Comida para perros según sus características

Mariela Ibarra Piedrahita 16 julio, 2015

Parte de cuidar bien a tu perro es saber cómo alimentarlo, pero lo que muchos cuidadores no tienen en consideración es que los perros tienen necesidades alimenticias que van mucho más allá de su raza o de su tamaño.

Veamos algunas de las características que requieren una dieta específica y qué comida para perros funciona mejor de acuerdo con esto:

Alimentación para cachorros

Los perros menores de un año tienen unas necesidades energéticas muy diferentes de los adultos, al igual que cuidados especiales. Durante las primeras semanas de vida los cachorros obtienen todo lo que necesitan de su madre.

Una vez se han destetado, aproximadamente entre el mes y medio y los dos meses, los cachorros deben consumir alimento especializado para esta etapa, que se caracteriza por tener un contenido alto de calostro, que es el componente principal de la leche materna.

Igualmente deben empezar a consumir proteína animal diferente a la que le proporciona la madre, así como buscar alimentos ricos en vitaminas que permitan un correcto desarrollo de la actividad cerebral y muscular, además de un contenido alto en grasas animales, pues los cachorros requieren subir de peso rápidamente.

Alimentación para perros mayores

Al igual que los cachorros, los perros mayores requieren de una alimentación especial. Debido a que se les hace difícil digerir elementos como la glucosa, debes proporcionarles una fuente de energía alternativa.

Igualmente se deben controlar las grasas y proteínas pues, al disminuir la actividad física, tienden a subir de peso rápidamente.

La salud oral es de suprema importancia. En edades superiores a los siete años los perros tienden a perder dientes producto del desgaste, así que será mejor que le des una dieta blanda o semiblanda que, además, le ayudará con la digestión.

Alimentación de perros obesos

perros mayores

La sobrealimentación es un problema frecuente que conlleva a que los perros sufran de obesidad. Esto provoca la aparición de diferentes clases de enfermedades, como la artrosis, que ponen en riesgo la calidad de vida del perro y se acorta su esperanza de vida.

Para tratar un perro con obesidad se aconseja llevarle una dieta rica en fibra y baja en grasas, así como alimentarlo siempre en un mismo horario y retirar el plato una vez termine de comer.

Además se sugiere complementarla con ejercicio diario para ayudarle a alcanzar un peso ideal.

Perros con problemas de piel y alergias

Existe una diferencia entre los perros con piel sensible y los perros con alergias, aunque ambas situaciones se manifiestan en la piel y el pelaje del can.

En el caso de los perros con piel sensible, se debe principalmente a una disposición genética y está presente en razas como los Bulldog y los Boxer. En este caso se puede tratar con alimentos ricos en ácidos grasos como el omega 3 (por ejemplo, el pescado, en especial, el salmón).

En el caso de los perros con alergia se recomienda el consumo de pienso hipoalergénico y aplicar una dieta de eliminación con el fin de determinar qué producto o productos están generando la reacción en el can.

Alimentación para perros con estómagos sensibles

Al igual que la sensibilidad en la piel, algunos perros tienen tendencia a desarrollar problemas digestivos o tienen estómagos y sistema digestivo más sensibles.

En el caso de razas como los caniches y, en general, los perros pequeños, es común que desarrollen esta clase de problemas, así que es recomendable alimentarlos con comida fácil de digerir, en especial aquellas que contienen carne de cordero o huevo.

Alimentación para perros castrados

perro comiendo manzana

La castración es una de las maneras más usadas de control de la población canina, así como un elemento de disminución de la agresividad en el caso de los machos, y en el de las hembras de reducción de problemas de conducta durante el celo.

Sin embargo esta situación tiende a aumentar las posibilidades de sufrir de obesidad si el perro no se ejercita adecuadamente, por lo cual se recomienda, por lo menos durante los primeros meses después de la cirugía, tener una dieta baja en grasas.

Te puede gustar