Los primeros días de un cachorro en casa

La correcta y rápida adaptación de un joven ejemplar es clave para un adecuado desarrollo en la etapa de socialización, fundamental en su aprendizaje relativo al mundo que le rodea: personas y otros animales, por ejemplo

Los primeros días de un cachorro en casa pueden ser toda una revolución. De repente nos encontramos con un animalito que todavía es un bebé y que tiene muchas necesidades que necesitamos cubrir. Intenta que estos días sean más sencillos y prepárate por adelantado.

Preparar la llegada del cachorro

Antes de que lleguen los primeros días de un cachorro en casa, tenemos que preparnos. Toda la familia debe ponerse de acuerdo quién se ocupará de cuestiones como limpieza, comida y agua, veterinario, los paseos cuando ya pueda salir a la calle…

También hay que tener en cuenta que el cachorro ocupa lugar en casa. Es importante tener claro dónde dormirá, dónde hará sus necesidades, y dónde y qué comerá. El cachorro es muy joven aún, pero le vendrá bien habituarse a una rutina y así le pondréis las cosas más fáciles.

Es necesario que preparéis la casa a prueba de dientes, tropezones o golpes de cola. Apartad las cosas que podría tirar y romper, así como las que no queráis que muerda. Cubrid o proteged los lugares peligrosos: os facilitará la adaptación a todos y solo así podréis prevenir accidentes y enfados.

Los cachorros y el ejercicio: ejemplos

Cuando se vaya haciendo mayor ya podréis devolver las cosas a su sitio original e ir cambiando las normas y la exigencia con vuestro perro. Pero tened en cuenta que los primeros días de un cachorro en casa es un cambio muy grande para todos y es mejor prevenir que lamentar.

Crea un plan de salud

El cachorro todavía está sano, pero necesitáis prepararos para cuando no lo esté. El plan de salud de un cachorro empieza por elegir un veterinario que lo atienda cuando sea necesario. Elige otro que tenga servicio de urgencias por si ocurre algún accidente y ten sus teléfonos y sus datos siempre a mano.

Habla con el veterinario cuando llegue el cachorro o un poco antes,  del calendario de vacunación y del registro de tu perro. Háblale de su raza o su cruce para poder saber si hay que prevenir alguna enfermedad congénita y acordar las revisiones periódicas que necesite.

Cuando el cachorro llegue a tu casa, acordad una primera visita para abrirle un historial médico y hacerle una primera desparasitación. Para cuando el cachorro necesite una revisión médica o esté enfermo, ya conocerás al veterinario y ya confiarás en él; si te has equivocado de profesional, habrás tenido tiempo de cambiar a otro que te guste más.

El veterinario ideal

Aunque los cachorros estén sanos, siempre pueden ocurrir accidentes. Es muy importante tener claro qué hacer en caso de que necesitéis un veterinario de urgencia; pero también lo es conocer el calendario de vacunación y su plan de salud por adelantado.

Etapa de desarrollo y socialización

Los cachorros cuando llegan a casa normalmente tienen entre siete y nueve semanas de edad. Están la conocida etapa de socialización: es una etapa de desarrollo en la que afrontan con curiosidad y sin temor todo lo nuevo en su vida. Es, por tanto, la mejor etapa para descubrir cosas nuevas.

Sin embargo, la socialización es algo que se puede hacer sin prisa. El perro de momento está deseoso de conocer cosas nuevas, pero puede verse saturado en algún momento. Para presentarle situaciones nuevas, recuerda:

  • Que los estímulos nuevos aparezcan poco a poco y no con mucha intensidad. Por ejemplo, música ruidosa: empieza con un volumen bajo de una canción tranquila y sube de intensidad poco a poco.
  • Dale al perro la opción de huir si no le gusta la situación.
  • No tengas prisa por hacer que se enfrente a los estímulos nuevos: ten paciencia y deja que se acerque a su ritmo.
Raza de perro komondor: cuidados

La etapa de socialización es perfecta para que conozca gente y animales diferentes: preséntale ancianos, niños, hombres con barba, gente muy alta; pero también gatos, conejos, hámsters o tortugas. Las cosas nuevas que aprenda hasta los tres meses de edad se las tomará con normalidad el resto de su vida.

Si por cualquier problema no podéis aprovechar esta etapa de socialización, no te alarmes. Tu perro será capaz de aprender cosas nuevas y gestionar situaciones diferentes durante el resto de su vida. Solo necesitaréis un poco más de paciencia.

Los primeros días de un cachorro en casa: no seas estricto

Solemos ser demasiado estrictos con los perros, incluso cuando son cachorros. Durante los primeros días de un cachorro en casa, los propietarios  suelen centrarse demasiado en las órdenes y en la disciplina y dejan de lado otras cosas igualmente importantes.

Las normas para los perros pueden cambiarse. Si se equivoca o se porta mal puedes dejarlas para cuando sea un poco más mayor. Cuando un cachorro es tan pequeño, es más importante que se sienta seguro y querido que conseguir que nunca se suba al sofá. La orden se puede enseñarse más tarde.

Sueño del perro: duerme mucho

Por ejemplo, ya aprenderá a estar solo cuando sea un poco más mayor: no es malo que las primeras semanas duerma en tu habitación si eso le hace sentir más seguro y descansar mejor. De la misma manera, ya aprenderá a no subirse al sofá o a hacer sus necesidades en la calle cuando crezca.

Durante los primeros días de un cachorro en casa a veces nos centramos demasiado en la disciplina y dejamos de lado otras cosas más importantes: su seguridad, su salud o prevenir accidentes en casa. Antes de imponer normas y órdenes, disfruta de la edad más dulce de tu perro.

Te puede gustar