos

Al igual que sucede con los humanos, conforme los perros se hacen viejos, sus huesos comienzan a presentar problemas en su estabilidad. Esto significa que se vuelven más frágiles y susceptibles a fracturas, además que es más frecuente que ocurra alguna displasia. Los canes de grandes tamaños tienden a ser más susceptibles con este tipo de complicaciones, aunque cualquier raza puede presentarlos.

4. Incontinencia

La vejez también ocasiona una pérdida progresiva en la fuerza muscular, lo que impide el control de los esfínteres y genera incontinencias. No todos los canes exhiben este tipo de problemas en su vejez, pero la mayoría de los casos que lo presentan son ocasionados por la edad.

5. Cataratas

Se les llama cataratas a la presencia de un área nublada en el cristalino del ojo. Este problema se genera por diferentes cambios en el mecanismo ocular, los cuales empeoran conforme el perro envejece. Por esta razón, las cataratas son considerados una señal precisa del envejecimiento canino, aunque también podrían aparecer a temprana edad por complicaciones como la diabetes.

6. Pérdida auditiva

El desgaste del cuerpo del perro se hace evidente conforme pasan los años, pues algunos de sus sentidos como el oído comienzan a fallar. De hecho, es normal que un can viejo se vuelva menos obediente o terco en sus actividades diarias, aunque en algunos casos esto es debido a que no escuchan las órdenes de sus tutores.

7. Caída de los dientes

La caída de los dientes es una de las señales de vejez comunes tanto en humanos como en perros. Por lo común, esto se debe a los diferentes desgastes, infecciones o problemas dentales que ha tenido la mascota a lo largo de su vida, los cuales debilitan la estabilidad del diente.

8. Hay cambios en su humor

Cuando tu perro está envejeciendo puede sufrir cambios en su humor, aunque pueden ser muy diferentes dependiendo de cada caso: algunos tienen mucha más paciencia. Toleran mejor a los cachorros y a los niños pequeños y, en general, se toman las cosas con mucha más calma que antes.

Sin embargo, hay otros que se vuelven un poco más gruñones: ya no tienen ganas de aguantar ruidos estridentes o situaciones estresantes. Pero esto puede ser, además, un síntoma de dolor: si el carácter de tu perro cambia de esta manera, consulta con un veterinario para descartar que sienta malestar.

9. El comportamiento de otros perros

Cuando un perro está envejeciendo no solamente cambia él: cambia también la manera en la que los otros perros se relacionan con él. Los perros se entienden entre ellos de una manera que los humanos solo podemos imaginar. Los otros perros que conozca saben que se está haciendo mayor y qué es lo que necesita.

Comportamiento de los perros mayores

Así que si sus amigos del parque cambian la manera de jugar con él, si son menos insistentes para interactuar, o si notas que cada vez hay menos carreras y más presentaciones educadas, puede ser otra señal de que tu perro está envejeciendo.

Una excepción son los cachorros: los perros más jóvenes suelen sentirse atraídos por los mayores. Siempre que tu perro se lo permita, los cachorros intentarán jugar con él o lo observarán en la distancia.

10. Canas y cambios en el pelo

También se pueden apreciar cambios físicos cuando un perro está envejeciendo. Uno de los más evidentes afecta a su pelo: pueden salirle canas, el pelo es más seco y menos lustroso o tiene un color más apagado que de costumbre. En algunos casos, el pelo crece menos por ciertas zonas, es áspero o incluso le salen calvas.

Es común que le salgan canas a perros jóvenes, sobre todo por el lomo y justo alrededor de la boca. Sin embargo, cuando se hacen mayores, estas canas también les rodean los ojos y las orejas. Unos pocos perros pueden quedarse totalmente blancos.

11. Aparecen enfermedades y dolencias

Como también le ocurre a las personas, cuando tu perro está envejeciendo es más propenso a desarrollar muchos tipos de enfermedades. Las más frecuentes tienen que ver con los ojos, con las articulaciones, con los huesos y con el metabolismo. El peso de tu perro puede cambiar: puede empezar a adelgazar o empezar a engordar, aunque siga su dieta habitual.

Enfermedades en perros ancianos

No debemos olvidar que hay muchas otras enfermedades diferentes que pueden afectar a los perros mayores, y que puede que no todas sean visibles: pueden sufrir desorientación, sordera, problemas de piel o alergias, problemas digestivos… Si tu perro empieza a acumular pastillas y visitas veterinarias, tienes una de las señales más inequívocas de que está envejeciendo.

La importancia de los controles médicos

Por eso es tan importante que a partir de los siete años todos los perros hagan revisiones cada vez más frecuentes en el veterinario. Solo personal médico cualificado puede detectar los cambios de salud que está sufriendo un perro, mayor o joven, y proponer tratamientos para prevenirlos o para paliarlos antes de que afecte a su calidad de vida.

Te podría interesar...
Perros mayores y Síndrome de Disfunción Cognitiva
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Perros mayores y Síndrome de Disfunción Cognitiva

Descubrimos qué es el Síndrome de Disfunción Cognitiva y cómo podemos tratarlo cuando lo sufre alguna de nuestras mascotas o amigos



  • Beato Mallofret, M. (1999). Incontinencia urinaria: 6 casos clínicos. Clínica veterinaria de pequeños animales, 19(3), 0171-180.
  • Bayón Del Río, A., Palao Jiménez, C., Micó Valls, C., & Vecino Cordero, E. (2010). Oftalmología veterinaria: de la catarata al OCT. Archivos de la Sociedad Española de Oftalmología, 85(12), 387-389.
  • López, X. R., & Melián, C. (2004). Enfermedades metabólicas y hormonales en perros geriatrícos. Argos: Informativo Veterinario, (60), 32-35.

Los contenidos de Mis Animales se redactan con fines informativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.