El searching para perros, estimulación mental por medio del olfato

Esta actividad permite que las mascotas que viven en las ciudades no pierdan su instinto y sentido más preciado; además, reforzará el vínculo con su sueño y es una manera de conservar su salud, ya que hará ejercicio físico y psicológicamente estará motivado
El searching para perros, estimulación mental por medio del olfato

Escrito por Aitana Bellido, 10 Febrero, 2018

Última actualización: 14 Febrero, 2018

El sentido del olfato, que los perros utilizaban antes para sobrevivir, puede acabar atrofiándose en aquellos animales de compañía que llevan una placentera vida doméstica. El searching para perros es un buen método para mantener a nuestra mascota estimulada mediante juegos de ingenio.

Los maestros rastreadores del mundo animal

Los seres humanos cuentan con unos seis millones de receptores del olfato; los perros, con unos 300 millones. No solo superan con creces nuestro atrofiado sentido del olfato, sino que la parte de sus cerebros encargada de analizar los olores es 40 veces más grande.

Gracias a esta capacidad innata de rastreo, los perros pueden ayudarnos a encontrar desde pequeños tesoros escondidos, como trufas, hasta prendas u objetos dados por perdidos. Los cuerpos de policía también sacan el máximo partido de estos animales para detectar drogas o localizar a personas desaparecidas.

Beagle rastreando

Queramos o no aprovechar al máximo este sentido, la vida doméstica no tiene por qué acabar con las capacidades innatas con las que cuentan los animales en la naturaleza.

Los juegos de estimulación que vamos a mencionar a continuación pueden ayudarnos a que nuestro perro conserve ciertas habilidades que pueden ser útiles tanto para el animal como para el dueño.

El searching para perros, un juego continuo basado en el olfato

Este método de estimulación se basa en la utilización de premios prendas con las que el animal está familiarizado para crear una situación ficticia en la que el animal hace las veces de rastreador o depredador, y el objeto o premio escondido, de presa.

Labrador rastrea

A continuación, veremos cómo podemos plantear a nuestro perro ciertos retos de mayor o menor dificultad con los que mantener su sentido del olfato activo.

  • El primero de todos ellos, denominado simplemente ‘encuentra la comida’, servirá como toma de contacto. Simplemente, esconde premios por toda la casa y espera a que los vaya encontrando. A medida que vaya desentrañando dónde se encuentran, el animal se irá sintiendo más estimulado para rastrear y buscar nuevos posibles premios. Ve incrementando la dificultad de los escondites y hazlo mientras está fuera de casa para ir haciéndolo más difícil.
  • El juego del nuevo animal  se basa en el instinto depredador del perro. El dueño utiliza el aroma de un nuevo animal, por ejemplo de un gato o de un perro diferente, y lo introduce en el medio del perro para ver cómo reacciona y si reconoce posteriormente al animal. Impregna los exteriores de la casa, el jardín y ve introduciendo nuevas variaciones.
  • El escondite te convierte a ti en el premio que el perro tiene que buscar. Prueba a esconderte debajo de la cama, en el trastero o en un armario. Tu mascota no tardará mucho en echarte de menos y empezará a buscarte, y se guiará mediante su olfato.
  • En la naturaleza, los perros tienen que rastrear directamente a sus presas para poder encontrar comida. Los animales domésticos no tienen más que ir a la cocina para poder acceder a su cuenco de comida. Para hacerlo todo un poco más interesante, ve cambiando de sitio su comida: empieza cambiándola de habitación y acaba obligando a tu mascota a salir de casa para poder comer.
  • El juego de las migas de pan. A los perros no sólo les interesa encontrar comida o saber dónde está su amo. Como rastreadores natos, se verán atraídos a nuevos olores en su entorno. Tomemos, por ejemplo, aceites esenciales de lavanda o de alguna otra hierba aromática, y probemos a impregnar un juguete. Cuando el perro lo encuentre, recompénsale. Una vez esté habituado al nuevo olor, prueba a esconder el juguete en un sitio más difícil y ve poniendo trozos de papel impregnados con perfume a modo de pistas. Cuando comprenda el sistema y lo encuentre, dale un premio o una caricia.

Hay muchas formas de mantener a nuestro perro entretenido mediante estímulos olfativos. Con los juegos, el vínculo entre el animal y el dueño se hará más fuerte y no se perderá una cualidad tan apreciada como es su sentido del olfato. Eso sí, recordemos que la clave de todo estímulo o adiestramiento está en los refuerzos positivos.

Te podría interesar...
La vida de un perro policía
Mis AnimalesLeerlo en Mis Animales
La vida de un perro policía

La vida de un perro policía está llena de cambios, aprendizaje, disciplina y logros. Si quieres saber cómo se eligen a los mejores cachorros y con qué métodos aprenden a trabajar, te lo contamos todo.