Premios para perros: consideraciones y consejos

Sabemos que los perros trabajan por amor y con muchas de las cosas que hacen solo buscan nuestra sonrisa y nuestra aprobación. Pero a veces queremos ir un poco más allá y buscar una motivación mayor, y necesitamos premiarles de otra manera más fuerte. ¿Qué podemos usar como premios para perros? ¿Tenemos varias opciones? ¿Qué premios son más sanos para los canes?

Hoy te respondemos a todas estas preguntas:

Cuándo usar premios para perros

Podemos usar premios para perros en muchísimas ocasiones. Normalmente, los restringimos al momento que le estamos enseñando algo, como a sentarse o dar la pata. Cuando ya lo ha aprendido, solemos dejar de premiar. Pero hay muchísimos más momentos en los que podemos aprovechar para premiar a nuestro peludos. No son las únicas ocasiones en las que podemos dar regalo para can. Otras son, por ejemplo, cuando:

Hay que prestar atención a todo lo que ingieren nuestras mascotas.

  • Se adelante a nuestras órdenes y haga algo que nos guste. Por ejemplo, si normalmente le pedimos que baje del sofá para sentarnos nosotros, que se baje cuando nos acercamos a él pero aún no le hemos dado la orden.
  • Se esté conteniendo para portarse mal y elija portarse bien. Por ejemplo, cuando tiene la mesa con comida a su alcance y, a pesar de estar mirándola, no intenta comérsela.
  • Le estamos enseñando algo nuevo y, aunque todavía no lo consigue del todo, se va acercando. Si queremos enseñarle a tumbarse, antes de que se tumbe del todo podemos premiarle cuando empiece a agacharse.
  • Cuando en el parque viene hacia nosotros, le hayamos llamado o no. Dejar lo que esté haciendo y que venga a nosotros debería ser motivo de premio siempre. Aunque no le hayamos llamado, podemos premiarle porque está pendiente de nosotros.
  • Porque sí. Porque tenemos un buen perro que normalmente se porta bien y queremos agradecerle que sea tan cariñoso, leal y paciente con nosotros.

En qué momento premiar

Debemos tener cuidado de premiar solo lo que nos gustaría que repitiera. Nada bueno puede venir de premiar a nuestro perro después de ladrarle a otro can o de rebuscar en el cubo de la basura, por ejemplo. Tenemos que identificar qué comportamientos nos gustan y centrarnos en ellos.

Es importante el momento en el premiamos, más que el propio premio que damos. Premiar en el momento correcto le indica al perro sin posibilidad de confundirse que en esa ocasión ha hecho algo que nos gusta. Solo así podrá repetirlo. Debemos premiar al instante de haber hecho algo bien. Si lo retrasamos unos pocos segundos, ya le costará más hacer esta relación.

Qué no usar de premio para perros

Cuando demos premios, sobre todo cuando estemos enseñándole algo nuevo, estos deben ser sanos, aptos para el perro y con cierto valor para él.

Es decir, si queremos enseñarle a nuestro cachorro a sentarse, tumbarse y dar la pata, pasaremos unos cuantos días practicando las órdenes. Vamos a tener que darle unos cuantos premios. No pueden ser alimentos poco sanos, porque vamos a tener que darle bastantes. De todas las opciones que tenemos, necesitamos que pueda comerse todos los que sean necesarios sin que engorde o le sienten mal.

Los premios han de ser de un tamaño pequeño, pero aptos para cada perro. No podemos cortar una salchicha en trozos del mismo tamaño si vamos a premiar a un bichón maltés o a un pastor belga. Al igual que los dientes de un cachorro no son igual de fuertes que los de un adulto o los de un perro senior.

Y lo más importante: tienen que gustarle. No podemos premiar con algo que a nuestro perro no le guste, porque no será un premio y no lo querrá. Cuándo más difícil sea la orden que le vamos a dar, más rico debe ser el premio para que merezca la pena hacernos caso.

Qué usar de premio para perros

Normalmente, como premio se usan trozos de comida, pero sin que implique que la ración habitual sea menor: los premios son un extra, no un soborno para no pasar hambre.

Persona dando un premio a su perro

El valor de los premios dependerá del gusto de cada perro, pero normalmente se pueden usar:

  • Salchichas para consumo humano
  • Trozos o cortezas de queso curado
  • Jamón cocido o mortadela en tacos
  • Galletas para perros industriales partidas en pedazos pequeños
  • Comida húmeda o paté para perros
  • Pienso de mejor calidad o diferente sabor al que normalmente come

Otros premios

Podemos premiar con otras cosas que no sean comida y que al perro le gusten mucho. Por ejemplo, se puede premiar fácilmente (y de hecho lo hacemos casi a diario) con caricias, siempre que al can le gusten. Hay otros peludos a los que les gustan mucho los juguetes y con poder morder uno ya se dan por premiados.

La clave para elegir buenos premios para perros es conocer los gustos de la mascota. Podemos probar muchas cosas diferentes y ver cómo reacciona y cuál le gusta más, para poder elegir cuáles son más efectivos y seleccionar los más sanos.

Categorías: Consejos y curiosidades Etiquetas:
Te puede gustar